Néstor Humberto Martínez: ¿Al Fiscal lo tumbó el narcotráfico?, lo que dice sobre su renuncia

¿Al Fiscal lo tumbó el narcotráfico?, lo que Néstor Humberto Martínez dice de su renuncia

Mayo 19, 2019 - 07:55 a.m. Por:
Juan Pablo Gómez - Colprensa
Néstor Humberto Martínez Neira

Néstor Humberto Martínez Neira, exfiscal general de la Nación, seguró que no tiene aspiraciones políticas, descartó la posibilidad de ser candidato presidencial.

Foto: Colprensa

"Mi conciencia y mi devoción por el Estado de Derecho me lo impiden. Por ello he presentado renuncia irrevocable al cargo de Fiscal General de la Nación”.

Esta, que bien puede ser la frase del año, fue pronunciada por Néstor Humberto Martínez, quien el pasado miércoles dimitió de la jefatura del ente acusador al conocer la decisión de la Jurisdicción Especial de Paz (JEP) de aplicar el beneficio de no extradición a Seuxis Paucias Hernández, conocido como ‘Jesús Santrich’.

Querido por unos, odiado por otros, Martínez promovió desde la Fiscalía una lucha contra el narcotráfico, pero también fue blanco de fuertes críticas por cuenta de los supuestos conflictos de intereses en el caso Odebrecht, al punto que muchos pidieron su cabeza por esa razón.
El saliente funcionario insiste en que Colombia “no es un país viable, no es una democracia viable, con 200.000 hectáreas de coca”, por lo que considera que el mayor desafío es combatir ese flagelo.

¿Cómo quiere que lo recuerden los colombianos?

Por los resultados. Esa lucha contra las finanzas criminales no tiene antecedentes. En estos tres años incautamos casi $13 billones en activos, eso significa algo así como dos y media reformas tributarias. Esos dineros estaban en manos de la criminalidad, hoy están en manos del Estado y eso hay que multiplicarlo. Aquí siempre la actividad criminal estaba encausada a combatir cabecillas de organizaciones y capturarlas. Se capturaba uno y aparecían otros cabecillas, pero la organización seguía incólume, ahora estamos interviniendo esas fortunas ilícitas.

¿Y ahora, cómo cree que lo recordarán?

Como un hombre de mucho carácter y de previsiones. El fiscal Martínez fue el que desde 2016 levantó la voz y dijo: ‘cuidado con los narcocultivos, que esto le va a causar un grave daño a la sociedad colombiana, a la democracia y a la paz’. Y se cumplió, porque la sociedad no actuó y las autoridades tampoco.

El fiscal Martínez, en enero de 2017, dijo: ‘cuidado que necesitamos políticas migratorias, porque estamos viendo que están ingresando los carteles mexicanos que han generado mucha droga en los territorios y se han apoderado de los narcocultivos en muchas regiones del país’. Puse la voz en su momento con templanza y ahora, nuevamente, le he mostrado al país los problemas que quedan: que los narcocultivos puedan ser juzgados con beneficios en la JEP.

Eleva usted esa voz y se va por un caso en el que hay narcotráfico de por medio. ¿Vale decir que al Fiscal General lo tumba el narcotráfico?

No, yo fui el que renuncié. A mí no me ha tumbado nadie. Yo renuncié como una decisión en contra de una decisión judicial que omite uno de los elementos centrales del Acuerdo de Paz. Un partido en democracia no puede tener ningún tipo de nexo con el narcotráfico, de lo contrario, queda amenazada la democracia.

¿Qué le faltó al expediente del caso ‘Santrich’ para que lo extraditaran?

Al caso, nada; tuvo demasiadas evidencias. Faltó mayor determinación y compromiso de parte de la JEP para cumplir con su única responsabilidad, según la Constitución: decirnos a los colombianos cuáles fueron las fechas de ocurrencia, si fue antes o después de la firma del Acuerdo de Paz.

Para la Fiscalía, ¿cuándo fue esa fecha?

Claramente, no para la Fiscalía, sino con las pruebas que todos los colombianos pueden ver en la página web de la Fiscalía, (eso fue) entre agosto de 2017 y febrero de 2018.

¿Qué acervo probatorio se tenía?

Nada menos que las interceptaciones que había hecho la Fiscalía, las grabaciones a conversaciones privadas en donde intervenían estos señores y que tenían fecha cierta y todo eso fue a control de juez de garantías.

¿Cómo se lograron esas interceptaciones?

A partir de iniciativas investigativas de la Fiscalía y luego se llevan a hacer un control de legalidad ante un juez de garantías y en este caso se cumplió toda la ley que establece toda la actuación.

¿Y qué puede decir del vídeo que apareció después de conocerse la decisión de la JEP?

Siempre lo han tenido las autoridades norteamericanas, de eso sabíamos absolutamente todos. Entre otras cosas, porque entre los testimonios que entregó el Departamento de Justicia (de EE. UU.) aparecía que esa reunión, que ocurrió el 8 de febrero de 2018, y de la cual nuestros audios dan cuenta, sí se llevó a cabo. Esa grabación existía mencionada en esos testimonios que la autoridad de los Estados Unidos le entregó a la JEP.

Por eso, ellos pedían siempre los vídeos. Entiendo, que la Fiscalía les contestó que no existían, porque no era un tema de la Fiscalía sino de las autoridades norteamericanas.

¿Usted nunca habló con sus pares de Estados Unidos sobre ese material?

Sí, y les dije: ‘¿por qué no evalúan la posibilidad de mandar lo que se menciona allí, que son unos vídeos’?. Pero las autoridades judiciales norteamericanas son muy celosas de sus pruebas. Cuando se hace el descubrimiento de la prueba, si se hace extemporáneamente, la prueba se pierde para el juicio en Estados Unidos y por eso, entiendo, decidieron no entregarla.

Además, un hecho que es muy significativo es que el principio de buena fe se rompe en estos casos si los estados requeridos empiezan a pedir pruebas a los estados requirentes. Eso no tiene antecedentes en la historia de la cooperación judicial en el mundo.

Pero esa negativa se interpretó como que no querían colaborar…

Claro que sí colaboraron. O es que le parece insuficiente dos testimonios y que forman parte del expediente que los americanos le entregaron a la JEP. Le parece insuficiente las grabaciones de la Fiscalía. Es que había las evidencias.

En ese vídeo se ve la figura del agente encubierto parecido al del operativo de captura del fiscal Bermeo…

La Fiscalía no participó en esa operación, entonces las características no estuvieron bajo su dominio.

Entonces, ¿quién los autorizó?

Esa es una pregunta que hay que hacerle a quienes son los autores de la operación.

¿O sea, ellos pueden ingresar al país sin que el Ministerio de Defensa, la Fiscalía o Cancillería se enteren?

Es como que usted me pregunte qué hacen espías venezolanos, pues yo le diría que es muy malo. ¿Dónde están? Usted no le puede preguntar a la Fiscalía por qué hay unos espías, qué es lo que hacen, qué operaciones hacen, si es que eso no lo está autorizando la Fiscalía.

¿Pero no cree que se están saltando el conducto regular y pasando por encima de la autoridad nacional?

Es una posición muy legítima suya, pero la Fiscalía no sabía de esa operación.

¿Ustedes no fueron informados?

Nosotros no fuimos informados, usted no puede pedirle a la Fiscalía General de la Nación que rinda cuentas sobre algo que no conoce.

¿Qué responderle a esas voces que dijeron que usted aprovechó lo de ‘Santrich’ para renunciar, pero que no lo hizo con lo de su fiscal anticorrupción Luis Gustavo Moreno o por los conflictos de intereses en el caso Odebrecht?

Todos esos episodios han sido polémicos, por supuesto, pero han permitido consolidar la Justicia. Empecemos por el tema del Fiscal Anticorrupción: cayó por el Fiscal General y yo pedí colaboración de los Estados Unidos para que hiciéramos una operación, para que pudiéramos establecer ese caso de corrupción. Ese hecho permitió descubrir el ‘Cartel de la Toga’.

¿Se arrepiente de haber traído a Luis Gustavo Moreno?

No. En ese momento Luis Gustavo Moreno se me presentó como la revelación de la justicia penal en Colombia. Todo el mundo decía que era el joven más brillante en materia de asesoría penal. Hoy podrán decir otras cosas, pero en ese momento nadie cuestionaba eso.

Se habla de que usted asumiría la defensa de Luis Carlos Sarmiento Juniro. en el proceso por el escándalo de Odebrecht…

Yo no soy penalista.

¿Pero desde su bufete tampoco?

En mi oficina jamás hemos ejercido el derecho penal. Nadie puede decir semejante insensatez, una monstruosidad de esas. Es la primera vez que oigo una cosa de esas. Y es que en la ley colombiana y, además, en los valores de un ciudadano como yo, no cabe la posibilidad de hacer una asesoría de una investigación de una entidad pública donde uno trabajó. Eso no sería inmoral sino ilegal.

Lea además: "Desde abril hablé con el presidente Duque sobre mi renuncia", dice Gloria María Borrero

Con la noticia de ‘Santrich’, pasó desapercibida la confirmación de la JEP en el tema de ‘El Paisa’. ¿Qué se ha hecho desde la Fiscalía para procurar esa captura?

Esas son decisiones que están a cargo de la Policía Nacional, fundamentalmente.

¿Es decir que desde la Fiscalía no se apoya en ese caso?

Nosotros no tenemos el aparato judicial dispuesto para esos grandes operativos, no tenemos el personal aerotransportado, no tenemos el personal que tiene todas las herramientas, para hacer operativos de esa gran escala.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad