¿Qué tan probable es la paz entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe?

¿Qué tan probable es la paz entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe?

Octubre 22, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
¿Qué tan probable es la paz entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe?

La relación entre Juan Manuel Santos y Álvaro Uribe se rompió justo cuando el hoy mandatario se posesionó en 2010.

Para algunos analistas, la invitación del presidente Santos para hablar de paz es una jugada estratégica con alto contenido político.

La invitación que le hiciera el presidente de la República, Juan Manuel Santos, al senador y jefe opositor Álvaro Uribe Vélez para sentarse a hablar del proceso de paz en Colombia es, de acuerdo con algunos analistas, una jugada estratégica con alto contenido político.Si bien sectores cercanos al Mandatario aseguran que el fin es fortalecer el tema de la paz y facilitar la culminación del conflicto armado con las Farc, analistas y politólogos advierten que en el trasfondo hay muchos intereses de ambos lados y que en el tablero hay una partida de filigrana política pura porque tanto Santos como Uribe podrían sacar provecho de esta situación.Uribe porque podría sentir que ese sería un espacio ideal para reiterar sus puntos de vista, atacar con más argumentos el proceso y ubicarse en el centro del debate a un año de las elecciones regionales. Santos, por su parte, porque le daría más legitimidad al proceso y le ayudaría a neutralizar al expresidente ante la amenaza que representa para él la cantidad de información que sigue recibiendo, al parecer, de un sector de las Fuerzas Armadas.Esa es la lectura que hace el politólogo Fernando Giraldo, quien cree que es poco probable que Uribe acepte la invitación de Santos por varias razones. “Primero, porque tendría que explicar por qué ese cambio de postura cuando ha sido tan radical en rechazar la forma como Santos ha manejado el proceso de paz; segundo, porque estaría mandando un mensaje confuso a su sector político a un año de unas elecciones y, tercero, porque él no está acostumbrado a jugar un rol secundario y menos en un tema que le es tan sensible a sus convicciones ideológicas”, dijo Giraldo.No obstante, el congresista José Luis Pérez, vicepresidente de la Comisión de paz y Derechos Humanos de la Cámara, aseguró que la aceptación de Uribe es una posibilidad “perfectamente posible y necesaria porque es una invitación a cerca de medio país, representado en el expresidente, y creo que Santos lo hizo en el momento más oportuno”.“Considero, además, que es una invitación generosa a que el país vaya unido en este proceso con la guerrilla de las Farc y creo que Uribe, pensando en el país y en el sector que está representado, debería aceptar para conveniencia de todos los colombianos”, aseguró el congresista vallecaucanos.Como agua y aceiteMás allá de los intereses que uno y otro pueda anteponer en esta situación, lo evidente es que entre Santos y Uribe se han abierto unas grietas difíciles de cerrar y que poco podrán hacer mediadores como Antanas Mockus, quien viene tratando de limar las asperezas entre los dos sectores por pedido del Presidente.El senador José Obdulio Gaviria, del Centro Democrático, le aseguró a El País que hay mucha desconfianza hacia este Gobierno y dejó entrever que es improbable que el exmandatario acepte la invitación que le hiciera Santos.“El presidente Santos es una persona muy light, muy superficial y muy de coctel. Nosotros lo que tenemos que definir con el Gobierno lo podemos hacer en el Congreso perfectamente. El expresidente Uribe no necesita ser invitado a cocteles ni halagado con invitaciones personales de nadie; simple y llanamente quiere que Colombia redefina su camino y recupere la senda de la terminación de la amenaza terrorista que estaba consolidada en el 2010 y que hoy está manga por hombro”, dijo Gaviria.Entre tanto el exfiscal general Francisco José Sintura consideró que no le hace ningún favor al país ese tipo de posiciones tan intransigentes y que debe ser tenida en cuenta por el uribismo.“Creo que en la coyuntura histórica del país es una invitación que debe tener algún nivel de receptividad porque cuando hay posiciones encontradas, lo importante es buscar un camino común y de pronto encuentran los puntos de coincidencia que permitan avanzar en un proceso con la seguridad que Uribe ha demandado para que no haya impunidad, pero tampoco los propósitos y los efectos que Santos pretende en un futuro cercano”, señaló el exfiscal Sintura.El presidente del Congreso, el senador David Name, dijo que respetan la cautela y la prudencia “con la que el senador Uribe recibe la invitación de su antiguo compañero de luchas”, e indicó que “confiamos en que muy pronto podamos verlo (a Uribe) regresando a la Casa de Nariño a hablar de paz y a expresar con toda objetividad las ideas que pueden enriquecer y desentrabar el proceso de una vez por todas”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad