137 colegios privados de Cali han cerrado sus puertas, ¿qué pasa?

Gracias por hacer parte de El País.

Queremos que sigas disfrutando de los mejores contenidos.

¿Aún no tienes suscripción digital con El País?

Suscríbete aquí

¿Ya eres un suscriptor digital de El País?

INICIA SESIÓN

Escuchar este artículo

137 colegios privados de Cali han cerrado sus puertas, ¿qué pasa?

Julio 23, 2018 - 11:30 p. m. Por:
Redacción de El País
El colegio El Carmelo

El colegio El Carmelo, fundado el 24 de septiembre de 1966, cerró sus puertas a mediados de este año. La Secretería de Educación de Cali dispuso el traslado de las actas de grados de los estudiantes a la Institución Educativa José María Carbonell.

Ricardo Ortegón / El País

En mayo de 2017, Patricia Sanclemente recibió la notificación de que el Colegio Francisco José de Caldas, ubicado en el barrio Nueva Granada y donde su hija Valeria cursaba grado octavo, no iba a funcionar más. Por tal razón, decidió trasladarla ese mismo año al Colegio El Carmelo, localizado en el barrio El Cedro.

Sin embargo, para sorpresa suya, hace dos meses una directiva de dicho plantel educativo le avisó que este también cerraría sus puertas.

“En El Carmelo, una de las soluciones que se plantearon fue que los acudientes de los estudiantes pagáramos unas cuotas adicionales, pero esto no fue posible. En tanto, El Caldas sufrió una crisis económica porque algunos padres de familia no pagaban las pensiones de sus hijos”, explicó Sanclemente.

Lea también: Pruebas que sirven para buscar becas en el exterior

La historia de esta mujer la han vivido cientos de estudiantes y padres en los últimos tres años en la capital del Valle. Tan solo en el 2016, 13 jardines infantiles y colegios privados de primaria y bachillerato dejaron de prestar sus servicios, mientras que en en el 2017 fueron 109. Por otra parte, en lo que va corrido del presente año, la cifra ya asciende a 15 instituciones.

“El jardín al que asistían mis dos hijos que se llamaba Críos y quedaba en el barrio Aguacatal, también lo cerraron. A mi esposa y a mí nos dolió mucho porque estábamos 100 % satisfechos con el cuidado y formación que recibían allí los niños. Incluso, algunos acudientes propusieron pagar $500.000 más cada mes para salvar al jardín mientras se recuperaban sus finanzas, pero la decisión del cierre ya estaba tomada”, dijo Bernardo Peña, padre de familia.

Y agrega que fueron varias las razones que llevaron a este plantel a su crisis.

“La rectora nos dijo que el mercado había cambiado debido a que los colegios ampliaron su oferta educativa con grados desde la primera infancia. El jardín era campestre y la zona donde estaba ubicado lentamente se fue urbanizando con edificaciones que trajeron consigo el aumento de tráfico en la zona, entonces los padres de familia ya no querían someterse a esos trancones para llevar a los niños. Al final, este lugar solo tenía 40 niños y para tener un punto de equilibrio necesitaban 90”, puntualizó Peña.

¿Qué está ocuriendo?

Para Elsy Jordán, presidenta de la Asociación de Colegios Privados de Cali, la crisis económica por la que están atrevesando los colegios privados en la ciudad es producto, principalmente, de que los padres de familia son incumplidos en el pago de las pensiones.

“Tener un colegio es una gran iniciativa social pero es muy costoso y lo peor es que muchos padres tienen la cultura del no pago y no son conscientes de que la educación es una inversión”, asevera Jordán.

Asimismo, atribuye esta situación a la política y falta de mecanismos de contención por parte del Estado para evitar el cierre de colegios.

“El problema también es que con la nueva ley del Gobierno, si algún acudiente de un niño no puede pagar la mensualidad escolar, pues a este no lo pueden sacar de estudiar y por ese motivo las personas se relajan en sus obligaciones”, agregó la presidenta de la Asociación de Colegios Privados.

Por su parte, César Ocoró, secretario (e) de Educación de Cali, atribuye la crisis a que varios colegios privados se han quedado sin la cobertura educativa de la Alcaldía.

“A algunos de estos planteles educativos nosotros les pagamos un determinado dinero para que nos reciban niños. Sin embargo, dentro de ese contrato existen ciertas condiciones, una de las más importantes es que deben cumplir con la calidad educativa que exige el Ministerio de Educación Nacional que se mide con el percentil”, explicó Ocoró.

Según el funcionario, varios de estos establecimientos no han cumplido con este requisito y por tal motivo el Gobierno ha cancelado los contratos con ellos.

“Muchas veces esos planteles tienen 300 estudiantes y la mayoría son por medio de cobertura con la Secretaría de Educación, entonces como ya no tienen convenio con nosotros deben cerrar”, indicó Ocoró.
Asimismo, relacionó la crisis de colegios y jardines privados en Cali con la economía de los hogares.

“Muchos padres de familia están bajando los costos de la educación de sus hijos. Por ejemplo, si antes los tenían en un colegio de estrato seis, pues los trasladan a uno de estrato cuatro. Por esta razón es que hay colegios que, siendo históricos en la ciudad y de un gran nivel, en algunas ocasiones se ven obligados a solicitarnos la cancelación de sus licencias”, manifestó el secretario (e) de Educación de Cali.

“Ningún niño puede quedarse sin estudiar”

Ante esta situación, César Ocoró también aseguró que la Secretaría de Educación Municipal está trabajando para que ningún estudiante quede cesante cuando un plantel deja de operar.

“Si un colegio privado cierra, inmediatamente nosotros abrimos las puertas en nuestras instituciones oficiales. En algunos casos, también asumimos el transporte y la alimentación si el estudiante es de estratos 1, 2 o 3. Esto sucede, sobre todo, en la secundaria porque en primaria tratamos de buscarle a los niños planteles educativos cercanos a su residencias”, afirmó César Ocoró.

El funcionario también aseguró que actualmente el Municipio tiene más de 20.000 cupos educativos disponibles. Asimismo, que está financiando la construcción de siete colegios y siete Centros de Desarrollo Infantil, CDI.

“Compramos, por ejemplo, la Academia Militar José María Cabal, y los colegios San Gabriel e Isaías Duarte Cancino”, concluyó Ocoró.

Colegio Francisco José de Caldas

El 7 de julio de 2017, el Colegio Francisco José de Caldas tuvo la última graduación de bachilleres. El plantel, ubicado en el barrio Nueva Granada, cerró sus puertas luego de 57 años de labores.

Ricardo Ortegón / El País

Otros colegios y jardines que han cerrado

Estos son algunos planteles educativos de primera infancia, primaria y bachillerato que han solicitado la cancelación de su licencia a la Secretaría de Educación Municipal, en años recientes.

-Colegio Ricardo Nieto.
-Colegio Santa Rita de El Peñón.
-Ciudadela Educativa Isaías Duarte Cancino.
-Colegio Nuestra Señora del Pilar.
-Colegio Helen Keller.
-Colegio La Presentación de El Aguacatal.
-Colegio Crecer Santa Mónica.
-Liceo Infantil Anglohispano.
-Gimnasio Académico del Valle.
-Colegio Villegas.
-Colegio San Pablo Apostol.
-Colegio Benjamín Herrera.
-Liceo Infantil Mundo Miel.
-Liceo Infantil La Casita de Aire y Sol.
-Colegio Andersen.
-Instituto Tobías Emanuel.
-Colegio Sabio Caldas.
-Colegio Rodrigo Lloreda Caicedo.
-Colegio Cristiano Rey de Paz.
-Colegio Cristiano Rabbi Yarah.
-Liceo Arco Iris.
-Colegio Santa Isabel de Hungría, sede El Retiro.

Según la Secretaría de Educación Municipal, a junio 30 de 2018 había 119.345 estudiantes matriculados en colegios privados en Cali, mientras que en instituciones oficiales eran 159.867.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad