Presidente Santos dice que la justicia no conoce trabajo de militares

Presidente Santos dice que la justicia no conoce trabajo de militares

Junio 02, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | AP
Presidente Santos dice que la justicia no conoce trabajo de militares

El mandatario reaccionó así al fallo que obliga al Gobierno a indemnizar familias de soldados.

El presidente Juan Manuel Santos dijo el miércoles algunas instancias judiciales no entienden el contexto en que se desempeñan los soldados, al referirse a un fallo que obliga al Estados indemnizar a tres soldados heridos y los familiares de otro muerto en un ataque guerrillero en 1996. "Nos preocupa --y así lo tengo que decir, y con franqueza-- el alcance y las implicaciones de ciertos conceptos y de ciertas consideraciones en que se fundan algunas de esas providencias" , dijo Santos. "Nos preocupa que algunas ramas del poder público no entiendan el contexto particular en que se desempeñan nuestros soldados y no tengan en cuenta ese contexto particular en sus decisiones" , agregó el mandatario al hablar en una ceremonia de ascensos en Bogotá. En la toma por parte de las rebeldes Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia (FARC) de un puesto castrense al sur del país en 1996, "lo que demostraron nuestros soldados fue valor, fue entrega por su patria, fue entereza, fue templanza. Y ese mismo valor, esa misma entereza, esa misma templanza que luego fue acompañada por más recursos (en dinero), ha sido lo que ha permitido a nuestra Nación recuperar su territorio y recuperar su libertad" , añadió el presidente. Santos se refería así a un controversial fallo conocido el lunes del Consejo de Estado, uno de los cuatro altos tribunales de Colombia y que dirime demandas administrativas de particulares ante el Estado. El Consejo condenó al Estado --en este caso representado en el Ministerio de Defensa y el Ejército Nacional -- a pagarles casi 1.680 millones de pesos (unos 933.000 dólares) a tres soldados que resultaron heridos en el ataque de 1996 y a los familiares de uno de los uniformados que fue muerto en la toma "como indemnización por los perjuicios causados" . El ministro del Interior Germán Vargas ha mostrado preocupación en torno a que el fallo del Consejo abra la puerta a otras decisiones similares, convirtiéndose en una "vena rota" para las arcas nacionales. Otros funcionarios y analistas comparten esa noción. A fines de agosto de 1996, unos 600 guerrilleros de las FARC atacaron la base militar de Las Delicias, ubicada en el poblado de La Tagua, en el departamento de Putumayo y a unos 520 kilómetros al sur de Bogotá, mataron a 31 uniformados y se llevaron retenidos a otros 60. En junio de 1997, esos 60 uniformados fueron liberados luego de que el entonces presidente Ernesto Samper (1994-1998) aceptó desmilitarizar un municipio del sur del país para que las FARC entregaran a los secuestrados. Santos recordó en la jornada las dificultades en recursos y entrenamiento de las fuerza pública hace más de una década y cómo han cambiado desde entonces para dar golpes a las FARC, que en los 90 eran vistas como un verdadero ejército capaz de ocupar remotas poblaciones por varios días y atacar en bloque guarniciones militares y de la policía, dejando decenas de muertos, heridos y retenidos. "Ese momento difícil para el país, difícil para el Ejército, de la toma de Las Delicias, la gente no se alcanza a imaginar las dificultades por las cuales atravesaba el país en ese momento, estábamos ad portas de ser considerado un país fallido, un estado fallido, por eso vino aquí el 'Plan Colombia" ', dijo Santos. El Plan Colombia fue el nombre del paquete de ayuda que negoció el gobierno sucesor al de Samper, el de Andrés Pastrana (1998-2002) con Estados Unidos y que ha desembolsado desde entonces más de 6.000 millones de dólares en equipos y entrenamiento para uniformados colombianos. En parte debido a esa ayuda, Colombia ha podido dar duros golpes a las FARC, reduciendo su influencia en zonas rurales del país y dando de baja tres de sus máximos jefes.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad