“Petro fue derrumbado, los toros no”: Corporación Taurina de Bogotá

“Petro fue derrumbado, los toros no”: Corporación Taurina de Bogotá

Septiembre 15, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
“Petro fue derrumbado, los toros no”: Corporación Taurina de Bogotá

Felipe Negret, gerente de la Corporación Taurina de Bogotá.

El gerente de la Corporación Taurina de Bogotá le ganó, vía tutela, el mano a mano al Alcalde de la Capital, tras el fallo de la Corte Constitucional que dejó en pie el espectáculo de los toros.

Dice que ahora solo aspira a ir a los tendidos de la plaza de siempre para estar con la misma gente. Al lado de sus dos hijos, aficionados en ciernes. Pero pocos se lo imaginan en ese simple plan de aficionado. Y es que acaba de hacer la faena más importante de su vida en ese mundo que se le volvió vida: la fiesta de los toros. Esa misma en la que terminó siendo arte y parte, porque sacar una Feria o una temporada de toros necesita tanto de pincel como de calculadora. Entonces, es probable que vuelva a estar ahí, en un burladero del añejo, y robusto, coso bogotano, oteando los tendidos y, al mismo tiempo, con la mira puesta en el ruedo, la bravura y el temple.El País habló con Felipe Negret Mosquera, gerente de la Corporación Taurina de Bogotá, sobre lo que más le gusta, los toros, y lo que, dice, menos le va: la arbitrariedad.Lo dijo y se cumplió: primero se cae Petro que la Santamaría… La Santamaría sigue en pie, como escenario taurino. Y Petro dirá que él también ¿Qué piensa de eso?Que la Corte Constitucional ha sido muy clara, la Administración Distrital no puede obstruir, impedir o dilatar el restablecimiento de la plaza de toros como escenario para espectáculos taurinos en Bogotá. La Santamaría plaza de toros sigue en la 26 y a Petro se le derrumbaron su prestigio y su discurso populista.¿Quién ganó y quién perdió con la decisión de la Corte Constitucional?Ha sido un triunfo del Estado de Derecho. Este fallo es un triunfo de los derechos de los colombianos, a los que una alcaldada pretendió pisotear. Se recuperó la libertad que Petro puso en peligro con sus arbitrariedades.¿Por qué cree que hubo tanta demora en un fallo que muchos consideraban cantado?Los magistrados de la Corte Constitucional son juristas juiciosos y cuidadosos de los tiempos. Debemos respetar a los altos tribunales en sus fallos y en sus tiempos de decisión. Eso sí, a quien no le gustó la sentencia fue a Petro. Pide nulidad o que se considere improcedente. En cambio, nos tenemos que aguantar su desastrosa gestión ¡quince meses más!, aunque no nos guste su nula gestión.¿Qué le gustó del fallo y qué no?Me gustó todo. Debemos resaltar la claridad con que, una vez más, la Corte Constitucional reiteró las líneas doctrinales que sobre la tauromaquia ya había expresado en cinco sentencias previas. A un ciudadano que cree en la justicia no puede dejar de gustarle un fallo que protege derechos y libertades. Si el fallo nos hubiera sido adverso, lo estaríamos respetando igual, porque acatamos la Ley sin discusiones.¿Cuánto le va a costar a la ciudad esa decisión de Petro de cerrar la plaza de toros de Bogotá?Ya le ha costado. Se han dejado de presentar dos temporadas, 2013 y 2014. Cada temporada le hubieran representado a las arcas de la ciudad por lo menos mil cuatrocientos millones de pesos, es decir, dos mil ochocientos millones de pesos para los maltrechos parques de la ciudad.¿Y cuánto le costó, y le sigue costando esto mismo, primero, a la empresa privada y, luego, a la generación de empleo?Más de mil millones de pesos para el comercio que funciona alrededor de la plaza. Hablo de vendedores de comestibles, manzanilla, bebidas en general, botas, cojines, ponchos, sombrillas. Y más de tres mil millones de pesos para la actividad de hoteles y restaurantes del sector de San Diego. Cifras invaluables para una ciudad como Bogotá, considerada la meca del toreo en América.¿Se tomaría un café con Petro? ¿De qué le propondría que hablaran?Soy un demócrata y un convencido de que la humanidad solo consigue grandes objetivos mediante el diálogo. Me gusta hablar de todo con todo el mundo. Me gusta hablar de la libertad, del respeto por los demás, de la cultura, de nuestro pasado, de nuestro presente y de nuestro futuro. Pero para dialogar se necesitan dos y a Petro solo le gustan los monólogos. Él habla, pero no sabe escuchar. El Alcalde es un individuo extraño, que cambia de opinión con mucha facilidad. Sus aliados huyen de él porque una cosa piensa en la mañana, otra diferente por la tarde y todo lo contrario por la noche.¿Qué hay de cierto y qué no lo es, en torno al estudio que contrató la Alcaldía y que dice que la Santamaría presenta fallas que la hacen riesgosa para quienes ocupen sus tendidos?No conozco el estudio, más allá de lo que han dicho los medios. Se lo solicitamos a la Secretaria General de la Alcaldía, pero todavía no hemos recibido respuesta. Puede ser cierto que algunos lugares específicos requieran algún mantenimiento. Pero no es aceptable que, con la excusa del reforzamiento estructural, se pretenda modificar y destruir las dependencias necesarias para el manejo de los toros dentro de la plaza.Hemos pedido asesoría a una entidad tan seria como la Sociedad Colombiana de Ingenieros para que nos oriente. La duda que le surge a uno es por qué en estos dos años la administración no ha adelantado estos trabajos y ahora saca el tema para pretender evadir los fallos.Usted cazó esta pelea y la ganó en el terreno legal. ¿Pero vio al taurinismo unido en torno a esta causa, sintió respaldo? ¿Qué lecciones deja a los taurinos este capítulo?El mundo está cambiando y la fiesta brava con él. Soy de los que piensa que este espectáculo debe ir girando con los tiempos, además siempre ha sucedido así. Este es un tema de nicho y de un segmento en particular. Pero los que conformamos ese nicho de mercado tenemos derechos que se nos deben respetar.¿Usted va de nuevo por la plaza de toros de Santamaría? ¿Cree que es posible que se la entreguen a la Corporación Taurina de Bogotá?Lo que quiero es ejercer el derecho de acudir a la taquilla para comprar mis boletas y sentarme en el tendido en compañía de mis hijos. Y de esta forma, poder transmitirles los valores y la cultura heredada de nuestros antepasados.¿Cuándo vuelven los toros a Bogotá?Pues esperamos que la administración de la ciudad acate la sentencia de la Corte Constitucional y cumpla con los tiempos allí señalados. Además, los toros son eternos y este Alcalde ya tiene el sol a sus espaldas, la puerta lo está esperando. Pero tenga la seguridad que no es ni la Puerta Grande ni la Puerta del Príncipe. Es la puerta que da a la calle.¿Y cuál debería ser el cartel de la reapertura?Seis toros de distintas ganaderías para César Rincón, José Tomás y Luis Bolívar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad