¿Qué tan avanzado está el proyecto del Corredor Verde?

¿Qué tan avanzado está el proyecto del Corredor Verde?

Enero 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas, reportera de El País
¿Qué tan avanzado está el proyecto del Corredor Verde?

En las antiguas bodegas del ferrocarril, la concesión hace una inversión de US$7 millones para su recuperación.

Invasiones con comercio y vivienda son los escollos del proyecto del Corredor Verde, que este año inicia con su primera fase.

Transformar a Cali en un corredor de 22,8 kilómetros de extensión —por todo el corredor férreo— es el reto que emprendió la actual administración municipal, cuya primera fase (en la Carrera 8 entre calles 26 y 73) ya tiene prediseños, que serán socializados con la comunidad antes de terminar este mes.Este proyecto de renovación urbana es conocido como el Corredor Verde y quedó como una de las grandes inversiones que hará la ciudad en los próximos quince años, de acuerdo a lo aprobado en el Plan de Ordenamiento Territorial, POT.Sin embargo, es muy poco lo que los residentes en la periferia de la carrilera del tren conocen sobre este proyecto de espacio público. Solo los vecinos de la Carrera 8 conocen que se va a habilitar un espacio para peatones y ciclorrutas. Muchos habitantes de otros tramos, como en el barrio La Flora, Santa Elena o el sector del Valle del Lili, dicen desconocer su alcance. Vea aquí las zonas por las que pasará el Corredor Verde desde el aireAlfonso Otoya, gerente del Corredor Verde, explica que este es el único tramo al que se le ha hecho un proceso efectivo de socialización, porque es el que se va a intervenir este año. La participación comunitaria en los otros tramos se hará cuando existan diseños, los cuales serán contratados en el 2015. Así está hoy la zona que será el Corredor Verde.De la Calle 70 a la Carrera 15Este tramo del corredor férreo está actualmente concesionado a la firma Ferrocarril del Pacífico, que opera el transporte de carga en tren desde Buenaventura hasta Cali.El sector tiene las antiguas casetas para los operarios de paso del tren en las calles 70, 52, 47, 38 y 34. Una, como la de la Calle 70, tiene una vulcanizadora para motos, otras están invadidas por indigentes (como la de las calles 47 y 44 con Avenida 4N y la de la Carrera 7 entre calles 25 y 26). Las otras están desmanteladas.Con respecto a la zona verde del corredor férreo, esta se encuentra en buen estado (desde la Calle 70 hasta la Calle 34). De hecho, el sitio es usado por los vecinos para sacar a pasear a las mascotas, tal como lo hace a diario Silvia Gómez de Villegas, quien vive en uno de los apartamentos de La Flora. Reconoce que no sabe que tipo de proyecto harán en el corredor. “Lo último que escuché es que van a hacer una gran avenida para vehículos, pero son puros rumores”, anota. Después de la Calle 34, la zona está tomada por los escombros hasta llegar a la estación del tren (donde hoy funcionan Metrocali, la ERT y la sede regional del Invías). Luego sigue la Terminal de Transporte y al lado de esta se ubican tres restaurantes, un lavadero, un taller de radiadores, un parqueadero, una vulcanizadora y una escuela de formación de alturas.Janeth Arango, quien trabaja en el parqueadero, dice que el negocio lleva bajo su cargo 25 años funcionando “sin estorbarle a nadie”. Pero según cuenta, el parqueadero tiene 35 años de servicio en esa franja del corredor.Heider Maya trabaja en el taller de radiadores hace seis años, cuando el lavadero de carros le dio cupo a un negocio más. “Nos preocupa el tema porque de qué vamos a vivir cuando hagan ese Corredor Verde, máxime cuando las oportunidades de empleo son pocas”.Sin embargo, Janeth Arango dice que para que hagan algo en ese lugar pasarán años. “En mayo del año pasado vinieron a medir, nada más. De acá nos están sacando hace rato y aquí seguimos”.Alfonso Otoya, gerente del Corredor Verde, indicó que se están adelantando gestiones con el concesionario y con la Agencia Nacional de Infraestructura para construir una variante del tren entre Yumbo y Palmira (donde hoy están las empresas). Esa variante está en prefactibilidad.Se estima que este sería el tercer tramo en ser intervenido con el proyecto de renovación urbana.De la Carrera 15 hasta la Avenida Guadalupe Este es el tramo que tiene mayores problemas y por lo tanto, será el último en desarrollarse. Allí se encuentran dos invasiones que deberán reubicarse: la de los comerciantes del planchón de Santa Elena (de las calles 25 y 26 con Carrera 23) y las casas de Brisas del Limonar (frente al coliseo María Isabel Urrutia).Gustavo León es el presidente del sector de los ferreteros que trabajan en el planchón de Santa Elena. Dice que llegaron hace 20 años, cuando Germán Villegas era alcalde de Cali. “Nos sacaron de la Calle 23 (frente a la galería de Santa Elena) para esta zona. Lo lógico es que si aquí piensan hacer un proyecto, deberán reubicarnos porque fue el Municipio el que nos puso aquí”.Aldemar Ángulo, presidente de una de las asociaciones de vendedores del planchón, explica que en este lugar hay 1050 puestos de ventas censados, más 48 kioskos (que son los negocios más grandes).La venta es de todo tipo: ropa y calzado, alimentos, yerbas aromáticas, repuestos y artículos de ferreterías. También hay puestos de comida y sitios donde se expende licor. Además, a esta zona también se le conoce por la existencia de un mercado ilegal de alucinógenos y de armas, sumada a la presencia de delincuencia común. “Aquí se consigue de todo”, reconoce uno de los vendedores del planchón.Piedad Urrutia, vicepresidenta de la Asociación de Vendedores Ambulantes y Estacionarios de Santa Elena, dice que el comentario es que en el 2016 los sacan del lugar. “Pero ya no sabemos qué creer, por eso vamos a pedir una reunión con el Alcalde para que nos informe qué va a pasar con nosotros”, anota la líder de los pequeños comerciantes.Un poco más al sur, en la Carrera 50, vive John Cerón, quien hace 15 años compró por $1.500.000 los derechos de una posesión en la invasión Brisas del Limonar. Vive con su madre en una casa de cuatro cuartos, baño y cocina. Algo humilde, pero propia, lo que pudo comprar con ese dinero en 1995. “No soy dueño de la tierra pero sí de las mejoras y espero que eso lo reconozca el gobierno cuando venga a sacarnos”, comenta.Este tramo, explica Alfonso Otoya, involucra compra de predios para hacer los traslados de los comerciantes del planchón y de las familias de Brisas del Limonar. Pero esos procesos no están en curso aún.De la Avenida Guadalupe a la Carrera 129 en la salida SurEste es el segundo tramo que se realizaría, en el 2016, una vez estén listos todos los diseños del Corredor Verde, los cuales saldrán a concurso este año.Este sitio se encuentra libre de invasiones, pero el Estado tendría que volver a construir la red férrea, si se quiere tener un tren ligero que conecte a Yumbo, Cali y Jamundí. En el corredor hay solo zona verde que está en medio de los carriles Norte y Sur de la Autopista Simón Bolívar (Calle 25), pero que no es utilizada por los peatones porque está en medio de dos calzadas de alta velocidad.El proyecto plantea construir una nueva calzada Sur-Norte sobre el canal de aguas lluvias y habilitar las actuales calzadas como espacio público, para facilitar el ingreso de los caminantes. Yamileth Mejía, quien vive en Valle del Lili, dice que no conocen el proyecto del Corredor Verde. Los pares de las carreras 7 y 8El tramo de la Carrera 8 entre calles 26 y 73 es el que se construirá este año con recursos del Municipio . Para ello, en el presupuesto se destinaron $23.000 millones. Alfonso Otoya, gerente del Corredor Verde, indicó que tienen prediseños listos. “Los diseños definitivos estarán en febrero y el inicio de la obra deberá darse en abril”, afirma.José Salgado, de la Tienda Los 3 Amigos, del barrio La Base, dice que ha visto mediciones. “El proyecto es muy bueno porque le da espacio a la gente para caminar y al ciclista para moverse más seguro”.Lina Navia, también vecina de la Base Aérea, celebra la decisión de involucrar a la gente. “A las reuniones han venido 300 personas, eso demuestra interés”.Con respecto a la Carrera 7, hay algunos negocios (como kioskos y vulcanizadoras), así como sembrados que invaden el corredor, que deberán ser desalojados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad