¿Rencilla política o "masacre laboral"?, las críticas a decisiones del nuevo Contralor de Cali

¿Rencilla política o "masacre laboral"?, las críticas a decisiones del nuevo Contralor de Cali

Diciembre 04, 2018 - 11:25 p.m. Por:
Redacción de El País
Diego Mauricio López, nuevo contralor de Cali

Diego Mauricio López, nuevo contralor de Cali, asegura que el proceso de recambio de funcionarios de primer nivel en la entidad es normal.

Especial para El País

Al menos catorce empleados de cargos directivos han salido de la Contraloría Municipal desde que llegó Diego López a ese organismo.

Mientras en los pasillos del Concejo de Cali se dice que se trata de una “masacre laboral” y que de por medio hay una rencilla política, López asegura que estas personas eran empleados de libre nombramiento y remoción y que él solo está haciendo movimientos para tener a personas de confianza a su lado para desempeñar su labor con éxito.

Lo cierto es que de los 198 empleados por nómina y 27 contratistas, 14 personas, entre directores operativos de responsabilidad fiscal, ante la administración central, ante recursos naturales; jefes de control interno, de control fiscal participativo; auditores fiscales de la dirección técnica ante salud y ante Emcali; de control fiscal participativo; motoristas y secretarias, salieron de la Contraloría Municipal los primeros diez días de gestión del recién elegido.

Dicen que detrás de la supuesta “masacre” hay una pelea entre los grupos políticos del senador Carlos Abraham Jiménez, que respalda al presidente del Concejo, Carlos Hernán Rodríguez, y el grupo del senador José Luis Pérez, que apoya a los cabildantes Alexandra Hernández y Diego Sardi, de Cambio Radical, y también el concejal liberal Carlos Pinilla.

Según conoció El País, entre la lista de políticos afectados por los despidos están Pinilla, el concejal Henry Peláez y Alexandra Hernández y el exconcejal José Fernando Gil.

Lea también: "No tengo inhabilidad para ejercer el cargo": nuevo Contralor de Cali

Sin embargo, al ser consultados, varios de ellos desmintieron esa versión. Lo que sí dejaron claro dos de los concejales y otra fuente que pidió el anonimato es que siguen sin estar de acuerdo con la elección de Diego López porque consideran que podría haber una inhabilidad por tres razones:

La primera, la convocatoria a la universidad que se encargaría de hacer los análisis técnicos solo la firmó el presidente del Concejo y debía firmarla la mesa directiva; dos, porque no se tuvieron en cuenta los resultados de esos exámenes ni los de las entrevistas que los concejales les hicieron en plenaria a los candidatos. “Eligieron al quinto calificado. ¿Entonces para qué un concurso de méritos?”. Y la tercera, porque, según ellos, un funcionario de nivel directivo que aspire a ser elegido contralor debe renunciar un año antes.

Ante los rumores, el concejal Pinilla, quien anunció su voto negativo el día de la elección, dijo que en la posesión “lo invité a que no fuera a haber un desmantelamiento. No he dicho nada más”.

Sobre la salida de funcionarios de la entidad de control fiscal sostuvo que conoce del caso, pero que no son amigos suyos y que tampoco sabe con precisión de cuántas personas se trata.

“Sé que han sacado de todas partes, habría que analizar si esto corresponde a un cambio para mejorar”, agregó el cabildante.
Mientras, la cabildante Alexándra Hernández comentó que conoce de las renuncias pero que ha estado haciendo revisión periódica en la página de la Contraloría Muncicipal y no ha encontrado actos de terminación de contratos.

“He estado pendiente para hacer seguimiento de los casos”, indicó al tiempo que fue enfática al considerar que no hay pujas políticas.
“Soy concejal del senador José Luis Pérez y con el concejal Carlos Hernán Rodríguez se trabajó en equipo, le hemos dado un voto de confianza y confío en que honre la amistad”, precisó la cabildante.
Explicó que en la sesión en la que se eligió al nuevo Contralor Municipal votó en blanco porque había duda de una posible inhabilidad del candidato ganador. “Ante la duda, preferí no votar”.

Diego López Valencia fue elegido contralor Municipal de Cali luego de que Ricardo Rivera Ardila dejara su cargo para asumir como notario en el Distrito Especial de Buenaventura

Entre tanto, Diego López insiste en que no tiene ninguna inhabilidad para ejercer el cargo porque “el marco normativo que regula la materia es claro y yo no entro en ninguna de las causales de inhabilidad que establece la norma”.

Sobre los rumores de peleas políticas asegura que no tiene ninguna relación con el Concejo y que su labor es “muy independiente y ajena” de esa corporación.

“Cuando los concejales requieran algún informe por la labor que están desempeñando de seguimiento, no tendré ningún problema en informar”, sostuvo López.

Y reiteró que, en el caso de los empleados que han salido en estos diez días, no se trata de una “masacre, tampoco es una reestructuración administrativa, ni se están yendo funcionarios de carrera administrativa. Este es un derecho discrecional, son cargos de confianza y, como su nombre lo indica, necesito gente de confianza para trabajar durante los trece meses para los que fui elegido”.

Tenga en cuenta

- Diego Mauricio López Valencia fue elegido contralor de Cali para lo que resta del periodo 2016 – 2019. Es decir, que en el cargo estará trece meses.

- Un total de 17 de los 21 concejales de Cali, encargados de elegir, votaron en blanco. La Universidad Libre fue designada para hacer el examen técnico a los 21 aspirantes. Al final, solo 7 candidatos llegaron al día de la escogencia. Y el primer puntaje lo obtuvo Wilson Vargas Bello, con 73,6.

- El cuarto lugar fue para Diego Mauricio López Valencia, con 72,6 puntos.

- Los tres cabildantes que votaron en blanco fueron María Grace Figueroa Ruiz (del Partido de La U), Diego Sardi de Lima y Alexandra Hernández Cedeño, estos últimos de Cambio Radical.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad