Magistrado electo del CNE dice que hay que recuperar la credibilidad del organismo

Magistrado electo del CNE dice que hay que recuperar la credibilidad del organismo

Septiembre 10, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpais.com.co | Colprensa
Magistrado electo del CNE dice que hay que recuperar la credibilidad del organismo

Armando Novoa, magistrado electo por la alianza entre el Polo Democrático, la Alianza Verde y el Movimiento Mira para el Consejo Nacional Electoral.

Armando Novoa, uno de los magistrados que conformarán la Sala Plena del Consejo Nacional Electoral dijo en entrevista que la entidad tiene que recuperar la legitimidad institucional.

El pasado 28 de agosto el Congreso de la República eligió a los magistrados que integrarán la Sala Plena del Consejo Nacional Electoral (CNE). Tras una alianza de los sectores del Polo Democrático, el Partido Alianza Verde y el Movimiento Mira, Armando Novoa entró a integrar esa corporación. El abogado que participó en el proceso de la constituyente y que es reconocido por su conocimiento en temas electorales, representará a un sector de la izquierda que hace casi 20 años no estaba representada en el CNE. Aunque hace mucho no participa en el sector público promete ser la voz de aquellos que han sido críticos con algunos aspectos del sistema electoral en el país. Armando Novoa habla del reto que será ser el vocero de estas colectividades y del desafío que presenta estar en una institución que según él debe recuperar la legitimidad y abrir su gestión al ciudadano. ¿Qué significa para usted llegar al Consejo Nacional Electoral cuando fue muy cercano a un proceso como la Asamblea Nacional Constituyente? En primer lugar, me siento muy complacido de que alrededor de mi nombre se hubiera podido lograr un consenso del Partido Alianza Verde, Polo Democrático y el Movimiento Mira. En segundo lugar asumo esa presencia como un enorme reto porque yo provengo de sectores que históricamente han sido críticos con el sistema y la forma como funcionan las autoridades electorales. Hoy en día tenemos el enorme reto de que nuestra presencia en el Consejo Nacional Electoral sirva para que esas críticas vayan quedando atrás lo que implica recuperar la legitimidad de esta Institución para que sea trasparente, de puertas abiertas a la ciudadanía y no solamente a la clase política, que reúna las inquietudes de los creen o no en los Partidos y eso significa hacer una magistratura de cara a la opinión pública. No son pocos los retos, tengo que reunir la opinión de los sectores que nos apoyaron, entender que en el CNE más que ir a hacer favores nos toca es colocar a esa entidad en el primer nivel de deliberación institucional. ¿Esos objetivos con los que usted llega, sí cree que van a ser compartidos con sus demás compañeros cuando vemos que allí hay políticos tradicionales? Yo esperaría que todos los magistrados del CNE entendiéramos que el primer reto que tenemos es recuperar la credibilidad institucional. Debemos entender que a pesar de que tenemos origen político nuestro compromiso fundamental es con las Constitución y con la democracia, y que en ese orden de ideas sería alrededor de estos dos principios. Por supuesto, nos corresponde responder a las expectativas de los partidos, siempre y cuando hagan un esfuerzo para ajustarse al marco normativo que establece la Constitución y una serie de leyes que se han dictado para mejorar su funcionamiento, por ejemplo el acto legislativo 1 del año 2009 y la ley 1475 del año 2011. Es prematuro descalificar a cualquiera de los nuevos magistrados. ¿Cuáles son los principales retos en cuanto a la gestión del organismo electoral? Son varios, primero ejercer la función que le asigna la Constitución; segundo, tiene el reto de hacer una propuesta para mejorar el sistema electoral, empezando por el propio funcionamiento del CNE que está mencionado en los acuerdos de paz de La Habana como uno de los organismos que tiene que ser objeto de una cirugía a fondo. Hay otros retos en el ejercicio de sus competencias como garantizar el desarrollo regionales de octubre de 2015, para que se efectúen con transparencia y credibilidad frente a la opinión pública; hay otras actividades como el desarrollo de investigaciones administrativas, las quejas contra los resultados electorales, la decisión sobre si imponerles sanciones a los partidos que eventualmente hubieran violado la norma en las elecciones. En el tema de la reforma electoral se esperaba que el Gobierno también incluyera modificaciones de fondo al CNE. Sin embargo sólo destacó que se elegirán por cuatro años no más, ¿esta reforma se necesita pronto en el país? Para que haya una democracia plena y con equilibrio de poderes se necesita que el poder más importante de una democracia, que es la ciudadanía, no sea desconocido y uno de los mecanismos por donde pasa la posibilidad de que el poder ciudadano se exprese es por las autoridades electorales y por el CNE. El Gobierno ha señalado que temas de fondo relacionados con algunas asuntos electorales y políticos como la reforma al CNE, el estatuto a la oposición o las garantías a las minorías no van a entrar en este proyecto porque argumenta que ese tema va a retomarse en el año 2015 una vez se suscriban los acuerdos de paz. Aunque yo entiendo esa lógica del Gobierno, no estoy convencido de que sea el camino más adecuado porque implica darle aplazamiento a una serie de reformas que son urgentes para el próximo año, además de tener un nuevo marco institucional. Yo creo que es importante llevar a la Constitución la posibilidad de que las minorías y los partidos de oposición tenga por derecho propio una presencia en el Consejo Nacional Electoral y no estén sujetas a las alianzas que hagan las mayorías. Debe definirse con claridad cuáles son los ámbitos de competencia de la Sección Quinta del Consejo de Estado, del CNE y del Registrador Nacional para efectos electorales porque ahí hay una mixtura que no ha funcionado bien. Me parece que para el próximo año ya los problemas deberían estar resueltos y empezar esta discusión después de octubre de 2015 es demasiado remoto, voy a sugerir unos proyectos de reformas que puedan incluso, llevar a una nueva elección de magistrados ya con la incorporación de los sectores que hoy están en armas y se unen a la vida civil, tenemos que pensar en eso, que significa trabajaren cosas estratégicas y de largo aliento. ¿Cuáles serían esas estrategias que debe pensar el organismo electoral debido a la participación política de las Farc? En los acuerdos ya se han mencionado algunos, es necesario con urgencia expedir el Estatuto de Oposición, que las minorías tengan presencia en el CNE, hay que mirar el tema del umbral del 3% ya que esto puede cerrar los espacios de nuevas opciones políticas, se tiene que evaluar el funcionamiento de la Registraduría de cara a la organización de todo el proceso electoral y tenemos que pensar en unos cambios que le den nueva legitimidad a la autoridad electoral porque si están cubiertas de corrupción va a ser muy difícil que avancemos a un sistema democrático. ¿Se puede pensar que el CNE pueda ser más estricto en el momento en el que se otorguen los avales, para seguir cerrando las puertas a la influencia de grupos ilegales que pueden llegar a la lista de los partidos? Pienso que la ley 1475 les entregó a las autoridades electorales unas competencias que no se han usado a fondo, que estamos a la espera de que se apliquen en orden a mejorar el funcionamiento del sistema representativo, tenemos que tener cuidado que no se judicialice el debate sobre la depuración de los partidos. Le corresponde al CNE contribuir a que sea realidad pero estos dispositivos de control para mejorar los niveles de transparencia ya están en la ley sin significar que no se pueden hacer ajustes que ya se mencionan en la reforma que ha presentado el Gobierno. Esta semana se habló del voto obligatorio que no fue incluido en la reforma. ¿Es necesario este mecanismo? Yo creo que en cualquier nación civilizada los ciudadanos deben tener derechos y deberes, en la Constitución de 1991, el voto es un derecho y un deber ciudadano de obligatorio cumplimiento y hay mecanismos actuales que establecen incentivos para la participación de los ciudadanos en los certámenes electorales en ese orden de ideas discutir la viabilidad del voto obligatorio sin crear mecanismos que permitan hacer efectivas las sanciones que se impongan puede conducir a una desestimación de las medias que invitan a los ciudadanos a participar. Podría parecer odioso que se le obligue al ciudadano a sufragar cuando hay una fractura tan grande entre la política y la ciudadanía pero teóricamente yo estoy a favor. De los partidos que usted representa, ¿cuáles son las principales necesidades de estas colectividades en lo electoral? En el caso del Mira hay una discusión muy fuerte sobre el umbral electoral del 3% para entrar al Senado, el Movimiento se queja de que no tuvo las garantías para participar, esto hay que mirarlo en forma más concreta. El Polo entiendo que está examinando las reformas electorales que se necesitan he oído voces como la del senador Jorge Robledo que manifiesta su crítica al establecimiento del voto preferente, algo similar escucho de Alianza Verde que en voz de Antonio Navarro considera muy importante que en el contexto de esta reforma se avance hacia la abolición de este voto y hay un común denominador en estos tres partidos que son las críticas a la falta de transparencia del sistema electoral. ¿Quitar el voto preferente sí oxigena a la democracia colombiana? Hay quienes consideran que la supresión de voto preferente puede llevar a quitarle al ciudadano la posibilidad de que escoja libremente porque candidatos al congreso votar porque al cerrarse la lista y obligar al ciudadano a votar por el partido y no por un personaje dentro del mismo podría suprimir nuevos liderazgos y establecer un régimen de partidocracia. El legislador tendrá que llevar a un punto de equilibrio y sopesar los argumentos en uno y otro sentido. ¿El tema de la financiación de las campañas en un 100% por parte del Estado está muy lejos de darse? Uno de los agujeros negros del sistema electoral es la financiación de las campañas, empezando por la presidencial, la abolición de la reelección es un paso adecuado. Es hora de que se examine la posibilidad de la financiación estatal única en la campaña del Congreso de la República, y abolir la financiación de particulares, ese tema debe ser avocado, esperaríamos que en algún momento el Gobierno presentara una iniciativa o si no el CNE debería recomendar unas reformas con respecto a este tema.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad