“Pese a reformas, la Constitución sigue campante”: Navarro Wolf

“Pese a reformas, la Constitución sigue campante”: Navarro Wolf

Junio 11, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Fenner Ortíz | Reportero de El País
“Pese a reformas, la Constitución sigue campante”: Navarro Wolf

Antonio Navarro Wolf.

Antonio Navarro le augura una alta impopularidad a quien se atreva a reformar la Acción de tutela.

Hace 20 años, Antonio Navarro, hoy gobernador de Nariño, acababa de dejar las armas al lado de los militantes del M-19, quienes cambiaron las balas por los argumentos.Como copresidente de la Asamblea Nacional Constituyente, Navarro tuvo el deber de sacar adelante el mandato de los promotores de las Séptima Papeleta, que ante el inconformismo que existía pedían a gritos los cambios para el país.Dos décadas después, Navarro reconoce que la Constitución ha sido reformada en más de 30 oportunidades, pero también advierte que “se hizo una Constitución que sigue tan campante”.Manifiesta que toda obra humana requiere de “retoques” y la Constitución los necesitaba en algunos casos, pero insiste en que a pesar de los cambios “el espíritu de la Carta Magna se mantiene vivo”.Para Navarro es evidente que han sido muchos los intentos para reformar la tutela, de la que dice es el mayor éxito de la Constitución.Por ello, sin titubear, advierte que “yo le auguro mal éxito al que quiera ir a recortar la tutela, se va a volver muy impopular”.Después de 20 años, ¿no cree que se ha abusado con las reformas a la Constitución?Ha habido 30 reformas a la Constitución, de esas la mayoría son inocuas, algunas inconvenientes como la que disminuyó el ritmo de transferencias a las regiones con la descentralización; otras que tampoco me gustan como la reelección presidencial inmediata; otras necesarias como la que volvió a crear ciertos requisitos para crear partidos porque habíamos llegado a tener 80 partidos, disolvimos los dos partidos tradicionales pero nos pasamos a disolver casi todo el sistema de partidos en el país. De manera que, pese a esas reformas, yo creo que 20 años después la Constituyente hizo una Constitución que sigue tan campante.¿No será que ya es hora de ponerle freno al afán reformista?Se han presentado por lo menos 300 proyectos de reforma, hay 30 aprobados, pero yo creo que toda obra humana necesita retoques y además un cuerpo vivo como el constitucional siempre está sometido a lo que el momento histórico determina, de manera que hay que aceptar, con resignación republicana, las modificaciones que se le hagan sabiendo que en el espíritu la Constitución sigue viva.¿Cuál es la peor reforma que se le ha hecho a la Constitución?Disminuir el ritmo de las transferencias de los dineros para la descentralización. La tutela y sus reformas¿Cómo ve usted que uno de los mayores logros de la Constitución, la tutela, quieran reformarla?Se han hecho cinco o seis intentos para reformar la tutela y no han podido. La tutela es uno de los grandes logros de la Constitución, hizo que las instituciones estuvieran al servicio del ciudadano. De manera que yo le auguro mal éxito al que quiera ir a recortar la tutela, se va a volver muy impopular.¿La tutela se volvió el coco de las instituciones?La tutela es muy importante para que bajemos del Olimpo de los sabios a la vida diaria de las personas. De manera que la tutela se podrá medio reglamentar y todas esas cosas pero en su sustancia es inmodificable.La paz, un propósito en veremosEn el momento en que se convocó la Constituyente uno de los objetivos era la paz. No hemos llegado a ese punto, pero avanzamos, desmovilizando organizaciones: el PRT, el EPL, el Quintín Lame, haciendo una reconciliación nacional entre Álvaro Gómez y el M-19 y estableciendo una institucionalidad que le quita toda razón de ser histórica a la lucha armada.Ya el resto es carpintería, tiempo y resolver el problema de los campesinos pobres que son marginales y disminuir los cultivos ilícitos, pero no hay razón histórica para el alzamiento armado en la nueva institucionalidad como sí podía haberlo en el pasado con estado de sitio permanente, juicio de militares a civiles, restricción de derechos, un Ejecutivo superpoderoso. Eso no es lo de hoy, tenemos una democracia mucho más equilibrada que no justifica de el alzamiento armado.¿Se arrancó con pie izquierdo con el bombardeo a Casa Verde?Pues fue muy infortunado que el día que estábamos en elección de constituyentes bombardearon y atacaron el campamento central de las Farc. También la muerte de Jacobo Arenas fue inoportuna, recuerde que él era el de las Farc que tenía más clara la importancia de una Constitución nueva y murió pocos meses antes de la Constituyente.¿A 20 años de la Constitución usted, hoy, qué cree que le hizo falta?Hoy, digo, nos faltó meter más instrumentos en la lucha contra la corrupción, así como están las contralorías no están funcionando bien.La unidad nacional¿La Presidencia colegiada dejó buenos frutos a los resultados que se dieron para el nacimiento de la nueva Carta Magna?Sin duda. Con la Presidencia colegiada de un conservador, Álvaro Gómez Hurtado; un liberal, Horacio Serpa Uribe, y un ex guerrillero, Antonio Navarro Wolff, generó un clima de reconciliación nacional y de consenso que fue esencial en el espíritu de la Asamblea y en sus resultados. Entonces, ¿lo que se evidenció fue un proceso de unidad nacional?Primó, entonces, el trabajo por el futuro del país, más allá de las diferencias políticas, situación muy poco frecuente en nuestra historia republicana. Ese fue un verdadero período de unidad nacional que trascendió más allá de las paredes del recinto de sesiones de la Asamblea. Hay que recordar que la Constituyente fue el resultado de un proceso ciudadano de jóvenes con apoyo de actores políticos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad