Opinión: el ADN de El País

Opinión: el ADN de El País 

Diciembre 29, 2018 - 11:33 a.m. Por:
Paola Gómez / Jefa de Redacción de El País 
Paola Andrea Gómez, jefe de Información de El País.

Paola Andrea Gómez, jefe de Información de El País.

El País

Mística, talento y humanidad. Eso es lo que define la redacción de nuestro periódico. Es como una especie de código que se adquiere a punta de trabajo duro, de aprendizaje, de escuchar a la experiencia y a la juventud. Porque al final eso es lo que somos, una redacción que conjuga periodistas que llegan cargados de sueños y unos más que llevan años de oficio a cuestas.

Entendemos el valor de la noticia, vibramos con ella, sabemos que hay que dar siempre más para seguir vigentes. Que hay que encontrar nuevas fórmulas de contar la ciudad, que hay que marcar agenda y no perder la capacidad de asombro.

La sala de redacción de El País es la más grande escuela de aprendizaje del Suroccidente. Tenemos un semillero con estudiantes de comunicación Social de la Autónoma de Occidente y de la Santiago de Cali. De nuestros practicantes elegimos, siempre a quienes ingresan a nuestro equipo, porque invertimos en su formación. De nuestros reporteros y reporteras elegimos la mesa de editores porque confiamos en lo nuestro. Y las oficinas de prensa de la ciudad están llenas de ‘ex País’, porque son gente apetecida por su gran capacidad .

No hay un año en el que nuestra redacción no sea reconocida con un premio de periodismo local, nacional e internacional, aunque esa no se la razón final que nos impulsa a hacer las cosas bien. Siempre, con orgullo, celebramos esos triunfos porque sabemos que no contamos con la infraestructura de grandes medios, pero tenemos lo más importante: calidad. Y con ella seguimos construyendo, día a día, un periodismo capaz de enfrentar los retos que exige un mundo plagado de noticias falsas y con tantas maneras de informarse.

Aquí seguimos haciendo lo que sabemos: un ejercicio riguroso y serio, donde lo más importante será siempre humanidad para escribir la historia de una ciudad que también tiene en su ADN al diario El País.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad