Preocupación por niños de ampliación de cobertura en Cali sin desayunos escolares

Febrero 20, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-20 Por:
Redacción de El País
Preocupación por niños de ampliación de cobertura en Cali sin desayunos escolares

El suplemento nutricional del Gobierno es solo para instituciones oficiales, según directrices del Ministerio de Educación, pero no para colegios de cobertura.

Según el Ministerio de Educación, cada operador debe dar este suplemento nutricional.

Hay preocupación entre los representantes de los colegios privados que están dentro del programa de ampliación de cobertura  (cupos que paga el  Gobierno) por los 70.000 niños matriculados bajo  esta  modalidad, pues  quedaron sin el beneficio de los  suplementos alimenticios (desayunos escolares) que les daban antes. Lea también: Secretaria de Educación aclaró cómo se hizo reubicación por cobertura educativa

Así lo expresó Agustín Valencia, presidente de la Asociación Nacional de Colegios Privados, Andecop, capítulo Valle, en virtud del decreto del Ministerio de Educación Nacional, MEN, que no permite destinar dineros públicos para los colegios privados.

La secretaria de Educación Municipal, Luz Elena Azcárate, dijo que este no es un capricho de su despacho, sino un decreto normativo del Ministerio, el cual establece que del $1.300.000 que el Estado paga por cada niño matriculado, el operador debe asumir el suplemento alimenticio del 20 % destinado a calidad.

Valencia reclamó que “cuando hicieron la canasta educativa, se establecieron los porcentajes para salarios de los docentes, material didáctico, etc., pero nadie incluyó la alimentación, y ahora sí de manera sorpresiva, nos vienen a decir, que debe salir de ese 20 %”.

El representante gremial dijo que es muy difícil dar calidad educativa solo con $600.000 que les queda por alumno, considerando que a cada profesor hay que pagarle según su categoría, más el 7 % de impuestos al Municipio.

La directiva de otro colegio contratado por cobertura, que pidió reservar su identidad, argumentó que “porqué los dineros públicos sí se pueden  utilizar para contratar la educación  pública, pero no para alimentar a esos mismos estudiantes por los cuales está pagando y también comen. Es una mala interpretación”.

Jeison Aristizábal, fundador de la Asociación de Discapacitados del Valle, Asodisvalle, está viviendo esa nueva  dificultad: está a merced de los buenos corazones para poder darles desayunos a 480 alumnos en discapacidad que van a estudiar y hacer terapias.

Aunque al principio Asodisvalle quedó por fuera de la cobertura educativa, la Secretaría de Educación dijo que considerando que atiende población especial, se incluyó en esta modalidad. La señora Azcárate dijo que a principios de febrero se le había hecho el contrato, que tiene un anticipo, pero que ese trámite toma su tiempo.

“Atendemos a niños con autismo, síndrome de Down y otras discapacidades, todos del Distrito de Aguablanca, que se ven afectados porque vienen a estudiar y además  hacen  terapia física, ocupacional, del lenguaje, entre otras, y sin desayunar se afecta su condición de salud”, declaró Jeison, director de Asodisvalle.

En opinión de Valencia, como para  parte de  población vulnerable  que atienden, la educación no es tan importante, muchos van por la comida y si no hay,  pueden  desertar. 

Desde que el  MEN anunció la nueva normativa que limita los desayunos escolares solo a las instituciones educativas oficiales, los  118 colegios contratados por cobertura que atienden los 70.000 niños en Cali perdieron este auxilio que les daba el Ministerio.

La titular de Educación en Cali dijo que el Gobierno está ofreciendo 166.000 raciones diarias entre desayunos y almuerzos (para los colegios de jornada única) en los colegios de Cali desde el lunes pasado. “En esta primera etapa, el Municipio los está dando con $15.000 millones de sus propios recursos y $7900 millones que provienen del Ministerio”.

El rector del Colegio Santa Librada, Ramón Ignacio Atehortúa, desvirtuó la denuncia que se está haciendo por redes sociales con  una foto en la que un joven “almuerza” arroz con huevo.

 “Es un mal uso que se está haciendo de esa foto. Aprovecho para aclarar que estamos dándoles almuerzo completo  a 690 estudiantes de jornada única (8°, 9° y 10°) y el primer día, faltaron 15 almuerzos; fue  cuestión de logística, pero se les dio la opción de ir a la cafetería o prepararles arroz con huevo; ese fue un impase del primer día, algo que puede pasar hasta en la casa de uno,  pero no es  todos los días”, aseguró.

 Atehortúa describió  que el almuerzo del viernes era  ‘gulash’ (carne), arroz, ensalada, aborrajado y jugo de guayaba, todo de acuerdo con la minuta establecida por el Ministerio.

Jeison Aristizabal  dijo que  trata de solventar la situación con donaciones de particulares que les regala panela, arroz u otros víveres, una avícola que les lleva huevos y lo que les da el Banco de Alimentos, que un día tiene jugos, pero al otro día no. “Pero esta situación se vuelve  insostenible por todo el año, porque la gente ayuda por ahora, pero de aquí a marzo ya está agotada”, comentó.

 Sumas y restas Un desayuno escolar  o  suplemento nutricional, puede costar $1500, que por 20 días al mes, da $30.000 por alumno. En diez meses del periodo académico totaliza $300.000.    Con los salarios y prestaciones  sociales de cada profesor,  más  el 7 % de impuestos al Municipio, los operadores dicen que les quedan $600.000 por alumno para cumplir con todos los requisitos del índice sintético de calidad que les exige el Ministerio de Educación. 

 

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS