Así empezó el caso que enfrenta ahora a Uribe Vélez con la Corte Suprema

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Así empezó el caso que enfrenta ahora a Uribe Vélez con la Corte Suprema

Julio 29, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Colprensa
Álvaro Uribe Vélez

Álvaro Uribe Vélez anunció el pasado martes que renunciaba al Senado, pero hasta el viernes la carta, que al parecer envío, no había sido radicada en la Corporación.

Agencia EFE

El proceso que hoy tiene al expresidente Álvaro Uribe Vélez con una citación a indagatoria en la Corte Suprema de Justicia comenzó el pasado 16 de febrero. Ese día, el alto tribunal anunció el archivo de la indagación preliminar que se abrió luego de la denuncia que el exmandatario instauró contra el senador Iván Cepeda por presunta manipulación de testigos, hecho sobre el que no se halló evidencia suficiente.

Sin embargo, la Corte sí encontró mérito para remitir copias con el fin de determinar si el senador del Centro Democrático habría incurrido en el mismo delito que denunció.

“Dado que en la aludida investigación se advirtió la existencia de amenazas y posibles ofrecimientos –al parecer con la participación de terceros– orientados a incidir en las declaraciones de varios de los testigos que comparecieron a declarar en dicho asunto y en otros, tramitados ante diferentes autoridades por los mismos hechos, la Sala ordenó expedir copias para investigar la posible participación del doctor Álvaro Uribe Vélez”, expresa la Corte Suprema en el auto con el que llama a indagatoria al expresidente.

El contexto hacía pensar que el proceso terminaba ahí en lo que tenía que ver con la Corte, pero la defensa del expresidente apeló la decisión y además el alto tribunal recibió información que desde mediados de febrero habrían aumentado las presiones en contra de Juan Guillermo Monsalve, uno de los testigos en contra de Santiago Uribe Vélez, hermano del senador y líder del Centro Democrático, CD.

Lea también: 'Presidente del Senado ya tiene en su poder la carta de renuncia de Uribe'.

Entonces, el alto tribunal decidió abrir una nueva línea de investigación en la que se recopiló evidencia sobre los contactos con Monsalve. “Como reacción a esa providencia judicial y al parecer con su consentimiento, personas allegadas al expresidente habrían emprendido nuevos actos de manipulación de testigos”, dice la Corte.

La primera decisión que se tomó fue aumentar la seguridad de Monsalve en la cárcel La Picota, donde comenzó a ser vigilado las 24 horas del día y se le adaptó una cocina en su celda para que él cocinara sus alimentos, luego de que se frustrara un intento de envenenamiento. Se adaptaron elementos de grabación de audio y video en la prisión para registrar las actividades relacionadas con el recluso, incluyendo un reloj que grababa audio y video.

El 21 de febrero, la Corte recibió de Reinaldo Villalba, abogado de Iván Cepeda, información sobre contactos con Monsalve a través de un conocido, quien le habría dicho que un miembro del partido CD en el Huila, quien al parecer era Álvaro Hernán Prada, quería contactarlo para que supuestamente se retractara en su versión.

“Lo abordó y le pidió que tramitara –con él– un video en el que se retractara de sus testimonios y culpara a Cepeda de haberle ofrecido prebendas para rendir declaraciones, que dicho video tenía que ser radicado con urgencia, el viernes. Agrega el interlocutor que le habían dicho que le iban a mandar un abogado”, dijo Carlos Eduardo López Callejas, quien era conocido de Monsalve.

Según la evidencia recopilada por la Corte, el abogado Diego Cadena asistió a la cárcel La Picota, entre el 21 y 22 de febrero, para visitar a Monsalve, acción que se habría facilitado por intermedio de Eduardo Pardo Hasche, otro prisionero recluido en el penal.

El alto tribunal agrega que el 22 de febrero Cadena visitó a Hasche y al mismo tiempo asistieron al penal el abogado Jaime Lombana y la mamá de su novia, María Mercedes Williamson de Londoño, quien es familiar del recluso. Ellos se habrían reunido en un comedor; se sentaron en una de las mesas Lombana, Williamson y Hasche, mientras que en otra, a poca distancia, se ubicaron Monsalve, su abogado Héctor Romero, y Cadena.

“En desarrollo de la conversación el abogado Cadena le dijo a Monsalve actuar en nombre de Álvaro Uribe, y le pidió firmar un documento previamente elaborado con el fin de presentarlo con el recurso de reposición interpuesto contra la decisión del 16 de febrero, cuyo término para sustentar se vencía al día siguiente, esto es el 23 (febrero)”, dice el auto.

Lea también: 'El proceso que seguirá el trámite de renuncia de Uribe en el Senado'.

A cambio de dichos documentos, dice el auto, Cadena le habría ofrecido sus servicios para pedir una acción de revisión a la condena, sin costo alguno, además de gestionar beneficios carcelarios y en eso habría intervenido Hasche para que aceptara. Al parecer, Monsalve se negó porque no quería que le iniciaran un nuevo proceso por falso testimonio que a la postre terminaría por aumentarle la pena a 35 años que paga en la actualidad por los delitos por concierto para delinquir y secuestro.

Otras visitas

Sin embargo, Cadena lo visitó en dos ocasiones más en las que se habría acordado realizar un documento de puño y letra de Monsalve ofreciendo disculpas a Uribe y retractándose –según dice la Corte– así: “Fui víctima de una falsa ilusión ofrecida por ese senador (Cepeda), gestiones de las cuales el abogado Cadena, informó de inmediato al senador Uribe Vélez”.

El documento se habría escrito con asesoría de Pardo Hasche para hacerlo llegar a Cadena por intermedio de la pareja de Monsalve, Deyanira Gómez. Para ello se concertó una reunión en el centro de Bogotá el 5 de abril, reunión sobre la que hay grabaciones, pero por alguna razón no se entregó el escrito.

La Corte dice tener evidencia de que Uribe contactó a personas en el exterior para que hablaran con Juan Carlos ‘El Tuso’ Sierra para que hiciera un video hablando a su favor. También habría contactado a personas para que ofrecieran testimonios que desacreditaran la versión de Juan Carlos Meneses, otro testigo contra de Santiago Uribe.

El alto tribunal explicó que la defensa de Uribe presentó solicitudes de anexo de pruebas, videos y cartas, en donde hay personas que afirman que las sindicaciones en contra del expresidente y su hermano corresponden a ofrecimientos hechos por Cepeda orientados a desvirtuar los señalamientos hechos por el senador en contra del congresista del Polo. Con estos textos se tratarían de desvirtuar los testimonios de Pablo Hernán Sierra García y Juan Guillermo Monsalve.

En el auto se afirma que Cadena presentó solicitud de revocar el archivo la investigación contra Cepeda y dijo actuar en representación de Uribe, sin embargo, no presentó poder que lo acreditara como tal.

En la investigación también se encontró que Cadena habría contactado a la exfiscal Hilda Niño, detenida por recibir sobornos de paramilitares investigados en Justicia y Paz, para que declarara en el juicio contra Santiago Uribe. “A lo que accedió pidiendo a cambio ayuda para que, en cumplimiento de una acción de tutela ya fallada a su favor, se le fijara un nuevo sitio de reclusión en la Escuela de Caballería”, dice la Corte Suprema.

Una vez analizadas todas las evidencias, testimonios, grabaciones y videos la Sala de Casación Penal tomó la decisión de llamar a indagatoria al expresidente y al congresista del CD Álvaro Hernán Prada.

Lo que dice el expresidente
Álvaro Uribe Vélez

Álvaro Uribe Vélez, expresidente y Senador de la República

Agencia EFE

El expresidente Álvaro Uribe, en un comunicado, respondió a los señalamientos asegurando que las pruebas que hizo llegar a la Corte sobre la aparente intervención ilegal de Iván Cepeda en su contra fueron adquiridas por iniciativa de testigos e informes de terceros, hecho que le explicó al alto tribunal tras la compulsa de copias en su contra.

Sobre los contactos que tuvo con personas en el exterior aseguró que sobre ese caso tiene conocimiento la Fiscalía General. “En el expediente sobre el asesinato del doctor Álvaro Gómez Hurtado, reposa una extensa declaración mía acerca de testigos que están en el extranjero, que han ofrecido declarar sobre este asesinato, sobre las acusaciones contra mi hermano y sobre los pagos del narcotráfico a asesores políticos de Santos con desviaciones a su campaña, tema ocultado por las autoridades de aquel momento”.

Sobre los contactos con el ‘Tuso’ Sierra, Uribe dijo que “el diputado Roque Arismendi me dijo que allegados suyos le expresaron que Sierra comentaba que durante su reclusión en EE.UU. lo visitaron personas, nombres que he dado a la Corte. Agregó “que esas personas le ofrecieron beneficios a cambio de acusarme. Tan pronto lo supe envié carta a la Corte para que lo escucharan”.

De la exfiscal Hilda Niño, Uribe dijo que familiares de esta hicieron saber que ella quería hablar de una manipulación de testigos, y que su abogado habló con ella, pero nunca le ofreció beneficios.

Distintas interpretaciones

En medio del revuelo por la decisión contra el expresidente Álvaro Uribe, desde distintas orillas se hacen interpretaciones diversas de los acercamientos de personas con Juan Guillermo Monsalve por la época en la que se cerró la investigación contra el senador Iván Cepeda.

La Corte Suprema interpreta estos acercamientos como una presunta injerencia para afectar el proceso judicial por supuestas relaciones con paramilitares que se adelanta en contra de Santiago Uribe.

El expresidente Uribe reconoce que hubo contactos, pero recalca que fueron por parte de terceros o personas de su círculo cercano, que nunca los buscó. “Estaba yo en plena campaña en Pacho, Cundinamarca, se me acercó el señor Hamilton Mosquera, se presentó como desmovilizado, me expresó que quería transmitirme una información sobre personas que le hicieron ofertas para acusarme, lo mandé subir al vehículo y en presencia del conductor y del coronel Gustavo Rodríguez, mi jefe de seguridad, me narró los hechos, mi única respuesta fue pedirle que declarara ante la Corte Suprema. De inmediato procedí a informar a la Corte y posteriormente mi abogado contactó al señor Hamilton”.

El abogado Jaime Lombana explicó que su visita a la cárcel fue por razones humanitarias con respecto a Enrique Pardo Hasche, familiar de la mamá de su novia, el cual solicitaba ayuda por asistencia especializada en salud. Enfatizó que cuando asistió a la cárcel La Picota se le insinuó que Monsalve estaba cerca, a lo que respondió que si se le volvía a mencionar otro preso que no fuera Pardo Hasche abandonaría el penal.

“No tengo nada que ver con el señor Monsalve. Se hizo una trampa para tratar de que yo cayera hablando con el señor, tengo las pruebas de que nunca he hablado con él, por el contrario, me rehusé a tener contacto ante solicitudes de terceros para que hablara con él”, agregó.

El exfiscal general Guillermo Mendoza Diago explicó que en este momento del proceso no hay forma de concluir qué indican las pruebas de la Corte, por lo que es especulación todo lo que se ha dicho sobre el llamado a indagatoria.

“Con la sola apertura de la investigación no hay una valoración definitiva sobre lo que demuestran las pruebas recopiladas. Ahora es cuando está comenzando la investigación. En su momento, cuando se vaya a definir una situación jurídica o calificar un sumario, sí se hace una valoración completa e importante de la prueba para tomar la decisión. Me parece que se está precipitando un juicio sobre el alcance de las pruebas”, expresó Mendoza Diago.

El exfiscal dijo que sobre la hipótesis de colaboración de inteligencia extranjera, que habría proporcionado un reloj con el que se grabaron conversaciones que sostuvieron terceros con Monsalve serían legales, siempre y cuando, se hubiera expedido orden judicial.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad