¿Qué viene para el sector de Granada ante el aplazamiento de obras urbanísticas?

¿Qué viene para el sector de Granada ante el aplazamiento de obras urbanísticas?

Septiembre 04, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País

Emcali y Acuavalle liquidaron convenio porque no acordaron pago de interventoría y diseños. Falta un colector y 40 % de vías.

La obra que permite que las aguas lluvias tengan mayor drenaje y que por lo tanto eviten las inundaciones en barrios como Granada, Centenario y parte de Versalles, ya no será construida este año.El colector Cachetones, como se llama la obra pendiente, que hace parte de lo contratado en el Proyecto Granada (cuya ejecución estuvo a cargo de Acuavalle), estará suspendido hasta el próximo año, al igual que 40 % de la reposición de redes de acueducto y alcantarillado y la subterranización de las redes de energía y telecomunicaciones que se contemplaban en esta zona, reconocida por ser epicentro gastronómico local.La razón es que tanto Emcali como Acuavalle no se pusieron de acuerdo en qué entidad es la que asume el costo de los diseños y la interventoría del proyecto y eso causó que el convenio realizado entre las dos entidades y la Gobernación del Valle, en el 2010, se liquide.De acuerdo con Juan Carlos Dorado, coordinador del equipo de Defensa Judicial de Emcali, “en el convenio quedó claro que éramos tres entidades las aportantes: Emcali, que asumía el costo de la reposición y subterranización de redes; la Gobernación, que pagaba la rehabilitación vial y de espacio público y Acuavalle, que aportaba la administración del proyecto, los diseños y la interventoría”.El costo total del proyecto era de $23.996 millones, de los cuales Emcali aportaba $11.546 millones y la Gobernación $12.350 millones.Según explicó Dorado, desde noviembre del año pasado se venció el convenio. “Desde esa época estamos tratando de ponernos de acuerdo y como no fue posible, el paso a seguir es la liquidación del convenio”, anotó.El funcionario explicó que Emcali le pagó a Acuavalle $5178 millones, correspondientes a las obras realizadas.“En el convenio se pagaba contraentrega y eso fue lo que se le canceló a Acuavalle”, dijo la ingeniera Amparo Meléndez, funcionaria de Acueducto y Alcantarillado de Emcali.¿Y el resto de las obras?Las vías que faltan por intervenir (ver recuadro) y el colector Cachetones serán financiados con los recursos que quedaron del proyecto, que no fueron ejecutados por Acuavalle, cuya licitación se haría en el 2015, cuando se haya liquidado el convenio.El dinero disponible es de $6368 millones, que según indicó Dorado, están destinados para terminar las obras de redes. “Lo que tiene que ver con vías y espacio público lo tendrá que poner el Municipio de Cali”, aseguró Dorado.El secretario de Infraestructura de Cali, Miguel Meléndez, dijo que si Emcali hace reposición de redes de servicios y toca tanto la vía como el andén, deberá hacer la recuperación de los dos espacios. “Así está por decreto municipal”, anotó. Sin embargo, dijo que este tema será consultado con el Alcalde, que hace parte de la Junta Directiva de Emcali.Meléndez dijo que lamenta que los acuerdos entre las entidades involucradas no se hayan respetado, porque finalmente terminó afectando a la gente que vive o va a esa zona de la ciudad. Jorge Escalante, propietario del restaurante Solsticio, que está en Granada, dijo que la noticia es totalmente negativa. “Tal como está hoy Granada, se siente uno en obra. Este es un barrio inconcluso, abandonado, poco atractivo y eso generó que más de la mitad de los establecimientos se fueran de acá”, dijo.De hecho, en las zonas intervenidas quedaron sin concluirse algunos aspectos como la instalación de tapas para las redes telefónicas, las zonas donde había jardines y árboles están sin empradizar y hay tubos mal rematados.“Eso si bien no genera un riesgo muy grande, para un peatón puede convertirse en una trampa”, enfatizó este comerciante. Escalante agregó que los comerciantes y residentes “siempre sentimos el riesgo de que la obra quedara tirada. Lo que era un proyecto atractivo, de renovación, terminó siendo un dolor de cabeza porque desde un comienzo no hubo coordinación entre la Alcaldía de Cali y la Gobernación del Valle y el contratista no fue el más idóneo”.El gerente de Acuavalle, Humberto Swann, dijo que la posición de Emcali es jurídica. “Ellos dicen que en el convenio no está explícito que ellos deban aportar los recursos para la interventoría y los diseños de las redes. Pero además, Emcali ha desembolsado los valores de otros conceptos de la obra aplicándonos su tabla de precios, la cual no es razonable con los costos reales de los trabajos”.Sostuvo Swann que la empresa caleña les debe $2000 millones por estos conceptos y que por ello, lo mejor es liquidar el convenio.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad