Ni con tutelas atienden en Coomeva a pacientes con cáncer de Cali

Ni con tutelas atienden en Coomeva a pacientes con cáncer de Cali

Julio 11, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País
Pacientes de cáncer

Algunos pacientes con cáncer afiliados a Coomeva EPS dicen que llevan más de dos meses sin recibir tratamientos. Por su parte, la entidad de salud informó que trabaja en restablecer convenios con las IPS.

Archivo de El País

No cesa el drama para cientos de pacientes oncológicos de Cali afiliados a la EPS Coomeva, quienes tienen suspendidos los tratamientos y medicamentos para combatir su enfermedad.

Estos usuarios manifiestan que ni las tutelas, demandas y derechos de petición han servido para que la entidad prestadora de salud les garantice la atención médica que requieren, mientras ven cómo su estado de salud se deteriora con el paso de los días.

Tal es el caso de Karlina Vergara, una mujer de 53 años que padece cáncer de mama y dejó de recibir quimioterapia desde hace más de dos meses.

Lea también: En emergencia hospitalaria se declara la única clínica de tercer nivel de Buenaventura

“En agosto voy a cumplir tres años con esta enfermedad y ahora estoy en la etapa final del tratamiento. Siempre que voy a Coomeva me dicen que vuelva en ocho días pero nunca me solucionan nada. Ahora estoy muy preocupada porque el seno derecho me está picando y volviendo a doler”, explicó Vergara.

Entre tanto, esta paciente asegura que de sus propios recursos le está tocando comprar la medicina que la empresa de salud tampoco le volvió a suministrar.

“Yo no trabajo y mi esposo, que se gana un salario mínimo, es quien la está costeando. Es muy triste ver que llevo cotizándole a Coomeva 38 años y, justo cuando más necesito de sus servicios, me salgan con las de ‘El Chavo’ y me digan que no tienen dinero para mi tratamiento porque este es muy costoso” agregó la afiliada.

Por la misma situación está atravesando Rodolfo Franco, a quien hace un año le diagnosticaron cáncer de próstata con metástasis ósea.

“Desde el 6 de junio dejé de recibir atención médica de control oncológico para seguimiento del medicamento de Abiraterona, que se me acabó el día 10 de junio y que, por determinación del médico, no se me puede suspender. De igual forma, no tengo programación de radioterapia pues tenía cita a finales de junio y tampoco esta fue posible”, sostuvo el hombre de 56 años.

Al respecto, Álvaro Villaquirán, presidente de la Asociación de Usuarios de Coomeva EPS regional Cali, indicó que se ha venido reuniendo desde el pasado 20 de junio con las directivas de esta entidad con el propósito de presionarla para que solucionen la situación que vienen padeciendo los pacientes oncológicos.

“En una de las reuniones se me informó que se le habían girado $1600 millones a Hemato Oncólogos, una de las IPS que actualmente tiene suspendidos los servicios a dichos usuarios. Asimismo, me dijeron que esta semana estaban nuevamente en conversaciones con el Centro Médico Imbanaco”, mencionó Villaquirán.

El intermediario de los usuarios de Coomeva con las directivas de esta EPS también aseguró que últimamente la situación es muy crítica.

“Este fin de semana, por ejemplo, recibí tantas llamadas de pacientes oncológicos, que me tocó apagar el celular. Estaba desesperado porque me sentía demasiado impotente frente a sus sufrimientos. Y eso que no estoy contando a quienes hacen las peticiones y reclamos personalmente ante entidades como la Superintendencia Nacional de Salud, la Personería o la Defensoría del Pueblo”, sostuvo Villaquirán.

Por su parte, Alexánder Camacho, defensor del Paciente de Cali, indicó que a través de la Secretaría de Salud Municipal se han agotado todas las instancias necesarias de intermediación para los pacientes con cáncer.

“La Superintendencia Nacional de Salud e incluso el Ministerio Público ya saben lo que está ocurriendo. En estos momentos, Coomeva nos está resolviendo lentamente, pero solo caso a caso y sin garantizar de manera absoluta todos los servicios que están necesitando los afiliados a la EPS”, afirmó Camacho.

Asimismo, indicó que en lo que va corrido de este año, específicamente hasta principios de junio, Coomeva sumó cerca de 350 peticiones y quejas de usuarios, quienes reclamaron inconformidades en la atención y obstáculos para acceder a los servicios de salud.

“Es una cifra escandalosa teniendo en cuenta que esta entidad históricamente había sido una EPS que garantizaba los servicios a sus usuarios. Estamos muy preocupados porque aquí se está vulnerando un derecho fundamental como es el de la salud y, adicionalmente, cuando se trata de enfermedades de alto costo como es el caso del cáncer, pues se está transgrediendo el derecho a la vida” concluyó el defensor del Paciente Municipal.

Coomeva da respuesta a los cuestionamientos

Según un comunicado de prensa de esta EPS, la crisis actual que se está presentando con el acceso a los servicios de salud por parte de sus pacientes con cáncer se debe a una dificultad en el pago de la red por parte de la Administradora de los Recursos del Sistema General de Seguridad Social en Salud, Adres.

“Aproximadamente el 50% de los servicios oncológicos son servicios que no son del Plan Obligatorio de Salud, POS, es decir que son asumidos por la EPS, pero que son responsabilidad del Estado, como es el caso del cáncer. Actualmente el flujo de recursos entregado por Adres para el cubrimiento de estos servicios no alcanza para pagarlos en su totalidad, lo que deriva en la suspensión de los mismos por parte de los Institutos Prestadores de Salud, IPS, como medida de presión para el pago. En este sentido, la Supersalud ha emitido varias circulares prohibiendo esa práctica pero las mismas no se cumplen”, dice el comunicado.

En estos momentos, Coomeva tiene en Cali 1988 usuarios con manejo de cáncer en Cali y, según esta EPS, no todos se ven afectados por la suspensión de servicios de las IPS.

“Para aquellos a quienes se les ha interrumpido la atención, tal cual pasó con Hemato Oncólogos, hemos direccionado sus casos a la red alterna, como lo es el Centro Médico Imbanaco y la Fundación Valle del Lili, que actualmente continúa prestando los servicios a pacientes con tratamientos activos”, explicó Coomeva.

La EPS también hizo énfasis en que actualmente está realizando acuerdos con las IPS para normalizar el servicio lo más pronto posible, además de que continuará con los tratamientos a los pacientes que ya se encuentran activos a través de la red activa y disponible.

“Coomeva EPS hace un llamado e invita a todos los actores del sistema, pues se ha escalado el tema a los entes de control para que se realice la intervención y vigilancia de todos los prestadores para no suspender servicios y dar continuidad a estos usuarios, sobre todo a aquellos que padecen enfermedades de alta complejidad. Esta es una situación de índole estructural del sistema que no podemos resolver solos”, concluye el comunicado.

Ranking de las peores EPS

Según información proporcionada por la Secretaría de Salud Municipal, Coomeva ocupó en el 2017 el tercer lugar de las EPS que colocaron más obstáculos a los pacientes para el acceso a los servicio de salud.

En este ranking, Coosalud y Cafesalud se ubicaron en el primero y segundo puesto, respectivamente.

Por su parte, el cuarto lugar se lo llevó Emssanar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad