Preocupación por uso de anticonceptivos no certificados por parte de adolescentes

Preocupación por uso de anticonceptivos no certificados por parte de adolescentes

Junio 30, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Preocupación por uso de anticonceptivos no certificados por parte de adolescentes

Las mujeres y sus bebés serán los beneficiados con la ley que les permitirá estar más tiempo juntos, en caso que la madre labore. La licencia es remunerada.

Las autoridades sanitarias de la ciudad están alarmadas por el incremento del uso de métodos anticonceptivos no certificados entre adolescentes. El fenómeno se presenta en menores de edad de todos los estratos.

El incremento de métodos anticonceptivos no certificados entre los adolescentes tiene preocupadas a las autoridades sanitarias de la ciudad que afirman que estas prácticas se están masificando en Cali.“Algunos de estos métodos provienen de las mezclas de culturas de la costa Pacífica y el centro del país y se arraigan más en los sectores populares. Sin embargo, en los estratos medios y altos la situación no es ajena y el voz a voz de los muchachos está sirviendo para que un método validado por 20 personas se convierta en una verdad”, dijo Nancy Lanzábal, epidemióloga de la Secretaría de Salud.Prácticas como chupar un limón, brincar tres veces después del acto sexual, ponerse de cabeza, realizarse lavados vaginales con cerveza o soda, o tomarse un vaso de agua antes y después de las relaciones son los métodos no convencionales reportados por los jóvenes ante los médicos de la dependencia y que laboran en los centros de salud.“Aunque las cifras de embarazo en las jóvenes adolescentes tienen una tendencia a la baja, un gran porcentaje de las 4.500 menores que quedaron en estado de gestación durante el 2010 manifestaron haber empleado estos métodos o por lo menos han escuchado que su grupo cercano de amigas o familiares los han usado, en una proporción de cinco entre diez”, señaló el médico de la Secretaría de Salud Municipal, Manuel Peralta.Angélica García, de 15 años, con tres meses de embarazo y quien vive en el barrio La Flora, es una de las adolescentes que realizó estas prácticas. “El rumor se riega entre las peladas del combo, el más popular es el ‘rayadito de fósforo’ (coito interrumpido) y cuando tenemos sospecha de un posible embarazo orinamos en un vaso le echamos tres agujas y si salen oxidadas al otro día es porque hay embarazo”, explicó.Angélica agregó que al enterarse de que estaba en estado de gestación compró en una farmacia la píldora del día después pero la vomitó, “me costó $15.000 y no fue necesaria formula médica. Una amiga que ya la había comprado me dijo dónde adquirirla”.Sexo a edad tempranaAunque los indicadores sostienen que el número de las madres adolescentes en Cali ha descendido en los últimos cinco años, también registran que las niñas y niños están empezando a desarrollar su actividad sexual a más temprana edad.“Un gran porcentaje de las adolescentes embarazadas en la ciudad inician sus relaciones sexuales desde los 10 años y esto se da por la falta de supervisión de los padres y la influencia de los medios de comunicación”, advirtió Sandra Morales, licenciada en educación y técnica de salud del Municipio. La pedagoga, quien trabaja con adolescente embarazadas, agregó que todo lo que tiene que ver con los géneros mu-sicales que implican un íntimo contacto físico, como el reggaeton, está estimulando que las relaciones sexuales se den de una manera más espontánea y desordenada.“El agite de la rumba y el ‘perreo’ están llevando a que se tengan relaciones sexuales sin protección, por eso es necesario que los padres entiendan que la presencia en la educación de sus hijos es vital”, concluyó.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad