Habla Natalia Ponce de León, la mujer valiente que inspira al mundo

Escuchar este artículo

Habla Natalia Ponce de León, la mujer valiente que inspira al mundo

Abril 08, 2018 - 07:55 a.m. Por:
Paola Guevara / editora de Vé El País 
Natalia Ponce de León

Natalia Ponce de León fue atacada con ácido por un desconocido

Colprensa

Natalia Ponce de León, líder mundial de empoderamiento femenino y luchadora por los derechos de las personas que han sufrido ataque con agentes químicos, parte pronto rumbo a la Universidad de Harvard y el MIT, donde hablará en ‘Colombia 2040’ sobre lo que significa ser colombiano en el contexto actual del proceso de paz y sobre las perspectivas del país para los próximos años. Pero antes visitará Cali como invitada al conversatorio ‘Historias que inspiran: Mujeres que trascienden’, el jueves 19 de abril, en el Club Campestre. Allí hablará, a partir de su experiencia, sobre cómo sobreponerse a la adversidad y construirse como agente de cambio no solo para sí misma sino para los demás. Mientras llega esta cita imperdible, habló así con El País.

Natalia, usted es fuente de inspiración para muchos. Y a usted, ¿quién la inspira?

Desde que estoy en el hospital, desde que sufrí el ataque con agente químico mi familia ha sido y seguirá siendo mi fuente de inspiración para salir adelante, mi mamá, así como mis hermanos. Cuando empecé la Fundación Natalia Ponce de León conocí a muchas  mujeres sobrevivientes de  ataques con agente químico, muchas antes que yo, mujeres que además fueron víctimas de distintas violencias, ellas que han salido adelante y han dejado de ser víctimas son y seguirán siendo siempre mi inspiración, y la razón de ser de la Fundación.

¿Cómo es mentalmente y espiritualmente la mujer que ahora habita su cuerpo, en comparación con la mujer que era antes del criminal ataque en su contra?

Mucho más fuerte, sensible al dolor de las y los demás. Segura de mí misma. Me amo a mí y a la vida por encima de todo, porque mañana no sé qué pueda pasar y el ayer ya pasó. Me siento liviana de peso y libre de todo rencor u odio. Me siento feliz y plena, motivada para seguir adelante y para ayudar también a muchas personas que pasan por un ataque con agente químico para que sepan que sí se puede salir adelante, solo se necesita proponérselo. Además quiero que todas y todos aprendan la importancia del amor propio, el poder de la mente y de la fuerza espiritual, quiero también que todas las mujeres sepan lo que significa el amor propio y lo importante que es, no necesitamos cumplir estereotipos de género ni parámetros de belleza, la belleza está en nosotras mismas, en quiénes somos.

¿Imagina su proceso sin haber tenido una fuerte red de apoyo familiar y médico?

Doy gracias todos los días por tener la familia que tengo, como lo dije son fuente de la inspiración, son un motor. A mi ángel Jorge luis Gaviria que me ha ayudado a reconstruir mi identidad poco a poco. Pero en especial a todas y a todos los que han estado en este proceso, son mis  ángeles, el amor de mis amigas y amigos, allegados y desconocidos del mundo. El amor mueve montañas y hace milagros, nos hace fuertes, por eso toda esa red lo es y lo será todo.

Cuando conoce el caso de tantos atacados y atacadas con agentes
químicos que viven en situaciones muy precarias, a lo mejor sin poder volver a ser el sustento de sus hijos o habiendo perdido la vista, entre otras facultades esenciales, ¿qué piensa que podemos hacer para aliviar ese dolor y de qué forma podemos aportar?


Desde que estuve en el hospital conocí esta realidad, dolores que viven y vivimos muchas y muchos colombianos. Por ello, tomé la decisión de crear la Fundación Natalia Ponce de León para defender, promover y proteger los Derechos Humanos de las personas víctimas de ataques con químicos, toda vez que estos constituyen una forma de violencia que menoscaba o anula el goce de sus derechos y libertades fundamentales. Siempre que se quiere se puede y hay muchas opciones, para eso trabajamos, para que accedan a la justicia, al derecho al trabajo, entre otros, aunque no sea fácil.

Háblenos sobre la labor de su Fundación, y cómo podemos apoyarla.
Si quieren aportar pueden conocer la Fundación y donar, si hay algo específico que puedan donar pueden escribirnos y si alguna o algún sobreviviente lo necesita hacemos el enlace, o también pueden donar su tiempo y ser voluntarios o participantes. En la página encuentran toda la información: www.fundacionnataliaponcedeleon.org.

Con la Ley Natalia Ponce el Estado cumple parte de la responsabilidad en la protección de las víctimas. ¿Qué nos falta? ¿Qué estructuras
o leyes o sistemas deben cambiar todavía para facilitar la llegada de alivio y auxilio a las víctimas de este tipo de barbarie?

Existen varias  leyes, decretos y normatividades que buscan promover y garantizar de manera integral los Derechos Humanos de las y los sobrevivientes;  lo importante es que se implementen y que se divulguen. En el caso del acceso a la justicia, investigar y sancionar de manera oportuna y eficiente la comisión del Delito 116 a de la Ley 1773 de 2016,  por ello  la Fundación ha venido trabajando de la mano con la Fiscalía General de la Nación en la creación de un Protocolo para la Investigación y Judicialización de este delito, en el marco de la Ley Natalia Ponce de León.

¿Y en salud?

En esa materia el Ministerio de Salud trabajó en un Protocolo, además la Circular 008 de 2017 de la Supersalud busca garantizar el acceso pleno a todos los servicios de salud requeridos en la atención y recuperación de quienes hemos sido sobrevivientes de un ataque con agente químico.
También existe el Protocolo de primer respondedor (sociedad)  y primer respondiente (Policía, ambulancia, urgencias) para la atención primaria de los casos, lo primero que debemos hacer. Pero lo que realmente debemos hacer es divulgar, sensibilizar y conocer el contenido de todas estas acciones afirmativas para mitigar los daños causados y en especial prevenir la ocurrencia de nuevos ataques, de nuevas vulneraciones a los Derechos Humanos.

En medio movimientos globales de empoderamiento como #MeToo, #Time's Up, entre otros, ¿cuál es su postura sobre el feminismo?

Soy orgullosa de haber venido a esta vida siendo mujer, claro que soy feminista. En mi punto de vista el feminismo  es algo muy personal y propio, único para cada persona, es la forma de pedir al mundo igualdad y equidad de género, donde todas y todos tengamos los mismos derechos no solo en la ley sino en el día a día; que no nos maten por el hecho de ser mujeres, que no nos paguen menos por el mismo trabajo, que no nos exijan un rol  determinado de amas de casa dentro de la sociedad,  que no nos traten por ser  mujeres como un objeto ni propiedad de nadie. En relación con el movimiento #MeToo son muy importantes estas manifestaciones respecto a evidenciar violencias de género como el acoso y el abuso sexual a veces tan invisibilizadas y donde las culpables de las agresiones resultamos siendo las mujeres: “Quién le mando a ponerse esa falda”, “para qué lo provocó”. Estos movimientos son importantes para visibilizar que vivimos en una sociedad machista donde la violencia hacia nosotras las mujeres es aceptada.

¿Cuál es su postura frente a las discusiones actuales sobre acoso
y abuso sexual contra la mujer y qué consejo le daría al próximo presidente de Colombia en ese sentido?

Al próximo presidente lo invito a tomar acciones frente a la violencia de género, a educar en este tema, a formentar iniciativas que permitan reconocer a la mujer como sujeta de derechos y no como objeto sexual, para que podamos cambiar las perspectivas desde las niñas y los niños, sobre lo que significa ser mujer. Hay que  gritar a cuatro vientos cuando se está siendo violentada, cómo y cuando, eso da fuerza para que más mujeres alcen la voz, genera sororidad y además genera también que no nos sintamos nunca culpables. Para que seamos un país evolucionado y equitativo lo primero es educar a las nuevas generaciones mostrándoles que nunca podemos dejar de soñar, que el respeto por uno mismo y el amor propio es lo primordial para poder respetar y amar al mundo. Sin estos valores seguiremos como estamos y como lo hemos estado por décadas. Colombia es de nosotros, no del poder. El poder es corrupto como el ego. 

Corazón de madre 

*Por: Isabel Peláez y María Camila Cardona 

Natalia Ponce de León

Julia Gutiérrez es la mujer que inspira a la valiente Natalia Ponce. La madre de tres hijos y abuela de tres nietos, admite que el ataque sufrido por su ‘niña’, fortaleció su relación.

¿Qué fortaleza veía en ella siendo niña? ¿Y qué soñaba ser de grande?

Siempre brilló, ha sido amorosa, cero conflictiva y pulcra. A los 12 años la escogieron como la niña más linda de Bogotá. Quería ser psicóloga y entró a La Sabana pero no le satisfizo. Estudió medios audiovisuales y se fue a Londres, por tres años guerrió, trabajó en hoteles, meserió, aprendió inglés, porque yo no tenía forma de ayudarle.

Heredó lo luchadora de usted, que tiene su empresa de confección de uniformes...

Sí, es mi mini mí. Sus hermanos dicen que es mi fotocopia. Todos hemos sido luchadores, especialmente ‘Naty’. Yo me separé y quedé al cuidado de mis tres hijos, mi economía no era suficiente y ella, en la universidad, vendía caramelos, para ayudarse ella y a sus hermanos.

¿Su relación se fortaleció luego del terrible hecho?

Sí. No sabía que ella pudiera resistir tanto dolor, no se dejó consumir ni por la tristeza ni por el odio. Seguirá teniendo momentos difíciles pero ella es una luchadora.

¿Se ayudaron con terapias de qué tipo?

Soy creyente en Dios, saqué una fuerza sobrenatural de mantener a mi familia unida. Pese a que Natalia había quedado destruida, traté de darle seguridad. Más que terapias con psiquiatras, la familia y los amigos la ayudaron a salir adelante. Recibía mensajes de todo el mundo y adonde llega, la gente la abraza y le dice cosas lindas.

¿Qué mensaje le daría a mamás cuyos hijos hayan sufrido un drama similar?

Que llenen de amor y seguridad a sus hijos, sin dejar de sentir. Yo, en ocasiones, lloraba y gritaba, pero en el hospital ¡jamás! Iba fuerte, orábamos. No podía tocarla ni abrazarla, debía estar a un metro de ella para que no se infectara, mi manera de hacerle llegar ese amor era leerle las cartas de la gente.

¿Qué frase les ayudó a sacar fuerzas?

Cuando le quitaron el vendaje y ella se vio desfigurada, quedó en shock, mirando al infinito y me dijo: “Má’, soy un monstruo” y yo, lo más calmada posible, dije: “Sí nena, en este momento eres totalmente un monstruo, pero te lo juro ante Dios que lucharemos para que tú quedes bien y saldrás victoriosa de esto”. Ella dice que esa frase la fortaleció, porque no le mentí.

¿Cómo logró que sus hijos perdonaran?

Estaban llenos de odio y dolor. Un día les prohibí expresarse mal de Jonathan (Vega), que esa rabia no iba a sanar a Natalia. La vida es recoger lo pasado y afrontar el futuro. Jamás lo odié. Uno no entiende cómo un ser ajeno a su vida pudo dañarla tanto. Ahora, lo llamamos por su nombre.

¿Lo han visto y cómo fue ese encuentro?

Sí, en la primera audiencia. No pude quitarle la mirada de encima, sólo pensaba en mi Natalia con los brazos quemados con ácido y escuchaba a la abogada defenderlo como un león. Cada que me miraba, veía que mis ojos estaban sobre él; en un momento se llenó de ira y se lanzó a pegarme, sus custodios lo controlaron y nunca más lo volví a ver. Con Natalia nunca se ha visto.

Cuando lo de Natalia, ¿usted se enfermó?

Soy oxígeno dependiente, el día del ataque a ‘Naty’ me dio un infarto y mientras ella salía para la clínica con los hermanos, me llevaron a cuidados intensivos. Me descubrieron ‘Síndrome del corazón roto’, a los días en el hospital, con todo y oxígeno, me fui a cuidarla. Me daba miedo morirme y dejarla sola. Ahora sé que siempre brillará.

¿Qué piensa de los logros de Natalia?

Cuando ella estaba en la clínica, yo iba al Congreso a reclamar justicia. Cuando salió de la clínica tomó las riendas sin importar que la señalaran. Valió la pena su lucha.

¿Cuantas operaciones lleva? ¿Cómo la ve?

36 en cuatro años. No le quedó ni un centímetro de su cara, no tenía párpados ni nariz, todo se lo han ido reconstruyendo el doctor Gaviria. Amo su nuevo rostro. Conserva su esencia, es hermosa.

¿Y ella cómo se ve?

Se siente divina. En Cali la verán con manga sisa sin importarle sus brazos quemados. No esconde sus cicatrices, se pone sus vestidos de baño, nada la limita. Antes le decía: “Nena, ponte manguita larga” y un día me dijo: “Mami, no puedo estar todo el tiempo de manga larga. Las cicatrices son parte de mi vida, no sufras, yo no estoy sufriendo”.

¿Qué piensa ella de salir con alguien?
Me dice que le gustaría tener una pareja y le digo que si Dios lo tiene entre sus planes, llegará quien la quiera tal cual es.

Heroína mundial
Natalia Ponce de León

El activismo de Natalia Ponce de León se convirtió en un fenómeno que no solo conmovió a todos los colombianos, sino que, por su significado y la valentía que implicaba, alcanzó al mundo entero e, incluso, llegó a ser un ícono para la cultura popular.

En la India, uno de los países con mayores índices de ataques con ácido a las mujeres y de violencia de género en general, Natalia se convirtió en uno de los personajes de un cómic que busca atacar las violencias contra las mujeres.

Se trata de ‘Priya’s Shakti’, una historieta virtual que surgió en el país asiático, como una de las respuestas a la horrible violación grupal y el asesinato de una joven en un autobús en Nueva Delhi en 2012. El incidente causó una gran protesta en toda India, especialmente entre los jóvenes, tanto hombres como mujeres. Muchas personas pidieron un cambio cultural, especialmente en términos de empoderar a las mujeres en la sociedad moderna y desafiar los puntos de vista patriarcales profundamente arraigados que afectan tanto a las mujeres como a los hombres.

El cómic, en el que varias heroínas víctimas de violencia de género y ataques de ácido en todo el mundo inspiran a mujeres y hombres en todo el mundo, fue creado gracias a la participación de la organización apoyada por el Banco Mundial, WEvolve Global Initiative, así como por Tribeca Film Institute’s New Media Fund, la Fundación Ford, así como la Fundación Natalia Ponce de León, y otras organizaciones que luchan contra la violencia de género en todo el mundo.

En la historieta, Priya se enfrenta a una serie de deidades que representan algunas de las formas más comunes de violencia contra la mujer en todo el mundo, y en su lucha aparecen varias víctimas de ataques con ácido, entre las que se destaca Natalia Ponce, quien hace parte del capítulo segundo del cómico, llamado ‘El espejo de Priya’. En este capítulo, a través de un espejo las víctimas de estos ataques recobran su autoestima y buscan de nuevo un lugar en la sociedad.
La historieta, además, tiene un componente de realidad aumentada y varios recursos multimedia que permiten a los lectores escuchar las voces reales de las víctimas de de ataques con ácidos que se han convertido en heroínas.

"La razón por la que creé los vídeos es para poner una cara real y voces al cómic y a Priya. Los cómics tienden a alejar al lector de la realidad, pero al agregar los videos al cómic, pude demostrar que hay un rostro y una historia humana detrás de los personajes”, explicó Ram Devineni, uno de los desarrolladores del proyecto.

Tanto Priya como Natalia, más que sobrevivientes, se han convertido en iconos mundiales de la lucha contra todas las formas de violencia contra las mujeres, luchas que han sido honradas por miles de personas en todo el mundo que han descargado en más de 500.000 veces la historieta ‘Priya’s Shakti’.

La historia de Natalia, así como la de Priya, es la historia clásica de una heroína griega, quien cae pero se levanta para rehacer su mundo, y por qué no, rehacer todo el mundo.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad