Los excesos con la tecnología son lesivos para el oído y la vista

Escuchar este artículo

Los excesos con la tecnología son lesivos para el oído y la vista

Julio 14, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Alda Mera | Reportera de El País
Los excesos con la tecnología son lesivos para el oído y la vista

Las gotas de descanso y de lubricación de los ojos son una opción farmacológica para el cansancio visual. Lo ideal es no tener que aplicarlas.

El mayor riesgo profesional en el país es osteomuscular con 80,8 %: (el túnel de carpo lidera con 54,5 %), seguida de epicondilitis (9,7 %) y la columna dorsolumbar (9,4 %).

La alteración del túnel del carpo es la patología laboral más frecuente en el país. Lo dice la Federación de Aseguradores Colombianos, Fasecolda, que en 2007 la reportó como la primera enfermedad laboral en el país, con 54,5 %. Y lo confirma el doctor Diego Fernando Flor, médico especializado en salud ocupacional y asesor de riesgos laborales de Willis Colombia. El especialista admite que hay un buen número de pacientes con esta patología provenientes de entidades oficiales, en las que hay que digitar mucho, presentar informes de gestión, tabular datos y esa labor repetitiva con el teclado, enferma a los trabajadores de las manos, en especial del túnel del carpo.Es el caso de un ingeniero forestal que pasaba medio tiempo en trabajo de campo y luego se quedaba hasta medianoche digitando esos reportes. Fue remitido por la Aseguradora de Riesgos Laborales, ARL, y le fueron reconocidas sus prestaciones como pensionado por esa discapacidad.También se desencadenan afecciones por contacto excesivo con las nuevas tecnologías. Como las que desarrolló un ingeniero de sistemas de 43 años que debía monitorear por diez pantallas de computador toda la producción de una empresa.Un lunes festivo hubo un daño en la planta de control y como suspender la producción implica pérdidas, salió desesperado en su carro a buscar un técnico que arreglara el problema. En el camino le dio un infarto.El paciente logró demostrar que estar más de ocho horas al día supervisando simultáneamente diez computadores era una sobrecarga laboral. Sin embargo, solo en una tercera instancia a nivel nacional le aprobaron su reclamación, que fue atendida con una reubicación en la empresa.Esta exposición excesiva a la pantalla de los computadores disminuye el parpadeo por la concentración exigida, ocasionando la resequedad en los ojos porque ese acto reflejo de cerrar y abrir el párpado es el que permite su lubricación. Por ello los oftalmólogos recomiendan tener cuidado con la distancia del monitor y con hacer pausas en las que el empleado contemple el paisaje a lo lejos para descansar la vista.Sin embargo, a los especialistas les preocupa que aparte del escenario laboral, donde la dolencia le llega al paciente casi que en el contrato de trabajo, los jóvenes se busquen los males a la fuerza con el uso y abuso de los dispositivos electromagnéticos.La médica otóloga Susana Santamaría destaca que cada día llegan más adolescentes con problemas auditivos porque los IPod no tienen regulador del volumen. “Mientras el sonido de un parlante se expande en el ambiente, el del IPod entra directo al tímpano sin posibilidad de amortiguarlo”, explica la especialista de la Fundación Clínica Valle del Lili.Entonces, se produce un trauma acústico que lesiona las células ciliadas internas, que son las que perciben las frecuencias agudas, y cuando mueren, son irrecuperables. Ante un ruido estrepitoso ocasional, ellas se aturden, pero vuelven a su estado normal, pero cuando ese ruido es permanente, su daño es irreversible. Es lo que hacen los jóvenes ahora. Aislarse del mundo, solos con su música. Y con su aturdimiento cuando el volumen del dispositivo supera los 75 decibeles, el equivalente al ruido de un avión al despegar. De ahí que la nueva generación de IPod vendrá con volumen regulado para poder adecuarlo a un nivel tolerable para la capacidad auditiva del ser humano.La recomendación de la doctora Santamaría es que el volumen ideal debe ser aquel que le permita al usuario de este dispositivo escuchar y entender a un interlocutor situado a un metro de distancia. Y a su vez, que este no escuche nada de la música que ese usuario está oyendo en su dispositivo.Las manos, las más afectadasTúnel del carpo o atrapamiento de los tendones flexores de las manos, es la enfermedad laboral más común en Colombia, causada por el sobreuso del computador. Ahora hay otro factor desencadenante como el uso excesivo de otras nuevas tecnologías. Otra dolencia común es la tenosivitis o inflamación de los tendones. Una tercera patología de las extremidades superiores es la epicondilitis o codo de tenista. El dolor en los pulgares y lesión por el chateo excesivo es menos común.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad