"Cali tiene una deuda inmensa con quienes andan en bicicleta": Duvalier Sánchez

"Cali tiene una deuda inmensa con quienes andan en bicicleta": Duvalier Sánchez

Septiembre 18, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Luz Jenny Aguirre Tobón, editora de Cali

Duvalier Sánchez, asesor de Movilidad en Bicicleta de la Alcaldía de Cali.

El asesor de la bicicleta de la Alcaldía dice que esta vez se tiene que pasar de las palabras a los hechos y hacer este año al menos 30 nuevos kilómetros de bicicarriles en la ciudad. La prioridad es el Oriente.

Ahora que los problemas de movilidad de Cali parece que tienen  la mayoría de edad, la palabra bicicleta suena constantemente en los discursos de gobernantes y expertos.

Pero ¿qué tan lejos o cerca está Cali de transformarse en una ciudad que le apuesta al transporte alternativo? ¿En realidad cómo es la ciudad que se mueve pedaleando? 

Duvalier Sánchez, profesional en estudios políticos de 26 años, es el Asesor de Movilidad en Bicicleta del Municipio. Asegura que hay la voluntad de pasar de las palabras a los hechos y que este año deben quedar hechos 30 kilómetros de nuevos carriles para este tipo de transporte.    

La bicicleta es tema de moda en ciudades como Cali. Pero son más las palabras que las acciones. En el Gobierno pasado, por ejemplo, se planteó hacer más de 50 kilómetros  de ciclorrutas y no fue mucho lo que pasó. ¿Por qué ahora sería  diferente?

El discurso de la bicicleta se convierte siempre en un  asunto sexy y atractivo para la gente. Siempre escuchas en campaña a todos los candidatos hablar del tema como una opción para la comunidad, pero cuando pasa la campaña, no gobiernan con la bicicleta. Con acciones vamos a demostrar que esta es una apuesta viable. Eso parte de que en el Plan de Desarrollo se deja un programa exclusivo para la movilidad en bicicleta, aquí ya tenemos una política pública.

Pero en los otros planes de desarrollo también ha quedado consignado y no pasa nada…

Y en otros gobiernos ni siquiera ha quedado en el Plan de Desarrollo, por ejemplo en el de Jorge Iván Ospina no aparecía, aparecía en la introducción, pero no en resultados. En el de Guerrero aparecían 50 kilómetros, pero no se llegó a eso. En este aparecen no solo cicloinfraestructura sino otras estrategias de educación ciudadana, de parqueaderos, de ‘Al Colegio en Bici’, de promoción. Lo otro es el presupuesto, calculamos que todo el programa de movilidad en bicicleta vale alrededor de $ 64.000 millones el cuatrienio. La infraestructura, que es lo que más demanda recursos, son alrededor de $ 45.000 millones, incluyendo estudios y diseños, recursos que están garantizados en un 80 % con la directriz de que esto necesita voluntad política y el Alcalde se la ha dado toda. 

¿Hoy con qué cuenta Cali para los ciclousuarios?

Hay una deuda inmensa con quienes se mueven el bicicleta. Actualmente tenemos 30,7 kilómetros de cicloinfraestructura, pero en la práctica no es nada, porque no están conectados, porque a la gente le toca bajarse a la calle. La primera decisión es ir conectando lo existente.

Lea también: Los caleños aman la 'bici', pero no tienen dónde usarla

¿Qué es lo primero que veremos?

Hay que entender que la mayoría de los viajes en Cali está en el Oriente. Cuando decimos que Cali es de las capitales donde  más bicicleta se monta, la gente se aterra, dice que no los ve, pero salga al Puente de los Mil días y la Simón Bolívar y verá. Hay que conectar el Oriente, la Calle 5. Vamos hacer un piloto de bicicarriles desde la estación Universidades hasta Icesi, nos quedaría una ciclorruta desde Icesi hasta la Calle 5 con  Carrera 56, en la Quinta tenemos unos tramos por conectar que también se van a hacer. La idea es llegar por Calle 5 hasta el bulevar, donde nos conectamos con el Parque Lineal, por el que llegamos a la Calle 25 y de allí a la Avenida Tercera norte. En el norte la idea es conectarnos en la Calle 70 desde el parque del Amor con la Simón Bolívar. Entonces empezamos a rodear la ciudad.

¿Cuándo se verán los resultados de lo que anuncia en el  Oriente y la conexión de la Calle 5?

Le soy honesto, todos los días me levanto a pedalear eso, por una razón, yo soy ciclousuario, a mí me beneficia. El tema central de todo esto no es la bicicleta, es la vida, no solo de los que usan este medio de transporte sino en general, la bicicleta hace mejores ciudades y contribuye a tener una ciudad más amigable. De aquí a diciembre esperamos tener implementados al menos 30 kilómetros adicionales, es decir, doblar lo actual en el primer año de gobierno. Ya tenemos los estudios y diseños. Metrocali tiene otros 23 kilómetros para hacer, con eso serían 53, pero son contrataciones diferentes. Entre diciembre y el primer trimestre del 2017 debemos estar entregando entre 30 y 50 kilómetros adicionales. Además se entrega la primera fase del Parque Lineal, que son 4,7 kilómetros de ciclorruta bidireccional de 3,2 metros de ancho.

Lea también: ¿Están dispuestos los caleños a dejar la moto y el carro por la bicicleta?

¿La idea es apuntarle a bicicarriles o a ciclorrutas?

Si le apostamos a cicloinfraestructura segregada sobre separador vial, como en la Calle 5 (ciclorrutas), nunca podremos cumplir, porque comprar predios es más costoso. La posibilidad más viable hoy, que la han implementado ciudades como Bogotá y Medellín, es la segregación vial: bicicarriles demarcados y exclusivos para ciclousuarios.

Esto ha tenido muchas críticas, porque como no hay una barrera física, el de la bicicleta queda vulnerable...

Segregados es con tachones que dividen el carril.  El bicicarril debe ir segregado y exclusivo, no preferente. No pueden entrar motos ni nada. 

Hacer bicicarriles implica reducir el espacio de los carros. Eso no es fácil, en Cali el rey es el carro…

Es el reto más grande, la movilidad es un problema de todos. Cuando voy en mi carro estoy contribuyendo al problema, quienes andan en bicicleta están contribuyendo a la solución. Si los 160.000 viajes que hoy se hacen en Cali en bici se hicieran en carros, imagínese el problema. Entonces hay que agradecerles a los biciusuarios y lo mínimo es darles su espacio. Los bicicarriles recortan el espacio, pero los carros no pierden carriles. Eso tiene ventajas: reducimos la accidentalidad, los peatones en Cali sufren mucho, muere la misma cantidad de gente en moto que  a pie. Lo otro, al reducir la velocidad, las lesiones son menos graves. Si reducimos carriles, vamos a controlar  el zigzagueo de la moto, porque el espacio que le queda a la moto ya no le va a sobrar. A la moto le toca  asumir que va detrás de un carro, no golpeando espejos ni parándose al lado de los carros.

"La mejor zona de Cali para andar en bicicleta es la Calle 5, aunque tiene unos pedazos sin continuidad, es un hermoso túnel verde. Este es el único vehículo que te permite manejar y ver el cielo”, Duvalier Sánchez.

¿Cuál es el espacio mínimo que se le debe quitar a la vía vehicular para destinárselo al bicicarril?

La guía que sacó el Ministerio de Transporte dice que debe ser mínimo 1,20 metros y 1,40 metros. Hay vías donde es imposible. Ahí tenemos que ver si al menos de un metro podemos hacerlo, lo dirán los estudios y diseños, en eso nos toca ser un poco flexibles.

¿Cómo es el caleño que se mueve en bicicleta?

El ciclousuario de Cali es una persona que lo hace por motivaciones económicas, más de la mitad lo hacen porque se ahorran el pasaje. Ahora hay muchos que son estudiantes universitarios que han decidido pasarse del transporte público a la bici. Los recorridos que se hacen no superan los 8 o 10 kilómetros. Cali es una ciudad que permite hacer los recorridos de origen destino en bicicleta, por eso la necesidad de conectar los trayectos. 

Ahí hay una explicación  de porqué los biciparqueaderos del MÍO (de Andrés Sanín y Cañaveralejo) no funcionan como se esperaba...

En Bogotá funcionan de maravilla porque los recorridos son muy largos, la gente deja la bici y sigue en el bus. En Cali se puede hacer el recorrido completo origen destino y la gente lo que quiere es ahorrar y no van a dejar la bici para seguir en bus. Pero hay unos casos en los que esto puede funcionar. Por ejemplo,  entre la estación Universidades y las universidades. Esa última milla son 3 kilómetros y la mitad del tiempo de viaje está allí, donde está la tranca. 

¿Qué tan cerca estamos del modelo de bicicletas públicas?

Lo vamos a hacer, pero hay que establecer prioridades. Las bicicletas públicas nos ayudan a ganar espacio en el corazón de la gente, pero la necesidad más grande  hoy es la infraestructura para quienes ya usan este tipo de vehículo. Para la bicicleta publica esperamos tener los estudios en abril del otro año y un piloto en el Sur, hacia universidades, otro sector puede ser el centro, para que la gente pueda ir a hacer sus vueltas.

La meta

“La bicicleta es una tendencia mundial. De hecho, se ha cambiado mucho la visión de que el que anda en bicicleta  es un ciudadano pobre. El que anda en este tipo de transporte  es un ciudadano que se une al mundo para proteger el planeta. Cali, en temas recreativos, es la ciudad de Colombia que más ciclousuarios tiene, de noche la actividad física es impresionante. Martes y jueves pueden salir hasta cinco mil personas (ciclomontañismo) en más de 30 grupos. Los miércoles salen hasta 500  ciclistas urbanos.  Medellín tiene el 1 % de los viajes en bicicleta,  al 2030 aspira tener el 10 %. Bogotá tiene el  4,5 %.  Nosotros tenemos el 6,1 %, nuestra meta en estos cuatro años es llegar al 8 %.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad