Niños de Comuneros pintaron la paz en el marco de la campaña 'Soy Capaz'

Niños de Comuneros pintaron la paz en el marco de la campaña 'Soy Capaz'

Septiembre 20, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Andrés Felipe Becerra | Reportero de El País
Niños de Comuneros pintaron la paz en el marco de la campaña 'Soy Capaz'

Los niños del Instituto Educativo Carlos Holguín Mallarino dibujaron y pintaron en un mural las cosas buenas de su entorno.

Con actividades, 30 pequeños de una escuela reflejaron el país que sueñan, en un taller de la campaña Soy Capaz.

Jhon Anderson abrió su cartuchera, sacó sus crayolas y en un muro dibujó un gran sol. Lo pintó de amarillo y naranja y le dijo a los profesores que ese sol era amor, alegría y paz. Jhon Anderson tiene 5 años, es delgado y de piel negra. En un papel cartón, el niño también plasmó la figura de un hombre y dijo que era su papá que está en la cárcel, pero que pese a eso él es su otro sol. “Yo sé que él está en la cárcel porque hizo cosas malas, pero se ha portado bien y pronto lo volveré a ver. Eso me dice mi mamá”, expresa el pequeño, mientras dibuja una pequeña casa. Está en un salón de un colegio del oriente de Cali.Así como Jhon Anderson, Marco, Juan Pablo, Angie, Carmen y otros 30 niños, de 3 y 5 años del Instituto Carlos Holguín Mallarino, en el barrio Comuneros I, dibujaron y pintaron en un mural solo cosas buenas, pese a los episodios trágicos que han tenido que padecer en sus cortas vidas, como tener a sus padres presos o asesinados.Dibujaron montañas, pájaros, ríos, calles, balones, muñecas, familias. También pintaron a policías felices, en paz con la comunidad, nunca los pintaron persiguiendo a ladrones.Tal vez, explica Cielo Virginia Bolaños, profesora del Instituto, es porque a través del proceso educativo los niños han ido borrando esas imágenes malas que estaban acostumbrados a ver y a vivir en sus barrios, en sectores como Comuneros I, en la Comuna 15 de la capital del Valle, una de las más violentas históricamente. “Cuando los pequeños llegaron al colegio, por ejemplo, con las piezas del armatodo hacían pistolas y jugaban a que se disparaban entre ellos. Hoy, después del trabajo, con esas mismas piezas hacen casas y juegan a que son arquitectos”, dice la profesora.El comportamiento de este grupo de niños el viernes dejó asombrados a las personas que dirigieron y participaron en el taller de Claro, denominado ‘Soy Capaz de Imaginar’ y que hace parte de la campaña nacional Soy Capaz. Estas personas, las mismas que en un principio les dijeron a los pequeños que dibujaran y pintaran cosas buenas y malas de su entorno, no podían creer que al final del ejercicio solo vieran plasmado la parte buena.Capaces de imaginarA los niños se les ve felices, entre ellos también está Cindy, una pequeña que viste su uniforme de educación física y que tiene trenzas con moñas de diferentes colores. Cindy canta a todo pulmón: soy capaz, depende de mí qué pasará este día, depende de mí que pasará el resto de mi vida.Esta niña, de 5 años, dice que se imagina jugando tranquila por su barrio, corriendo con sus amigos, feliz. “He visto a otros niños tristes porque pelean con niños de otros barrios y yo no quiero ser así”, expresa.Sofía, Felipe y Víctor también dicen que siempre se han imaginado con un barrio mejor, una ciudad mejor, un país para ellos, para los niños. Néstor Gómez, coordinador de las experiencias Soy Capaz, explica que es gratificante cuando son los mismos niños los que dan el mejor ejemplo. “Llegar acá creyendo que por el barrio donde está el colegio será más difícil trabajar con ellos, cambiarles el pensamiento y ver que es todo lo contrario es una muestra de que si se quiere se puede eso que queremos, imaginar un mejor país”, dice.Nos llevamos para otros colegios de la ciudad y del país la enseñanza de que los niños son capaces, además de imaginar, de elegir, de amar las diferencias, de entender las normas. Eso es educación cívica, afirma Néstor, mientras sostiene en sus hombros a uno de los niños que también está dibujando en el mural.Es medio día y los niños están saliendo del colegio. A Jhon Anderson, a Cindy y a los otros pequeños se les ve felices jugar con un avioncito por las calles de Comuneros I, mientras regresan a sus casas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad