Cali pierde tanta agua como la que consume en todo un año

Cali pierde tanta agua como la que consume en todo un año

Septiembre 21, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Luiyith Melo García | Reportero de El País
Cali pierde tanta agua como la que consume en todo un año

Gran parte del agua que se pierde, se fuga en el proceso de distribución a través de 3000 kilómetros de redes en la ciudad.

El 54% del agua que se purifica se pierde en conexiones fraudulentas. Emcali anuncia $2,3 billones para corregir las fallas y mejorar los sistemas de alcantarillado.

Es increíble, pero con la cantidad de agua potable que pierde Emcali en un año, podría darle de beber a dos y medio millones de caleños durante otro año y le sobraría agua. De toda el agua que producen sus cinco plantas, Emcali solo factura el 46 %. El otro 54 % del líquido que se purifica con tanto esfuerzo, se pierde. Se fuga en el proceso de distribución a través de 3000 kilómetros de redes en la ciudad o se la roban algunos con conexiones fraudulentas. Chuzan la tubería y se chupan el agua con mangueras. Incluso, algunas industrias, lavaderos, bombas de gasolina, hoteles, moteles y restaurantes, entre otros, ponen válvulas en el tubo antes del contador de medición y toman cualquier cantidad de agua antes de ser contabilizada. De esta manera, Emcali pierde una fortuna. El año pasado, la empresa facturó a sus clientes 124 millones de metros cúbicos de agua. Ese es el 46 % de la producción. Quiere decir que dejó de facturar 145 millones de metros cúbicos del líquido. Ese es el 54 %. En pesos, si cada metro cúbico de agua vale en promedio $1371,74, lo que dejó de cobrar Emcali son ni más ni menos que $199.000 millones. Una cantidad suficiente como para subsidiar el mínimo vital de agua para la población vulnerable de la ciudad y hacer la renovación del alumbrado público de Cali. Pero eso no es todo. La norma dice que por cada metro cúbico adicional de agua que se consume (porque hay límites de consumo), Emcali cobra otro metro cúbico de alcantarillado que vale $1609,43. Así, en la misma proyección de pérdidas, por alcantarillado se dejarían de cobrar $233.367 millones. En consecuencia, las pérdidas sumadas de acueducto y alcantarillado serían del orden de $432.000 millones. Más que el presupuesto anual de una ciudad de medio millón de habitantes como Palmira.AcueductoPara algunos analistas como Hugo Salazar Jaramillo, ex gerente de acueducto y alcantarillado de Emcali, la empresa no necesariamente debería ocuparse de producir más agua, sino de utilizar mejor la que se produce.Planteó también la necesidad de utilizar medidores domiciliarios más eficientes, porque los que hoy se están reponiendo son de baja calidad, ya que a los dos años su eficiencia de medición del agua consumida ha bajado al 84%, lo que significa pérdidas para la empresa.Sin embargo, el ex gerente de Emcali, Carlos Alfonso Potes, sostiene que sí hay que buscar una solución de aguas superficiales que no exijan tanto uso de energía en el bombeo porque eso es lo que está disparando la tarifa de acueducto. E, igualmente, buscar aguas más puras que requieran menos insumos en su potablización y una reducción de costos laborales para que el valor del agua para la gente sea más barato.De hecho, el ingeniero Eduardo Arbeláez, director de Planeación de Acueducto y Alcantarillado, indicó que aunque se están buscando nuevas fuentes de agua hacia el futuro, Emcali tiene previsto invertir $2,3 billones de aquí al año 2024 para reducir las pérdidas y poner al día las redes de distribución de agua y los sistemas de drenaje. En materia de acueducto, todavía hay que cambiar el 30 % de los 3000 kilómetros de redes. Son 700 kilómetros de tubería en asbesto cemento, un material vulnerable que genera la mayor cantidad de daños. Dado que los suelos de la ciudad son ácidos, el material se deteriora rápido.Aparte de eso hay dos grandes proyectos. Uno, el Centro de Control Maestro que permite manejar desde una sala computarizada, conectada con fibra óptica con todas las plantas, los caudales y presión del agua para regular el suministro. Y, el segundo proyecto, es la sectorización, que consiste en dividir la red de la ciudad en 85 circuitos, cada uno de los cuales estará controlado a través de una válvula y unos medidores que determinan el consumo y pérdidas en cada zona y hacer los ajustes del caso.El objetivo es bajar las pérdidas de agua del 54 % al 38 %, indicó Arbeláez.AlcantarilladoEn cuanto a alcantarillado, la ciudad tiene un considerable retraso, pese a las inversiones hechas en los últimos años. Arbeláez indicó que el objetivo es el control de inundaciones y mejorar la calidad del agua vertida al río Cauca. En ese sentido, se construirán colectores e intersectores sanitarios, para ir eliminando las descargas de aguas residuales a los canales y ríos de la ciudad.Con recursos del Fondo de Adaptación se avanza en la recuperación de la laguna norte del Pondaje donde se podrán almacenar 500.000 metros cúbicos de agua. La laguna sur ya funciona con una capacidad de 250.000 m3. Hacia allá se están desviando canales del oriente para regular cauces cuando se colmaten y liberar después el agua de manera regulada por el canal oriental hacia la Ptar Cañaveralejo. El otro proyecto es avanzar en el tratamiento secundario de la Ptar para quitarle al agua residual el 84% de su carga contaminante antes de vertirla al río Cauca. Este proyecto tiene una inversión de $300.000 millones.Adicionalmente, Emcali está estructurando un estudio que defina una solución integral al gran problema de sedimentación que le genera la zona de ladera al sistema de drenaje de la ciudad.La idea es hacer un interceptor a lo largo del piedemonte, desde Menga hasta Pance para recoger allí todo el material vertido de la montaña porque está afectando mucho el alcantarillado. Piedras, tierra, material forestal baja de la montaña, colmata canales y presiona el alcantarillado de la zona plana de Cali, explicó el ingeniero Arbeláez.El problema es que el 80% del alcantarillado de Cali es combinado, es decir, lleva aguas lluvias y sanitarias, por lo cual requiere unas estructuras de separación (606) cuando sube el nivel por aguas lluvias. El 20 % de la ciudad tiene alcantarillado separado. El problema es que hay miles de conexiones erradas que hacen que los canales se conviertan en caños de aguas negras.Un desperdicio que va en aumentoEl problema de las pérdidas de agua en Cali se ha agudizado en los últimos años. El ex gerente de acueducto y alcantarillado de Emcali, Hugo Salazar Jaramillo, indicó que en 1971 las pérdidas eran del 49 % y se bajaron a 22,3 % en 1975. Luego, en 1992 durante su gerencia, estaban en 39 % y se bajaron a 26,2 % en 1994, gracias a cambios de tubería, medidores más eficientes y campañas educativas hacia la comunidad sobre consumo racional de agua.Un factor que impacta el desperdicio de agua son las invasiones que no tienen servicios domiciliarios formales. En estos lugares, básicamente ubicados en la zona de ladera (comunas 1, 2, 18 y 20), la gente ‘chuza’ la tubería matriz para tomar el agua a través de mangueras. Lo mismo hace con la energía. En esas viviendas la gente puede consumir 80 o 100 metros cúbicos de agua al mes porque no tiene control, cuando un suscriptor formal solo consume 20 o 30 m3.Vea en este gráfico cómo se almacena y distribuye el agua en Cali

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad