Así quedaron restaurados los dos murales más grandes de Hernando Tejada en Cali

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Así quedaron restaurados los dos murales más grandes de Hernando Tejada en Cali

Mayo 31, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Por Isabel Peláez R. / Reportera de El País
Hernando Tejada Murales Metrocali

Las obras 'La historia de Cali' y 'La historia del transporte' tienen 190 metros de largo cada una y están ubicadas en la antigua Estación del Ferrocarril, donde hoy opera Metrocali.

Isabel Peláez - Álvaro P. Fernández / El País

Subidos en andamios a 14 metros de altura, por cinco meses, de lunes a viernes, 9 horas diarias —y extras cuando fue necesario—, cuatro restauradores: Gilberto Buitrago Sandoval, Ana Jaimes, Daniela Castro y Claudia Leyva, y los auxiliares Jhon Bairon López, Blanca Campo y Susana Santiago le dieron nueva vida a los murales de Hernando Tejada sobre ‘La historia de Cali’ y ‘La historia del transporte’ de 190 metros cada uno. Y la inversión fue de $217 millones con aportes de Metrocali.

Previamente este grupo de expertos elegido por la Fundación Lucy Tejada y Metrocali se sumergió en la obra del maestro durante dos años de investigación para entender su técnica, su composición, su trazo, su color, su esencia. Incluso, tres restauradoras, llegaron de Bogotá a vivir en Cali durante esos meses de arduo trabajo, en los que sus vidas prendieron de arneses y sus manos curaron las heridas que un terremoto, una explosión de un carro de dinamita, las filtraciones de agua, el polvo, los rayos del sol y el paso del tiempo causaron en los murales del maestro Tejada Sáenz —el mismo creador de la escultura El Gato del Río y de Los Manglares—, nacido en Pereira, pero caleño de corazón y de oficio.

“En los años 50 Tejada había hecho un mural en Bogotá, que después Laureano Gómez mandó a borrar, por estar al pie de otro de un miembro del partido comunista, y lo llamaron para hacer estos murales en Cali, en la que fue concebida como la gran estación de las Américas”, cuenta Alejandro Valencia Tejada, hijo de la pintora Lucy Tejada y sobrino del escultor y pintor Hernando Tejada, y quien se encargó, junto a la Fundación Lucy Tejada, de liderar el proceso de restauración de los murales en la actual sede de Metrocali.

Lea también: 'El legado de Hernando Tejada que Cali no ha querido recibir'.

Cuenta Alejandro que pintar dichos murales le llevó a su tío años de preparación y uno en pared. Que vivía a 40 metros de aquella estación en una casa donde nació el Taller de Cali y que todos los días se subía al andamio, que contó con ayuda del italiano Ernesto Buzzi, y que lo acompañaron, alguna vez, los artistas Enrique Grau y Alejandro Obregón. Recuerda Alejandro que su mamá, Lucy Tejada, un día, desde el tercer piso de la Estación, se quedó mirando perpleja los murales y exclamó “Tejadita era un berraco”.

Hernando Tejada Murales Metrocali

Los murales de Hernando Tejada son las pinturas más grandes del país hechas bajo la técnica “al fresco”. Gilberto Buitrago Sandoval fue uno de los restauradores de las obras.

Giancarlo Manzano / El País

El de la ‘Historia de Cali’ se inauguró en 1954 y el de la ‘Historia del transporte’ nunca se pudo inaugurar por la explosión del 7 de Agosto.
Curiosamente, la primera restauración la hizo ‘Tejadita’ “con la manguera del carro de bomberos, para quitarle el polvo. ¡Fue terrible! Eso no se debe hacer, lo hizo él, de puro loco, porque sabía que eso aguantaba”.

Precisamente, los actuales restauradores recomiendan “limpiar los murales con una brocha de pelo suave, para eliminarles el polvo, jamás con agua; hacer mantenimiento del edificio, de las terrazas, para cuidar que no haya filtraciones de agua, que pueden afectarlos”, pero advierten que “por muchos años no tendrán que tocarlos”.

Cirujanos del arte

Gilberto Buitrago Sandoval, quien encabezó el grupo de restauradores, observó en la obra de Tejada gran destreza y dominio de la técnica de pintura al fresco, “es la capacidad que tiene el artista, y que está presente en la obra de Miguel Ángel, en la Capilla Sixtina, de lograr empatar la tarea o ‘giornata’, varios días después y dominar el color de tal manera que se funda y no se note el paso de una tarea a la otra”.

Narra Buitrago —quien restauró murales de Siqueiros— que intervenir la obra de un artista, más si es de interés patrimonial, implica un proceso que debe pasar por el Ministerio de Cultura, que avala si se puede trabajar o no en la restauración. Se hicieron estudios de la parte histórica, iconográfica, la técnica de los materiales, y de acuerdo con eso se presentó una propuesta técnica y económica que el Ministerio revisó y aprobó.

Mujeres que reviven a Hernando Tejada

Ana Jaimes, Daniela Castro y Claudia Leyva, graduadas en restauración y conservación de bienes muebles de la Universidad Externado de Colombia.

Oswaldo Páez / El País

Buitrago quedó impresionado con la destreza de ‘Tejadita’, “es de los pocos muralistas que han dominado esta técnica, como Pedro Nel Gómez y Luis Alberto Acuña. Hay muchos que intentaron hacer una pintura al fresco, pero prefirieron trabajar en acrílicos. En un mural, Tejada plasmó la historia del transporte en Cali, y en el otro la de la ciudad, con infinidad de personajes representativos del departamento como la María, de Jorge Isaacs, Sebastián de Belalcázar. Es vital para la ciudad y para el país conservar estos murales por su técnica y valor artístico e histórico. Es muy difícil que un artista haga un trabajo como estos hoy en día”, dice.

Hernando Tejada Murales Metrocali

Gilberto Buitrago, Alejandro Valencia Tejada y Olga Cecilia Gómez.

Giancarlo Manzano / El País

Estar tan cerca al mural lo llevó a ver lo que no está a simple vista, figuras que el artista hizo primero y que al momento de aplicar el color cambió y decidió hacerlas de otra forma. “Pero queda la huella, se ve la incisión del contorno de lo que ha hecho”.

Los murales tenían esas huellas, pero también cicatrices, como la que le dejó al mural de la ‘Historia del transporte’, la explosión de un camión de dinamita al frente de la Estación del Ferrocarril’. “La técnica es de las más resistentes que existen, al fresco, de cal. El deterioro mayor era por falta de mantenimiento, no tanto de la pintura sino del edificio, que es en cemento y como contiene muchos cloros y sulfatos, las filtraciones de agua forman sales que dañan la pintura, eso ocurrió con el mural sobre la ‘Historia de Cali’, que también sufrió una fisura horizontal por un terremoto”, señala.

Como cirujanos, él y su equipo, abrieron la fisura, eliminaron el material suelto que tenía adentro, inyectaron agua-alcohol y luego cal hidráulica, hecha para pintura al fresco, que fraguó en el interior y sanó la cicatriz.
Detalla este ‘médico del arte’ que cada uno preparó colores, descompuso el color original hasta llegar al tono. “No se trata de repintar o de intervenir con acrílicos, sino de conservar la tonalidad del mural, respetar la pincelada, conservar lo más que se pueda el original”.

Al ver la obra “sana”, él siente lo mismo que un médico que salva a su paciente. A uno le dirán ¡Cuánto habrá cobrado! —entre $4 y $5 millones son los honorarios de un restaurador, dependiendo de la obra—, pero “lo que uno se lleva no es material, es del alma, haber intervenido pinturas como estas no tiene precio y nadie le quita lo bailado, o mejor, lo restaurado a uno”.

A rescatar a Tejada

“En Medellín está toda la colección de Hernando Tejada, se la dimos al Museo de Arte Moderno, le entregamos hasta los cuadernos con los bocetos. En la Tertulia, en Cali, hay obras importantes como ‘Teresa, la mujer mesa’, pero no hay un sentir regional por su obra, nadie quiere recibirla, nadie pide su casa museo, que está detrás de la Tertulia y la habitan los gatos”.

“Con el Museo de Arte Moderno de Medellín se acordó hacer un museo para Tejada, se han hecho muestras colectivas, pero no lo que estaba previsto. Queremos que se abra un espacio aquí (Metrocali) para que los niños conozcan los murales y la obra de Tejada”, dice Olga Gómez, de la Fundación Lucy Tejada.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad