La polarización podría ser una droga que se consume en redes sociales, lea aquí el informe de LLYC

Enero 20, 2023 - 09:35 a. m. 2023-01-20 Por:
Redacción El País
Informe de LLYC

Imagen de referencia.

Cortesía para El País

El nivel de polarización en Iberoamérica ha crecido casi un 40% en los últimos 5 años, así lo demuestra el informe de LLYC, titulado ‘The Hidden Drug, un estudio sobre el poder adictivo de la polarización del debate público’, el cual utiliza técnicas de Big Data e Inteligencia Artificial.

Este informe analiza la conversación de los últimos cinco años en Iberoamérica y Estados Unidos, procesando más de 600 millones de mensajes en redes sociales, recogidos entre el 1 de septiembre de 2017 y el 31 de agosto de 2022.

Además, fue realizado en colaboración con expertos como Mariano Sigman, neurocientífico y autor de "El poder de las palabras"; Patricia Fernández, psicóloga Clínica del Hospital Ramón y Cajal; y Belén Carrasco, investigadora senior y directora adjunta de Eyes on Russia, Centre for Information Resilience.

En conversación con El País, Sigman explicó que la polarización se refiere a una distribución que se ubica en los extremos. “Por ejemplo piensa en una imagen en blanco y negro que subes a Instagram, si aumentas el contraste cambias los matices que tiene y por ende la estás polarizando”.

Frente a la polarización, Sigman también exaltó que “la polarización en redes sociales es muy alta. Si un grupo no puede entender las ideas del otro, emociones como la ira, el enojo o el enfado se exacerban y esto puede resultar en grandes tragedias humanas, en guerras o en matanzas”.

En el informe de LLYC también se resalta que en Colombia, aquello relacionado con los derechos humanos y el aborto son los temas que más polarizan a la sociedad; a su vez derechos humanos es la temática que mayor volumen de conversación moviliza.

“La adicción a las redes sociales alcanza en determinados casos el rango de droga: una droga escondida tras la aparente normalidad del uso de estas plataformas digitales”, agrega.

Mariano Sigman, autor del libro ‘El poder de las palabras’, aseguró que “Hay una molécula en el cerebro que determina si algo es adictivo o no y se llama dopamina. Por ende, cuando consumes algo, quieres cada vez más y no te cansas”.

“Si una persona dice que está enfadada, de seguro lo va a estar y eso hace que cambie cómo observa el mundo y su alrededor. Por eso va a buscar razones que sigan alimentándole y dándole combustible a su emoción”, puntualizó.

David González Natal, socio y director general de la Región Norte de LLYC, concluye diciendo que “vivimos en una sociedad adicta al conflicto, una adicción que se ve potenciada por el uso de redes sociales que ayudan a reforzar nuestras propias opiniones y prejuicios, alejándonos del consenso general. Más allá de los datos, que son muy reveladores, el principal valor de The Hidden Drug es invitarnos a todos a reflexionar y a encontrar espacios de diálogo y conciliación con los otros”.

El estudio, realizado en Argentina, Brasil, Colombia, Chile, Ecuador, Estados Unidos, España, México, Panamá, Perú, Portugal y República Dominicana, señala que cada vez crece más polarización en el mundo, casi un 40% en Iberoamérica y un 2,2% en EE. UU. en los últimos cinco años.

Para descargar el informe completo, haga clic aquí.

VER COMENTARIOS