Que Unasur no funcione solo en época de crisis: María E. Mejía

Que Unasur no funcione solo en época de crisis: María E. Mejía

Junio 08, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Andrea del Pilar Barrero | Reportera de El País
Que Unasur no funcione solo en época de crisis: María E. Mejía

María Emma Mejía, secretaria general de la Unasur.

María Emma Mejía, la secretaria general del organismo, destacó la voluntad de integración y de cooperación que hay en la región. Habló de sus retos.

La ex canciller colombiana María Emma Mejía, quien ya asumió en forma la Secretaría General de la Unión de Naciones Suramericanas, Unasur, es una “convencida de la integración”. Le sobran palabras para describir el “buen momento” por el que atraviesa el organismo regional, que aunque apenas hace tres meses entró en vigor, ha dado muestras de “madurez” y de estar lejos de confrontaciones.También para reconocer el papel que ha venido jugando Colombia en materia diplomática, al calificar como “histórica” la cooperación del país en el conflicto político de Honduras. Su reto ahora es seguir impulsando la integración regional hasta el próximo 9 de mayo del 2012, día en el que cederá su cargo al ministro venezolano Alí Rodríguez y en el que espera entregar un órgano “bien posicionado. Los últimos meses han sido de aciertos para Colombia en materia diplomática, ¿qué significa el papel de ahora en la Unasur?Eso muestra la audacia diplomática y una Suramérica que quiere trabajar unida y que quiere pensar que la integración, además, que el desarrollo económico y el diálogo político son posibles a pesar de las diferencias que puedan existir. Realmente eso era impensable hace menos de un año cuando estábamos en una situación de crisis frente a nuestros vecinos, como Venezuela, y un poco alejados de Suramérica, pero creo que fue muy audaz del presidente Juan Manuel Santos y su canciller María Ángela Holguín postular el nombre de Colombia para este cargo.¿Qué es eso que nos mantuvo alejados de la región?Hubo diferentes puntos de vista, a pesar de que fue el propio gobierno del ex presidente Álvaro Uribe el que firmó el tratado constitutivo de la Unasur, inclusive del Consejo Suramericano de Defensa. Pero tal vez teníamos muchas diferencias en la región, y a su vez otros países podían tener diferencias con otros. Pero en este maratónico recorrido que he hecho por diez de nuestras doce naciones, he encontrado en los presidentes un diálogo y un deseo de afianzar ese instrumento político que es la Unasur y me sorprende lo rápido que se ha fortalecido como un organismo multilateral.Sigue siendo la Unasur un organismo nuevo, apenas hace poco tiempo se formalizó su creación, ¿realmente cuál es su importancia?Para mí son los mecanismos de integración. Desde que nos conformamos como República existió la noción de una Suramérica. Nuestro libertador y nuestros próceres pensaban más que en países-nación, en países-región. Creo que ese concepto, esa visión, todavía existe. Ahora la etapa que viene, ya en una Suramérica en paz, es que Unasur funcione no sólo en las época de crisis política, sino también en una época de bonanza donde los temas de integración son los que tienen que primar.¿Desde qué frentes se van a orientar los esfuerzos en el organismo?Hay unos consejos de Infraestructura, Energético, de Lucha Contra las Drogas, de Desarrollo Social; de Ciencia, Innovación y Tecnología, que lo lidera Colombia. Y un consejo que es el más emblemático que es el de Defensa Suramericano, que creó el Centro de Estudios Estratégicos en Defensa, para nuestra propia política y doctrina en defensa. Allí el tema central es esa enorme riqueza de recursos naturales que tiene nuestra región, que se vuelve un tema de defensa y de seguridad. El 9 de junio (mañana) se instala (en Argentina) el Consejo de Sostenibilidad y Finanzas con los ministros de Hacienda y directores y presidentes de los bancos centrales (de los países miembros), para mirar toda la arquitectura financiera de la región. ¿Qué funciones específicas cumple la Secretaría que usted tiene a cargo?Estamos trabajando fuertemente en el gran desafío que significa la defensa de los recursos naturales de Suramérica. Mi tarea es generar institucionalidad, abrir una sede, pues nosotros no teníamos sede y ahora la inauguramos el 16 de junio en Quito (Ecuador).Parte de mi tarea hasta el 9 de mayo del año 2012, cuando entregue la Secretaría, es que sea un órgano muy posicionado, que tenga algo que los presidentes llaman ‘victorias tempranas’, que podamos darle a la gente resultados de nuestro trabajo.¿Néstor Kirchner se caracterizó por su liderazgo y por ganar la simpatía del bloque, es un reto muy complejo reemplazarlo?Muy difícil. Yo creo que son unos zapatos muy grandes, por la habilidad política, la visión que tenía. No es fácil llevar esos zapatos, pero trataré de hacerlo lo mejor posible y unir a ese legado lo mejor de mí como mujer, como colombiana y como convencida de la integración.¿Por qué se decide repartir entre dos países, Colombia y Venezuela, la Secretaría General del organismo?Era un símbolo de reconciliación entre los dos países que tenían una confrontación que se logró superar con el apoyo de todos. Creo que ha sido muy bien recibida esa decisión. Hay quienes interpretaron esa decisión como una falta de confianza en Colombia para asumir los dos años del periodo. ¿Qué piensa de eso?Absolutamente no. Al contrario, ha sido visto como una decisión muy positiva, innovadora. Creo que hay ahora una apuesta en Colombia. No recuerdo un momento donde hubiera tenido un protagonismo y un éxito diplomático de misiones como la de Honduras, que no eran nada fácil y muchos habían intentado mediar sin lograrlo.La Unasur estuvo a punto del colapso, sobre todo por el permanente choque entre los aliados del Alba y Estados Unidos ¿ahora se respira más tranquilidad en su interior?Yo creo que en algún momento se pudo entrever que podrían formarse bloques ideológicos al interior de la Unasur, pero creo que hoy prima una decisión de que es más lo que nos puede unir. Eso muestra la madurez, que independientemente de las visiones ideológicas y de los modelos de desarrollo hay un sentido de región que supera los nacionalismos. Unasur es como el fruto del Siglo XXI con las características del Siglo XXI. Un mecanismo ágil de integración. No creo que haya confrontaciones.¿Qué se tiene que hacer para que ese clima positivo perdure y no se quede en el papel?Si seguimos a este ritmo con ese compromiso político con todos los presidentes, los actuales y los que vayan llegando, creo que vamos a lograr en el 2022 mejorar la situación de la región, porque ahora nuestra responsabilidad es garantizar una doctrina nueva en defensa, en una zona de paz. Si logramos que se muestren resultados sociales, en modelos de desarrollo económico, de afianzar mecanismo de integración, no creo que vaya a ser un sueño, sino una realidad.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad