Para muchos animales, Cali es la 'sucursal del infierno'

Febrero 28, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-28 Por:
Jorge Enrique Rojas | Editor Unidad de Crónicas

Esta semana se dio en Cali la primera captura por violencia animal luego de degollar un ave y estrellar otra contra el piso. ¿Cuántas denuncias se reciben a diario en Cali? ¿Qué lección dejan los animales a esta ciudad? Crónica.

[[nid:512180;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/02/micos-734.jpg;full;{Micos, tigrillos, caballos, pájaros y hasta babillas son algunas de las especies rescatadas por la Policía Ambiental en Cali luego de ser maltratados. En promedio, doce denuncias diarias reciben las autoridades por agresión animal.Fotografías: Hroy Chávez | El País}]]Lo más grave del miércoles fue el caso de un gato que se recuperaba en una veterinaria del barrio Champagnat. El sábado anterior, cayendo de un tercer piso, terminó ensartado en una varilla. Así lo llevaron los bomberos.  El médico veterinario Harry Cataño quería denunciar ante la Policía Ambiental que desde que lo recibió allí en la clínica, la dueña del animal no había aparecido para llevarle comida ni mucho menos para averiguar por la cuenta. El subintendente Ómar Gélez hizo un acta de visita y prometió entrar en contacto con la supuesta propietaria del gato, una belleza de manchas ajedrezadas y ojos amarillos.  “Maltrato por abandono”. Así terminó el día. Antes, la patrulla de la Policía Ambiental había estado en el barrio Los Guaduales, al nororiente de Cali, averiguando por un envenenamiento de gatos del que se quejó una señora; pero allá no aparecieron ni la mujer que tenía la pista,  ni  los gatos muertos. La parada anterior  había sido el rescate de una perrita negra y miedosa que malherida se escondía bajo los corotos apilados afuera de la casa de Johana Castro, en el 96-46 del barrio Marroquín II.  Y  antes, cuando empezó el día, habían llegado hasta la estación de Policía de Desepaz, más al oriente,  donde no sabían qué hacer con un pitbull amarillo de nombre Rocky que en el barrio Los Lagos armó un alboroto cuando se le voló al dueño y en el parque mató a una perrita criolla; después de eso hubo zambapalo porque los marihuaneros del parque la emprendieron a rocazos contra el perro, y el dueño, Harold Martínez, fabricante de calzado, 49 años, que se lanzó en su defensa, dice que a él también le dieron patadas y puños.  En el volco de la camioneta en que se moviliza, la patrulla llevó a Rocky hasta el Centro de Zoonosis donde después de una evaluación de su comportamiento, seguramente, dijo el intendente Marco Montes, le permitirán regresar a su casa. Fue un día poco común. Casi nunca es tan  sencillo.  Desde hace años parte del entrenamiento de los auxiliares que llegan a la Policía Ambiental de Cali, comprende una charla con la abogada Lida Yaneth Ramírez, presidenta de la fundación Sentir Animal, que los asesora con algunas bases jurídicas que les servirán para hacerle frente a los líos con los que se toparán en la calle, pero que sobre todo los prepara para lo que tendrán que ver allí, a través de una presentación de fotografías que en consecuencia de su trabajo ella ha ido recopilando desde el 2005.  En su  computador personal, las imágenes están guardadas en una carpeta que bajo el título ‘peores fotos de caballos’, constituye un álbum, a su vez, de las peores fotos de nuestra especie: todas son fotografías de caballos carretilleros que acabaron humillados de las más crueles  formas por los hombres que llevaban comida a su familia, justamente, gracias a esos caballos. Verlas es asistir a una penosa clase de humanidades.   Entre las fotos, la de Paco, un caballo castaño decomisado en el Distrito de Aguablanca, que con una herida bajo uno de los ojos fue obligado a trabajar remolcando una carreta hasta que la infección le tumbó un pedazo de carne. Entre las fotos, la de un caballo moro con señas de haber tenido las patas amarradas y que Lida sospecha sufrió la misma desgracia de otro caballo que hace tiempo rescató en el barrio El Guabal, víctima de su amo, que lo violaba con una pala por las noches. Entre las fotos, caballos cortados a machete porque no fueron capaces de seguir arrastrando escombros. Caballos quemados.  Se equivoca quien crea que los policías ambientales no tendrán que enfrentarse con las peores caras del mal que recorren Cali: la abogada Lida Yaneth también cuenta de caballos con las ancas perforadas por balas, luego de que sus dueños borrachos, relincharan de gracia jugando al tiro al blanco. Todos los días a la Policía  llegan entre 10 y 12 denuncias de violencia animal. No todas pueden  cubrirlas. En el 2014 atendieron 904 casos. El año pasado, 1172. Algunas de esas denuncias, cuenta el patrullero Carlos  Yáñez, alcanzan a presentarse a buena hora, como hace dos semanas cuando una llamada  les permitió impedir la comercialización de 48 pichones de lora  en la galería de La Floresta; las tenía el mismo tipo que en el 2012 fue soprendido intentando vender un Arawana, un exótico pez amazónico de caza prohibida. Pero en otras ocasiones, en muchas ocasiones, dice el patrullero, no consiguen el milagro, como les ocurrió en diciembre cuando no llegaron a tiempo para contener a una bestia que le roció gasolina a su perrita y luego le prendió fuego. O como el lunes pasado, cuando Rubén Darío Rojas, de 18 años, en una discusión doméstica, la agarró contra los pajaritos de su mamá, degollando a una de las aves y estrellando otra contra el suelo; en este caso, sin embargo, el alivio que les queda a las autoridades es que el muchacho se convirtió en el primer capturado por maltrato animal denunciado en Cali, luego de que el pasado 6 de enero entrara en vigencia la Ley 1774, gracias a la cual los animales al fin  son reconocidos como ‘seres sintientes’  ante el Código Civil. “Enfermos. Una persona que atente contra un animal es capaz de atentar contra cualquier  ser”, dice el Intendente jefe de la Policía Ambiental de Cali, que quizás en un juego del destino, o más bien en un designio de la naturaleza, se apellida Zorrilla y que, como un mal olor, lleva 18 años persiguiendo a los maltratadores de animales y  traficantes de especies silvestres. Buena parte de su trabajo, dice, se ve reflejado en este último sentido: hace diez años más o menos, cuando Cali se había convertido en una suerte de muelle internacional para la exportación ilegal de especies salvajes, podían hacer entre 50 y 60 incautaciones al mes y ahora  los decomisos son la mitad de eso. Sigue siendo mucho pero es un logro, dice Zorrilla. En lo que va del 2016, ya han sido capturadas cuatro personas involucradas en delitos relacionados con el aprovechamiento de la fauna y los recursos naturales de la región. El optimismo del Intendente, aún así, se quiebra ante la realidad. Pese a la activación de la Ley contra el maltrato y el ejemplo que llegue a representar para los violentos el hecho de que el primer capturado en Cali enfrente una condena que podría darle tres años de cárcel y una multa de hasta 41 millones de pesos, las otras cosas que aquí suceden (o no suceden), van en contravía del esfuerzo legislativo y de las autoridades: Paz Animal, la fundación que desde 1995 trabaja prestando servicios de clínica y albergue para los animales que desprotegidos dan tumbos por la ciudad,  se anuncia a días de cerrar las puertas. 

Para poner una denuncia de maltrato, puede llamar  a la Policía Ambiental a los teléfonos 882 61 15 y  310 820 40 35. Igualmente, puede escribir a mecal.ambiental@policia.gov.co
Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS