A Petro no le ha podido ir peor en la recta final de su mandato

A Petro no le ha podido ir peor en la recta final de su mandato

Septiembre 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Arcadio González Ardila | Colprensa
A Petro no le ha podido ir peor en la recta final de su mandato

Gustavo Petro, alcalde mayor de Bogotá.

Tras la destitución de la Procuraduría, los resultados de la gestión del alcalde mayor siguen siendo cuestionados.

Si los dos primeros años de la administración del alcalde de Bogotá, Gustavo Petro Urrego, fueron muy pobres en materia de ejecutorias, en lo que va de este año las cosas no son para nada distintas. A pesar de la larga y dura lucha jurídica que dio Petro para sostenerse en el cargo, tras la destitución de la Procuraduría General de la Nación, los resultados de su gestión siguen siendo muy cuestionables. Y lo peor, no ha habido un solo mes de este año en que no haya surgido un nuevo escándalo, decisiones mal tomadas que luego se reversan o funcionarios salpicados por ese flagelo que el burgomaestre tanto combatió cuando fue congresista: la corrupción. De hecho, hace pocas semanas uno de sus más fieles escuderos, el concejal Carlos Vicente De Roux, ‘partió cobijas’ con el Alcalde Mayor de Bogotá tras considerar que Petro “bajó la guardia en la lucha contra la corrupción”. Y no le falta razón a De Roux, si se recuerda que han sido salpicados por supuestos actos de corrupción uno de sus cuñados; varios de los asesores más cercanos; ha tenido problemas con la mal llamada máquina tapa-huecos; se prorrogaron sin licitación los contratos con TransMilenio, los servicios de SIM y el manejo de los paraderos para el servicio público; la Administración reformó arbitrariamente los estatutos para nombrar a una de sus funcionarias que, a su vez, contrató a un abogado que tiene cuentes pendientes con la justicia y ni siquiera es abogado; es monumental el lío de su Secretaria de Movilidad por cuenta de lo que ya se conoce como ‘el cartel de los comparendos’. Eso, sin contar con que tuvo que reversar la restricción vehicular para ingresar al centro de la ciudad, que sigue causando roncha la peatonalización de la carrera Séptima, que la Corte le ordenó reabrir la Plaza de La Santamaría para las corridas de toros y, para rematar, la orden de la Supersociedades que no solo lo multó con $400 millones sino que le ordenó desmontar el nuevo esquema de recolección de basuras. Y como si fuera poco, el mismo Petro le pidió a la Fiscalía investigar a su hijo mayor, Nicolás, de quien se ha dicho tiene mucha injerencia en los procesos de contratación del Distrito. Pero, ¿por qué el alcalde Petro está pasando por el peor momento de su vida pública? Las razones son varias. Inexperiencia administrativa Expertos consultados por Colprensa consideran que ‘el mayor pecado’ del burgomaestre bogotano es su inexperiencia administrativa, a pesar de que ya hace muchos años fue alcalde de Zipaquirá (Cundinamarca). “El alcalde Petro convirtió el Palacio Liévano en un trampolín presidencial, él no ha sido Alcalde sino candidato y así lo han dicho abiertamente varios de sus funcionarios. Pero, además, Petro no se deja aconsejar, se cree que lo sabe todo y que sabe más que los demás, quiere imponer su voluntad como sea”, afirma el exalcalde Jaime Castro Castro. A lo anterior, agrega el politólogo Pedro Medellín Torres, que Petro no logró conformar un sólido equipo de Gobierno: casi sin excepción, ninguno de sus Secretarios de Despacho ha durado más de seis meses en el cargo. “Eso ha implicado que el gabinete del alcalde Petro sea ineficiente, de muy poca efectividad ejecutiva”, agrega el experto. En ese sentido, el exalcalde Castro señala que a la hora de designar a sus asesores Petro “prefiere la incondicionalidad a su causa y no la competencia de los funcionarios, y así no se maneja una ciudad”. Corrupción endémica Han sido tantos los escándalos de corrupción en Bogotá de los últimos meses, que a juicio de los observadores pareciera que al mandatario capitalino ya “ni le importara”. “La administración de Bogotá está tan llena de eventos de corrupción, que Petro ni se va a caer, pero tampoco gobierna. A Petro lo único que le interesa es mantenerse en el cargo”, sostiene el exministro y analista Mauricio Vargas Linares. Sin embargo, el catedrático Medellín Torres dice que los escándalos de los últimos meses en el gobierno Distrital obedecen a hechos anteriores, que hasta ahora se están conociendo. “De ahí que el Gobierno Petro esté llegando a un punto de inestabilidad”, señala. Campaña mal estructurada Otro de los aspectos que los expertos consultados por Colprensa esgrimen para explicar la crisis de Bogotá, es lo que llaman una campaña “mal estructurada”. Al respecto, el politólogo Aurelio Suárez, excandidato a la Alcaldía de Bogotá señala que su émulo “comenzó mal desde la campaña”, y se refiere a los compromisos que adquirió como candidato y que, afirma “no ha cumplido y ya no podrá cumplir”.Se refiere a temas como la creación de mil jardines infantiles, cien colegios distritales, la primera línea del Metro, la construcción de la Avenida ALO, la creación de un Banco de segundo piso, la compra de Corabastos, hacer un holding de empresas distritales, la desprivatización de los servicios públicos o darle un revolcón a la movilidad, por citar solo unos ejemplos. “Si en los dos primeros años a Petro le fue mal, de marzo pasado para acá ha sido desastroso. Son demasiados errores en tan corto tiempo”, afirma el analista. Un año sombrío Los peor, coinciden las fuentes, es que todos los errores de la administración los pagan los bogotanos en impuestos, desprestigio para la ciudad y sobre todo en calidad de vida para sus habitantes. “Si Petro alguna vez pensó en construir un proyecto democrático de izquierda como alternativa de poder para ganar la Presidencia, perdió la oportunidad”, señala el exalcalde Castro Castro. Por lo mismo, el catedrático Medellín Torres dice que “es absurdo” que el mandatario capitalino “piense en una posible candidatura presidencial: su gobierno en Bogotá quedó en deuda, y sin resultados qué mostrar”. Aurelio Suárez concluye: “el año que le queda a Petro no va a ser fácil. Pero hay que esperar a ver si termina su mandato”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad