Gobierno radica hoy la reforma que traerá revolcón político

Gobierno radica hoy la reforma que traerá revolcón político

Septiembre 03, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País, Bogotá
Gobierno radica hoy la reforma que traerá revolcón político

Con la reforma política el Gobierno pretende eliminar las contralorías territoriales y sus funciones pasarían al ente que va a dirigir el recién elegido contralor Edgardo Maya.

El proyecto entra por el Senado y desde ya se avizoran fuertes debates. Acabar las reelecciones, el eje central.

Un revolcón político, que afectará a la administración de justicia, comenzará a tramitar el Congreso la semana entrante, luego de que hoy se radique el proyecto de acto legislativo de equilibrio de poderes, al cual el Ejecutivo daba sus últimas puntadas anoche.Este miércoles el presidente Juan Manuel Santos hará la presentación de la iniciativa en Palacio a las 11:00 a.m. y, paso seguido, el ministro del Interior, Juan Fernando Cristo, la radicará en la Secretaría General del Senado.Si bien hasta anoche se mantuvo el hermetismo, se conoció que el Gobierno ya identificó los problemas que han afectado el esquema de pesos y contrapesos del Estado.Sobre este aspecto, el ministro Cristo explicó que dichos desajustes se determinan por situaciones como “la reelección presidencial, el intercambio de favores entre organismos de control y sujetos de control, funciones idénticas asignadas a distintas entidades, las competencias nominadoras de la cúpula de la rama judicial en el proceso de elección de las cabezas de los organismos de control, la precaria representatividad política de varios departamentos comparados con otros y excesivos poderes en los organismos de control disciplinario y fiscal”.En este sentido, el articulado del Gobierno pretende, en primera instancia, acabar con las reelecciones del Presidente, el Procurador General y otros funcionarios.El pasado martes se confirmó que el aumento del período del Presidente, que inicialmente estaba planteado a cinco años, fue prácticamente descartado, debido a que afectaría el equilibrio de las instituciones del Estado como el Congreso, los concejos, las asambleas, ediles, organismos de control y Fiscal General. De hecho el senador liberal Horacio Serpa dijo que la posición de su colectividad es mantener el periodo en cuatro años sin reelección, lo que se traduce que se volvería al esquema que existía antes de 2006.Serpa aseguró que “en el liberalismo anda rondando la idea de que se acabe la reelección presidencial y que se mantengan los periodos tal y como están de cuatro años, pero eso hay que debatirlo, esto apenas comienza. La gente no quiere más reelección”.No obstante, el Centro Democrático radicó ayer en la Cámara de Representantes su propio proyecto, el cual mantiene la reelección. Sobre el tema, el representante Edward Rodríguez, al inscribir ayer la iniciativa en el Senado dijo que “no es mala la reelección presidencial sino a quién se reelige”.Otros cambiosLa restricción a las reelecciones también cobijarían al Congreso, tal y como lo explicó el senador de la U, Armando Benedetti, quien dijo ayer que “la idea es acabar con todas las reelecciones, no solo la del Presidente, por eso es necesario también limitar la de los congresistas”, lo que se traduciría que los legisladores solo podrían ser reelegidos una sola vez.En compensación, se habla de revivir la posibilidad de que los congresistas puedan ser nombrados ministros o embajadores, tal y como lo señaló el senador liberal Juan Manuel Galán, quien dijo que esta factibilidad quedó planteada en las reuniones con el Gobierno.Pero la reforma no se limita a los temas anteriores. Según se pudo establecer, la iniciativa abordará temas como la silla vacía para los delitos dolosos y de corrupción administrativa; se elimina el voto preferente y cambiaría la circunscripción del Senado que sería de un 20% nacional y un 80% regional.Con respecto al voto preferente, diversos sectores advirtieron que este esquema motivó el crecimiento de las microempresas electorales, que ya no se evidencian en los diferentes partidos sino al interior de los mismos.En este sentido, el senador Roy Barreras manifestó que “el voto preferente terminó siendo un adefesio que prohíja la compra de votos, la clientelización de las listas y, peor aún, la infiltración de grupos ilegales y dineros criminales en la democracia”.Sobre el Senado regional, analistas dividieron opiniones entre el aumento del gamonalismo político y la necesidad de una verdadera representación. El profesor de la Universidad del Rosario, Mauricio Jaramillo, dijo que “con este esquema habría menos control y habría una llegada masiva de gamonales al Senado como ocurre hoy en la Cámara de Representantes”.En contraposición, el politólogo John Mario González sostuvo “es una buena medida porque hoy el Senado no ha logrado alcanzar el espíritu de la Constitución de tener una representación nacional y todo se volvió una rapiña que, incluso, encareció las campañas”.Pero hay más. En materia judicial, esta reforma integra muchos elementos de la fallida reforma a esa rama, que terminó por ser un escándalo porque los congresistas estaban legislando en causa propia.Es así que elementos como la eliminación de las funciones nominadoras de las altas cortes para cargos; la creación de un Tribunal de aforados para la investigación y juzgamiento de los altos funcionarios como el Presidente, Fiscal, Procurador, entre otros; la acreditación de experiencia de 20 años para ser magistrado de las altas cortes; la elección del Contralor por parte del Congreso, sin una terna presentada por las Cortes; la eliminación de Auditoría General y el Consejo Superior de la Judicatura; y la doble instancia para el juzgamiento de Congresistas, son temas que resucitan tres años después de la fallida reforma.El trámiteLa iniciativa de equilibrio de poderes por tratarse de un proyecto de reforma constitucional requiere de ocho debates, cuatro en Senado y cuatro en Cámara, en dos vueltas.El proyecto iniciará su trámite en la Comisión Primera del Senado, donde la Unidad Nacional tiene 9 senadores (4 de la U; 3 liberales; 2 de Cambio Radical); de partidos cercanos al Presidente 4 (3 conservadores y 1 de Opción Ciudadana); 5 de la oposición (1 del Polo y 4 del Centro Democrático) y 1 de la Alianza Verde. Aquí, no tendría mayores traumatismos.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad