Trabajando en las calles de Popayán

Trabajando en las calles de Popayán

Junio 27, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Noraida Luna y Olga Portilla | Especial para El País

Joan Felipe Maca Delgado, es un vendedor ambulante del sector centro de la ciudad de Popayán, este joven de 23 años, labora en las calles desde hace cuatro años cuando su mamá “cayó enferma y tuvo que asumir la responsabilidad del hogar…”

La vida es este joven transcurre en la venta de frutas o verduras; todo depende de lo que esté en época de cosecha. Su trabajo no tiene horario ni salario fijo, pues así como su jornada laborar puede empezar a las 4, 5 o 7 de la mañana, puede terminar a las 4, 5 o 7 de la noche. De igual modo cuando las ventas están muy buenas se puede llevar a su casa cerca de 50 o 60 mil pesos, si el día está malo, no llevará ni 10 mil. Muchas veces ha regresado a su casa como salió “sin cinco en el bolsillo.”Este joven payanés no tiene un lugar fijo de trabajo, cualquier calle es su oficina, aunque generalmente se ubica a vender sus frutas por el sector de La Fontana, entre las carreras séptima y octava; es un lugar por el que transitan muchas personas y por ello es bueno para las ventas.Para Joan “trabajar en las calles es muy duro”, reconoce que se expone a muchos problemas, los más comunes son “la inclemencia del clima, pues en Popayán es muy variable, y puede pasar de un sol fuerte a una lluvia aterradora, situación que generalmente termina en gripas y resfriados”; este trabajo implica además exponerse a problemas con las autoridades, pues hay personal encargado del uso espacio público que vive tras los vendedores, para que no obstruyan las calles; “en un intento por huir de la policía, se puede perder la mercancía o ganarse una hernia”.Aunque Joan reconoce que entorpecer la circulación de las personas en las calles no está bien, afirma que “Mientras no hayan otras fuentes de ingresos, es decir, empleo, tendremos que seguir laborando en las calles”. Además le parece injusto que la alcaldía y la policía los atropellen, “persiguiéndolos como a ratas” a sabiendas de que se están ganando la vida dignamente.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad