Altos de Normandía: la alarmante radiografía del otro cerro que Cali está perdiendo

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

Altos de Normandía: la alarmante radiografía del otro cerro que Cali está perdiendo

Julio 22, 2018 - 07:55 a. m. Por:
Redacción de El País 
Construcciones en Normandía

Esta zona, conocida como Los Trejos, es uno de los puntos donde se observa proliferación de construcción de nuevos pisos. Habitantes del oeste de la ciudad señalan que antes, a la vista predominaba el bosque y ahora resaltan las viviendas.

Jorge Orozco / El País

Las viviendas de cuatro, cinco y hasta seis pisos que se están construyendo en el sector de Altos de Normandía, ubicado en límites entre la Comuna 2 y el corregimiento de Golondrinas, tienen alarmados a habitantes del oeste de Cali, que están pidiendo intervención de las autoridades antes de que el problema se desborde.

Pero este no es el único impacto que está afectando el cerro. En los últimos meses se reactivó fuertemente la minería de piedra de enchape y, justo la semana pasada, las autoridades realizaron un operativo de control que dejó como resultado un capturado.

Ambas actividades, tanto las construcciones irregulares como la minería, tienen atemorizada a la comunidad del sector, que aunque se atreve a denunciar lo hace sin nombre “para evitar riesgos”.

“Esas casas las están haciendo en ladrillo limpio, y de varios pisos, entonces no hay forma de decir que es gente pobre la que está levantando eso. Lo preocupante es que son casas que no tienen ninguna norma técnica, entonces en cualquier momento se genera un terremoto y el daño que se puede causar es muy grande”, indicó una residente de Normandía.

La señora añadió que algunas de las viviendas se están construyendo sobre edificaciones que ya existían, pero otras se levantan en puntos nuevos del cerro, y también afirmó que otro de los temores de la comunidad es que el sector se convierta en un nuevo Siloé.

“Más o menos una vez a la semana se están presentando quemas en la montaña y eso es para poder construir esas casas, hay un daño ecológico porque también tumban árboles”, añadió la mujer y señaló que la situación está generando problemas de convivencia e inseguridad.

En un recorrido que realizó El País por la zona, pudo verificar que en varias viviendas de los sectores Las Minas y Los Trejos se están realizando actividades de construcción de pisos. Inclusive, hay un terreno que apenas está siendo estabilizado, con muros de contención, y según los constructores ahí se piensa levantar un edificio de al menos diez pisos.

Al indagar sobre los permisos de construcción, el encargado de la obra, que también omitió su nombre, señaló que “los arquitectos ya tienen eso listo, aquí lo que estamos haciendo es tratando de nivelar para cuando llegue el permiso empezar a construir”.

Los Trejos, cerca a la cancha múltiple ubicada en la Calle 2A Oeste con Avenida 7Bis, es uno de los puntos donde se han construido nuevas viviendas. Un líder del mismo barrio reconoció que la situación es delicada y “no ha habido poder humano que pare a esa gente”. La proliferación de construcciones se viene dando de noviembre a la fecha, según la comunidad.

“Hay unas casas que las están haciendo ocultas en los árboles porque si talan saben que se les mete el Dagma y se les mete todo mundo. Eso nos perjudica porque se está maltratando la misma loma y en cualquier momento la tierra puede ceder y puede causar una emergencia a las casas que están en la parte de abajo, y en la cancha permanecen niños jugando, personas de la tercera edad haciendo ejercicio”, dijo el señor y reveló que denunciar este tipo de temas le ha generado amenazas en ocasiones anteriores.

El líder anotó que quienes están construyendo “son personas del mismo barrio que han adjudicado terrenos a otros familiares, diciendo que esos son de ellos desde hace tiempo”.

En efecto, El País estuvo en una de las viviendas en construcción y sus propietarios aceptaron que no cuentan con los permisos: “el sábado vinieron y nos dijeron que si nos veían construyendo nos iban a tumbar porque no teníamos permiso, pero uno va allá a pedir autorización y no la dan porque el barrio no está legalizado. Esto lleva más de 40 años, hay más de 400 casas y nosotros estábamos antes que todos esos apartamentos del frente (la zona residencial de Normandía) y que son los que se quejan de nosotros”.

Construcciones en Normandía

Este tipo de viviendas, de hasta cinco pisos, son las que generan mayor preocupación a quienes denuncian la situación.

Jorge Orozco / El País

Control y casos en investigación

Claudia Muñoz, subsecretaria de Acceso a la Justicia, de la Secretaría de Seguridad y Justicia de Cali, indicó que en la actualidad tienen cinco procesos en investigación por incumplimiento de las normas de urbanismo en Altos de Normandía y siete órdenes de suspensión de obra, “que obedecen a que se ha hecho visita y se han encontrado irregularidades como que no tienen licencia, que no presentan la documentación”.

“Lo que nos dice la corregidora (de Golondrinas) es que están haciendo construcciones irregulares sobre casas que ya estaban, de hace más de ocho, diez años. No se tiene conocimiento de invasiones nuevas y si llega a ocurrir, el Alcalde creó un comité (contra invasiones) que actúa dentro de 48 horas y frenan los intentos de invasión”, aseguró Muñoz.

Desde el aire: las impresionantes imágenes de cómo han sido invadidos los cerros de Cali

Minería, la otra amenaza del cerro

En el 2012, las minas de Altos de Normandía, donde se explota piedra de lujo, fueron cerradas y se adelantó un proceso de restauración en la zona. Sin embargo, desde el segundo semestre del 2017 a la fecha la actividad se reactivó nuevamente y de manera fuerte.

“Hemos registrado con mucha preocupación estas actividades mineras ilegales. Se está haciendo una explotación sin ningún soporte ni permiso y esto nos está afectando las condiciones del sector”, dijo el director de la CVC, Rubén Materón.

La semana pasada se realizó un operativo que dejó como resultado una persona capturada. Según un profesional de la Corporación, que participó en los operativos, se calcula que están sacando aproximadamente una tonelada de material a diario y lo hacen de manera intermitente. Son entre 10 y 15 las hectáreas afectadas, donde se han identificado al rededor de 10 socavones, “y dos de ellos son estilo caverna, muy profundos y grandes, con cualquier movimiento sísmico o de tierra que haya en la zona las personas quedarían tapadas con esas piedras”.

“Para nosotros es muy preocupante porque en la zona baja hemos podido contabilizar unas 300 personas en asentamientos que están en alto riesgo, entonces ya tocamos el tema en la mesa minera con la Alcaldía para tratarlo con más rigurosidad”, afirmó el funcionario de la CVC.

Lea también: Esta es la nueva historia que cuentan Las Tres Cruces en sus 80 años

Norma

En el artículo 135 del Código de Policía se señalan cuáles son los comportamientos contrarios a la integridad urbanística.

Uno de estos es parcelar, urbanizar, demoler, intervenir o construir en áreas protegidas, en bienes de uso público, sin licencia o con desconocimiento de lo que diga la licencia.

En estos casos no se aplican comparendos, sino que el infractor se puede ver sometido a una multa especial y el valor de esa sanción varía dependiendo de varios factores: “por ejemplo, si se trata de estrato 1 y 2, que normalmente son los corregimientos, la multa oscila alrededor de los $3.900.000”, explicó la corregidora Ángela Velásquez.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad