15.936 niños pidieron ayuda para superar conflictos en el país

15.936 niños pidieron ayuda para superar conflictos en el país

Enero 05, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
15.936 niños pidieron ayuda para superar conflictos en el país

Corpolatin brinda apoyo sicológico a los niños que llaman y sus familias, además remite casos a las autoridades para ayudar a restablecer sus derechos.

Violencia, abuso y acoso escolar, en la lista de problemas más consultado durante el 2014 en la Línea Infantil 106.

“Me amarró las manos a la cama y me tapaba la boca con la mano, yo le decía que me soltara porque si no iba a gritar, me dolían la cola y la vagina, como si me hubieran dado un golpe. Mi tía me va a odiar porque por mi culpa su hijo va a estar en la cárcel”.Casos como este, contado por una niña de 12 años, fueron atendidos el año pasado por el grupo de profesionales que conforman la Línea de Atención Infantil 106, de la Corporación para la Atención Integral de la Niñez, Corpolatin.En total, 15.936 niños pidieron ayuda durante el 2014 para resolver problemas de su cotidianidad (ver tabla). De ellos, 1126 llamaron para contar que fueron víctimas de violencia y abuso sexual, una de las categorías con más altos registros en las estadísticas de Corpolatin.“Hablamos de agresiones físicas, abuso sexual y violencia emocional a través de gritos, amenazas y menosprecio. Hemos visto que también se han disparado las exposiciones a situaciones de violencia como fuertes peleas entre padres de familia”, explicó Andrés Eduardo Chicué, orientador de la Línea 106.Aunque en las 22 comunas de Cali se tuvo reporte de esta problemática, donde se concentró el mayor número de denuncias por parte de niños y adolescentes fueron las comunas 13 y 15 (en el Oriente). También los llamados de alerta por violencia se hicieron desde corregimientos de Cali y municipios aledaños como Palmira y Yumbo.Orientadores de la Línea 106 explican que frente a los casos de violencia hubo un aumento en el número de consultas frente a lo reportado en el 2013 (910 llamadas). “Esto lo que nos muestra es que los niños saben que hay canales para denunciar y buscar ayuda. Por esto hacemos grandes esfuerzos para fortalecer esta línea para atender más casos”, dijo Luis Alfredo Gómez, secretario de Bienestar de Cali.Gran parte de estos casos fueron remitidos al Instituto Colombiano de Bienestar Familiar, Icbf, y se instauraron denuncias ante la Fiscalía.“Con cada caso remitido, hemos adelantado visitas para corroborar las situaciones a las que son sometidos los niños y en muchos casos hemos abierto procesos de restitución de derechos, retirándolos de sus núcleos familiares”, explicó Jhon Arley Murillo, director regional del Icbf.Otros problemasLa soledad y falta de atención por parte de los adultos fue otro de los problemas referidos por los menores de edad que consultaron a la línea. Se trata de niños y adolescentes que son “huérfanos de padres presentes”, como lo explica Chicué. “Hay niños pequeños que piden, por ejemplo, que ayudemos a “arreglar” a sus papás porque “se dañaron”, explicando que les gritan, les dan la comida fría, que no son amorosos con ellos”, dice el orientador de Corpolatin.Otra de las situaciones que agobió a los niños en el 2014 fue el acoso escolar manifestado en amenazas, imposición de apodos y actos de violencia.Además de las víctimas, también llamaron niños que fueron testigos de bullying en colegios públicos y privados de la ciudad y que pidieron orientación para ayudar a sus compañeros.“Este año atendimos un caso muy similar al de Sergio Urrego en Bogotá. Un adolescente que estudia en un colegio del norte de Cali, contó que tenía un novio y que sus compañeros se dieron cuenta. Entonces, comenzaron a hacerle matoneo, en este caso, además de hacer intervención en el colegio, se tuvo que convocar a la familia para brindar orientación”, dijo Andrés Eduardo Chicué.El acoso escolar también se ha hecho más frecuente en redes sociales “donde amenazan con publicar fotos íntimas de quien es víctima de acoso. Incluso, hay cuentas de Facebook creadas por grupos de estudiantes de colegios en las que se hace matoneo a los compañeros y se ventilan temas personales”, aseguró.Corpolatin adelanta, en alianza con la Alcaldía de Cali, actividades de promoción y prevención para estimular la denuncia y fomentar la sana convivencia. 1541 personas, entre padres y niños, fueron los beneficiarios de jornadas de socialización.“Aunque el Estado trabaja para atender estos casos, garantizar el respeto del derecho de los niños es responsabilidad de su núcleo familiar. Que un niño este callado, triste, son síntomas de que algo no está bien. Hay que estar más pendiente de ellos”, explicó el Secretario de Bienestar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad