Así es el millonario negocio de los juguetes y artículos sexuales

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Así es el millonario negocio de los juguetes y artículos sexuales

Noviembre 16, 2018 - 11:45 p.m. Por:
Redacción de El País
El de artículos sexuales, un negocio billonario 02

Cuatrocientos mil pesos puede costar un vibrador con bluetooth. $3 billones al año es el gasto de los hogares en artículos sexuales.

Foto: Archivo de El País

La primera tienda de juguetes y artículos sexuales que se creó en Cali fue Pantera Roja. Hoy prácticamente esta marca hace parte del imaginario popular y creció en la medida en que se fue consolidando una industria que mueve millones de dólares en el mundo.

María Eugenia Zambrano, fundadora de esta tienda, se considera pionera en el negocio. “Prácticamente nos tocó cambiar la mentalidad de los caleños, pues en un principio había mucho tabú alrededor del tema sexual”.

Esta tienda empezó hace 35 años como alquiler y venta de películas. “Un día un familiar me trajo unas películas para adultos y empecé a alquilarlas. Algunos clientes empezaron a preguntarme por otros productos y vi que el negocio podía ser rentable”, recuerda la empresaria.

Y así era. Bajo la marca de Pantera Roja hay 11 tiendas en Cali, Palmira y abrieron una recientemente en Bogotá. Son franquicias, pero bajo la tutela de familiares.

Lea además: ¿Por qué los hombres piensan más en sexo que las mujeres?

Hoy en día estos ‘hipermercados’ manejan más de 1000 referencias de productos, la mayoría importados de Estados Unidos, los cuales se comercializan en los puntos de venta y a través del portal de internet. Para la señora María Eugenia su negocio es ya un hipermercado porque se consigue de todo, e incluso tienen una marca propia en la parte cosmética (lubricantes y antibacteriales).

Después de Pantera Roja llegaron otras tiendas y ahora hacia el sur de la ciudad nuevas marcas ‘inundan’ el mercado. Está Boutique My Love, que tiene siete años en Cali, Venuscali.com y Romances, creadas por parte de empresarios locales. Además compiten en el mercado Sexo Sentido, Cereza, Afrodita, Erótica y varios portales web que también atienden al consumidor caleño como balisexstore.com, con sede en Medellín y la Maleta Rosada.com.

De acuerdo con datos de la Cámara de Comercio de Cali, están registradas 44 sociedades en la ciudad y su área metropolitana que tienen dentro de sus actividades algún servicio relacionado con el comercio al por menor de artículos sexuales. Por ejemplo Pikara Sexy, Juegos Sexuales, Be Sexy, Adam y Eva Proyecciones, entre otras sociedades.

En este número de empresas se cuentan sucursales que tienen algunas de estas compañías y unos servicios de web cam.

El de artículos sexuales, un negocio billonario 01
El mercado

En las tiendas de artículos sexuales se venden productos desde $6000, que puede ser un lubricante, hasta más de $1 millón, que son los productos con más tecnología.

Eso quiere decir, señaló Luz Marina Luna, gerente de Boutique My Love que “estos son artículos de lujo, no son de primera necesidad, por eso cuando la economía no está bien, nuestro negocio también se afecta porque la gente tiene que priorizar sus gastos”.

Cálculos de Camilo Herrera, director de la firma Raddar, especializada en análisis de consumo, indican que el 0,5 % del gasto de los hogares colombianos se invierten en productos relacionados con el erotismo y ayudas sexuales. Eso equivale a $3 billones, según cifras estimadas para el año 2017. Aquí se incluyen solo lo que venden las tiendas en juguetes, ropa íntima, lubricantes, productos de sometimiento, entre otros. Quedan por fuera otros gastos similares como sitios de web cam o moteles.

Eso significa, explicó Herrera, que el gasto promedio anual de un adulto en productos sexuales fue el año pasado de $100.000. “Obviamente no todos los adultos compran estos artículos, por lo tanto, la cifra puede ser mayor”, señaló el investigador.

Agregó que el negocio se ha dinamizado mucho en internet, dado que permite a las personas comprar de forma anónima. Asimismo, las redes sociales como Instagram se han convertido en otro canal de comercialización. “Según los estudios y encuestas que he realizado, el 60% de las ventas de todo lo que es erotismo y sexualidad, incluyendo ropa íntima se comercializa por internet”, señala Herrera.

Eso suma $1,8 billones, una cifra nada despreciable, teniendo en cuenta que ese monto de dinero está muy cerca del presupuesto que tendrá el departamento del Valle del Cauca para el 2019 ($2,05 billones).

Eso lo ratifica Venuscali.com, otra empresa caleña que lleva cinco años en el negocio. Arrancaron comercializando los productos en moteles y posteriormente abrieron una tienda.

“Los productos que más estamos vendiendo están en el área de cosmética, todo lo que son lubricantes y pastillas, retardantes y los juguetes”, dijo Fernando Villegas, administrador de la empresa que logra el 65 % de sus ventas por internet.

Venuscali.com tiene en su portafolio productos que van hasta el millón de pesos. Por ejemplo, un aparato llamado máquina del amor vale $990.000; un taladro, $820.000; el columpio de la fantasía $500.000, y los vibradores portátiles con bluetooth oscilan entre $200.000 y $400.000.

También hay productos más económicos, pero en general está industria está orientada a un público de mayor poder adquisitivo.

La expectativa es que el negocio de los juguetes sexuales siga en crecimiento. Según el investigador Camilo Herrera, esto se daría porque los colombianos están más abiertos al uso de estos productos y, en segundo lugar, porque la población adulta en el país aumenta de forma acelerada.

Lea además: ¿Por qué los hombres piensan más en sexo que las mujeres?

Lo que más se vende

Los productos más vendidos por las tiendas de juguetes sexuales son los de la línea cosmética, que incluyen lubricantes y retardantes, que se venden desde $6000 en adelante.

Le siguen los vibradores, masajeadores, cuyos precios son variables y dependen de la calidad y la textura. Se consiguen desde $50.000 y hasta $400.000. Estos últimos usan bluetooth y se pueden manejar desde el celular.

Para el mercado masculino no se vende solo la muñeca inflable, cuyos precios también son variables, dependiendo de la calidad (entre $100.000 y $400.000) sino también vaginas, cuyo precio llega hasta los $850.000 en las tiendas caleñas.

En los ‘sexshop’ de la ciudad de Cali los productos de confecciones en su mayoría son fabricados en el mercado nacional. Se trata de ropa íntima sexy y los disfraces que también son muy demandados por los caleños. Los precios también son variados.

Mercado de lujo

La Boutique My Love nació hace siete años en Cali. Hoy cuenta con tres sucursales en la ciudad y una en Cartagena.

“Nuestro enfoque es hacer que la gente viva una experiencia, no es vender un producto sino ofrecer la información adecuada para que el consumidor le saque el máximo provecho al artículo”, comentó Luz Marina Luna, gerente de la empresa.

Por eso, dice, que son cuidadosos en todos los detalles. “Tenemos una tienda cómoda, es un lugar agradable y con productos de alta calidad. Me he dado a la tarea de recorrer otras tiendas y en algunas he visto productos 'chiviados', hay que tener cuidado”.

Esta empresa importa su portafolio de Europa, Canadá y EE.UU. “Nosotros asistimos a ferias internacionales para conocer las novedades del negocio y nuestras tiendas no tienen nada que envidiar a las de otros países”.

Gran parte del mercado de juguetes sexuales es costoso. Los productos más caros que tiene la Boutique My Love son los juguetes suecos con tecnología avanzada, pues permiten el control remoto, desde cualquier parte”. Algunos pueden valer hasta el millón de pesos.

“El que quiere calidad cuando compra zapatos paga más por ellos. Lo mismo pasa acá. Un orgasmo no tiene precio, si va a comprar un vibrador, que sea de buena calidad”.

Lea además: ¿Por qué los hombres piensan más en sexo que las mujeres?

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad