Tras desalojo de albergue, venezolanos se mueven a otros puntos de Cali

Tras desalojo de albergue, venezolanos se mueven a otros puntos de Cali

Agosto 17, 2018 - 12:10 a.m. Por:
Redacción de El País
Tras desalojo de albergue, venezolanos se mueven a otros puntos de Cali

Venezolanos acampan a las fueras del albergue en el Colegio San Pedro Claver, en el barrio La Independencia, donde permanecían unos 300 venezolanos.

Foto: Raúl Palacios / El País

Tras el desalojo del albergue para venezolanos dispuesto por la Arquidiócesis de Cali, en el barrio La Independencia, algunos migrantes del vecino país se asentaron en las orillas del río Cali sobre la Avenida 2 Norte y en el andén de la unidad Plaza Central, frente a la Terminal de Transporte de Cali.

Cabe recordar que el pasado miércoles, 15 de agosto, la Arquidiócesis de Cali, en conjunto con el Consejo Noruego, entregaron subsidios de arrendamiento a un grupo de venezolanos que estaban carnetizados. A pesar de esto, algunos siguen acampando fuera del albergue con sus pertenencias mientras sus familiares salen a buscar trabajo.

Por su parte, un grupo de vecinos del barrio La Independencia rentaron cuartos a los venezolanos que lograron el subsidio. Muchos de ellos han conseguido trabajo en fincas, fábricas o ventas ambulantes.

Al respecto, el sacerdote Francisco Nel Leudo, encargado del albergue, afirmó que el cierre se hizo de manera preventiva mientras arreglan algunas situaciones locativas.

“Esperamos que Emcali realice las labores pertinentes al sistema de alcantarillado para poder abrir de nuevo el albergue y darle acogida a cerca de 100 personas. También deseamos abrir un comedor comunitario”, dijo.

Así mismo, los residentes de la unidad residencial Plaza Central mostraron su preocupación por el asentamiento de algunos venezolanos en la zona.

$300.000 por persona fue el subsidio dado por la Arquidiócesis de Cali en conjunto con el Consejo Noruego a los venezolanos desalojados del albergue ubicado en el barrio La Independencia.

“Nosotros somos comerciantes, cuando vamos a abrir los negocios nos vemos perjudicados porque ellos están durmiendo en el andén. Aquí hay un problema social, hay drogadictos en medio de las personas que quieren trabajar”, dijo Sebastián Lancheros, comerciante del sector.

De igual manera, los patrulleros de la Policía Jimmy Zuñiga y Jesús Rosero, encargados de vigilar que no se presenten nuevos asentamientos en el río Cali, manifestaron que esta no es una labor fácil.

“Uno sigue las ordenes de los superiores, pero desalojar a las personas que han hecho sus cambuches es muy difícil, ya que hay caleños que vienen y les dan ropa o comida y ellos no ven la necesidad de trabajar o irse a un lugar mejor”, precisó Zuñiga.


De igual forma, algunos venezolanos siguen fuera del albergue de La Independencia. Este es el caso de Ángel Barbosa, un joven de 22 años, que llegó a Cúcuta con mantequilla venezolana, galletas y chocolates para vender y enviar dinero a su madre en Caracas; cuenta que cuando llegó al albergue en La Independencia, ya lo estaban desalojando.

“Los caleños son personas muy amables que siempre nos han tendido la mano”, dijo Barbosa, quien ha pasado la noche en los cambuches improvisados fuera del albergue de la Arquidiócesis de Cali.

Lea además: Cierran albergue para venezolanos de la Arquidiócesis de Cali

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad