Sí a la doble instancia judicial para congresistas, ¿pero cómo?

Sí a la doble instancia judicial para congresistas, ¿pero cómo?

Septiembre 29, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Alejandra Bonilla Mora | Colprensa
Sí a la doble instancia judicial para congresistas, ¿pero cómo?

Casos como el de la exsenadora Piedad Zucardi, procesada por parapolítica, buscarían en la Corte Interamericana una especie de segunda instancia.

Aunque hay consenso en que aforados deben tener una segunda instancia en casos judiciales, no hay acuerdo en cómo aplicarse.

Expresiones como: “No hay garantías”, “no me permiten defenderme” o “se están vulnerando mis derechos”, se han convertido en frases de cajón en los pasillos de la Corte Suprema de Justicia por la falta de la segunda instancia en los procesos judiciales en contra de congresistas y de ministros.Se vio en el caso reciente del exministro de Agricultura Andrés Felipe Arias, quien siempre dijo confiar en su juez natural y que ahora está prófugo de la justicia luego de ser condenado a 17 años de prisión por las irregularidades en Agro Ingreso Seguro. Y no solo allí, también se discutió en la fallida reforma a la justicia, hoy convertida en un muerto viviente, y está ahora en debate en la reforma de equilibrio de poderes. La propuesta del equilibrio de poderes, que va en curso por ahora, crea un gran tribunal para aforados con una sala para conocer los procesos, otra para acusar y juzgar en primera instancia y otra más que sirva de segunda instancia.Este eventual tribunal ya fue calificado por el propio fiscal General, Eduardo Montealegre, como una “revancha” a la Corte por llevar a cabo el proceso de investigación de la parapolítica y como un asalto o una “segunda toma” al Palacio de Justicia. El tema es de largo alcance. Y más cuando en la Corte, procesos penales como el de Piedad Zuccardi o el de Óscar Arboleda, ambos por supuestos nexos con los ‘paras’, están siendo acompañados por observadores internacionales que ya han manifestado su preocupación porque en Colombia la legislación no se ajusta a los parámetros extranjeros. En ambos procesos funge como observador de la Unión Interparlamentaria de Ginebra, UIP, Nick Stanage, para quien es un “error judicial, es un hecho que el sistema penal colombiano no está acorde al internacional en cuanto al juzgamiento de parlamentarios”. El reclamo es la falta de doble instancia y el “poder excesivo” de una Corte que investiga, acusa y juzga. En el caso de Zuccardi, de hecho, también hizo presencia el abogado chileno Gonzalo Boyé, quien hace parte de la defensa de Edward Snowden, quien afirma que en este proceso hay “absoluta impunidad” y no hay garantías procesales. En ambos casos, aunque las defensas dicen que esperarán al fallo definitivo, ya se está preparando lo necesario para acudir ante la Comisión Interamericana de Derechos Humanos. La propuesta del FiscalLa presencia de Stanage en casos que hasta ahora empiezan en la Corte y los ‘reclamos’ del Fiscal General coincidieron con la radicación, por parte de Montealegre, de un proyecto que reforma a la Corte Suprema de Justicia para crear la tan mentada doble instancia. Su presentación fue bien recibida porque se podría considerar como un consenso a la necesidad que haya doble instancia. De hecho, la propia Corte ya se dividió internamente en una sala de instrucción y en otra de juzgamiento para separar algunas funciones. No obstante, hay unos peros (ver recuadros). La propuesta del Fiscal consiste en que la Sala Penal de la Corte pase de 9 a 15 magistrados y pase de tener una sala para tener tres: dos salas de Juzgamiento y una de casación penal.Las dos salas de juzgamiento llevarán la primera instancia de los procesos contra ministros, congresistas y generales de la República. Se trata de procesos que iniciarán en la propia Corte por los magistrados de instrucción o por acusación formulada por la Fiscalía General. La tercera sala estaría compuesta por los actuales nueve magistrados, y se encargaría de llevar la segunda instancia en los procesos y, además, los casos de casaciones, revisiones y extradiciones, procesos todos estos propios de la Corte como máximo tribunal de cierre de la Justicia ordinaria.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad