“Mermelada existe en todas partes y no es pecado”: Clementina Vélez

“Mermelada existe en todas partes y no es pecado”: Clementina Vélez

Enero 11, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Judith Gómez Colley, editora de Poder
“Mermelada existe en  todas partes y no es pecado”: Clementina Vélez

Clementina Vélez, concejal de Cali.

Clementina Vélez, quien presidirá el Concejo este año, dice que una de sus tareas es dar a conocer lo que hace la Corporación. Asegura que no será un concejo de bolsillo del Alcalde.

El próximo viernes Clementina Vélez Gálvez, la concejal del Partido Liberal, conocida como la ‘Dama de hierro’, asumirá la presidencia del Cabildo caleño . Se trata de la segunda mujer que llega a ese cargo en las últimas décadas, por lo que quiere darle un vuelco a la Corporación. De ahí que una de sus tareas sea tratar de cambiar la mala imagen del Concejo y trabajar en equipo, basada en el diálogo con todos los concejales, y de paso colaborar con el Gobierno, “sin renunciar al control político”. Tras 44 años de carrera política y varios períodos en el Concejo, por fin llega a la presidencia. ¿Cuál es su propósito principal allí?Demostrar que una mujer en una corporación pública está en capacidad de mejorar, cambiar y actualizar el ejercicio que le da a uno la Constitución. Hoy hay nueva legislación electoral, territorial y una academia fuerte en jurisprudencia. Eso lleva a estar preparados de forma diferente para ejercer la presidencia de la Corporación.Su meta era ser presidenta del Concejo y lo logró. ¿Qué sigue ahora?Estar en el Concejo como presidenta es una tarea fuerte, que requiere tener una estrategia para que los resultados se vean. El Concejo no ha logrado obtener la calidad y es tarea mía lograrlo. También recuperar el respeto por la institucionalidad, lograr que las comisiones realicen sus labores y cacarear lo que hacen. También voy a actualizar el reglamento interno.¿Hará honor a su apodo de ‘Dama de hierro’ para manejar el Concejo?El problema no es como lo habían pintado, de viejos y jóvenes, ni de buenos contra malos, es simplemente que la gente que llegó por primera vez a la Corporación quería oportunidades para tener poder y cuando vieron que no se daba, montaron su coalición. Cada joven hace aportes interesantes, pero la experiencia enseñó que había cosas que revisar y manejar. Desde noviembre estoy escuchando a cada concejal y he encontrado que no ha habido un debate ideológico sino situaciones personalizadas. Eso se puede mejorar y trabajar en equipo. Además, tengo una mesa directiva excelente.Usted procede del grupo de concejales antiguos a los que muchos sectores ven como acomodados con el Gobierno. ¿Qué opina de eso?Al llegar a la presidencia del Concejo, todo lo que se dice se va a modificar con las actuaciones. Esto no es de palabras ni de discursos, es de actuación. El Concejo es la institución de Cali con peor imagen. ¿Cómo mejorarla?Con el grupo de imagen y comunicación vamos a divulgar qué es el Concejo, porque la mayoría de la gente no sabe qué es un Concejo. Lo que oye la gente son peleas, titulares de prensa, el desprestigio, las investigaciones, pero realmente no se ha dicho qué hace. La mejor herramienta que tienen los concejos es entregarles a los alcaldes los acuerdos, hacer el ejercicio del control político, donde uno tiene la oportunidad de ver si los que están ejecutando el Plan de Desarrollo lo están haciendo bien o mal. En el 2014 los concejales jóvenes fueron protagonistas por tratar de hacer control político o, como dicen algunos, presionar al Gobierno. ¿Cree que se equivocaron?La forma como está conformado el actual Concejo es lo que dio la democracia. Hay 5 concejales del Partido Conservador, 4 de la U, 1 del PIN, 3 de Cambio Radical, 2 del MÍO, 1 del Verde, por Mira, 1, por el Polo, 1, y por la ASI, 1. Con esa composición no se cumple la Ley de Bancadas. En la práctica lo que hay es una sumatoria de organizaciones de cada concejal, que internamente cada una es autónoma. Esa ley dice lo contrario, los partidos tienen que ponerse de acuerdo para votar como partidos. ¿O sea que cada concejal hoy actúa de acuerdo con sus intereses?La pregunta es: ¿qué prima, el interés por la ciudad o el personal?, ¿representar un partido o una organización?, ¿haber apoyado un alcalde y trabajar con él en el Plan de Desarrollo? Esas preguntas se contestan solas. Basta con ir a una plenaria para darse cuenta de la verdad y ver cómo se trabaja. Ese es un tema que quiero trabajar, porque lo que se requiere para lograr un equipo es inteligencia, voluntad y compromiso. Si hay compromiso de ciudad y de partido, se puede trabajar en equipo. ¿Cómo están las relaciones con los concejales nuevos tras su elección?Política es el arte de saber esperar. La dinámica de la política es muy compleja. Soy una mujer de diálogo, que respeto el derecho a la diferencia. Soy la presidenta de la Corporación, no de un partido, ni de 12 o 13 concejales, los estoy escuchando a todos. La democracia nos está dando la oportunidad de que nos transformemos en un concejo moderno. Quiero que los concejales sientan que la Corporación es una sola y que su presidenta está para respetar los derechos de cada uno.¿Está en un proceso de paz en el Concejo?Estoy preparándome para el posconflicto. En el proceso de paz lo más fácil es firmar el acuerdo, lo que viene es lo más importante. Me estoy preparando para trabajar con todos los concejales el posconflicto. ¿Y cómo vislumbra ese posconflicto?Soy optimista. Los modales y las buenas maneras permiten el diálogo fuerte, pero con respeto, lo que se puede lograr. Como docente universitaria he comprobado que hay que escuchar y dialogar más, pero concretar resultados, no quedarse en el discurso.Usted es cercana a Rodrigo Guerrero, se la jugó con él a la Alcaldía, de ahí que se crea que todo lo que lleve el Gobierno al Concejo va a pasar sin mayor discusión...Una cosa es una cosa y otra cosa es otra, nos enseñó ese gran vallecaucano Absalón Fernández de Soto. La Constitución les da funciones diferentes a concejos y Ejecutivo. Se trata de escucharnos, pero no renunciar al control político, porque allí tenemos que enfrentarnos a temas de ciudad que están en el Plan de Desarrollo y que aún no se vislumbra que se puedan ejecutar terminado el 2015. El alcalde Guerrero tiene la mejor voluntad y compromiso, pero a su equipo, que lo conforman personas de Cali pero que estaban en Bogotá, le tomó tiempo volver a conocer la ciudad, que es diferente a la de ayer. Mientras se adaptaron, se demoraron. Otros venían del sector privado y les tocó conocer la función pública. Eso ha tomado tiempo, como en Emcali, donde hay un gerente académico, excelente conferencista. Antes de un alcalde ganar, necesita sentar a la gente a pensar qué es lo que se va a hacer y armar su programa de gobierno, y luego su Plan de Desarrollo, pero lo están haciendo a la inversa. Por ejemplo, en Emcali llegó un miembro del Ejecutivo a pensar, programar y se fue el tiempo. Está bien que soñemos, el doctor Pardo es enamorado de soñar, pero necesitamos gerente operativo, que esté en contacto con la gente. ¿Cómo tener la certeza de que este Concejo no será de bolsillo?Constitucionalmente el Concejo no puede ser de bolsillo de ningún alcalde. Ejercer el control político es lo más importante, porque es mirar que la ejecución y la inversión se haga como es y en el tiempo que es. No es justo que una dependencia ejecute su presupuesto en noviembre cuando tuvo todo el año para ello. Hay dependencias que han tenido tres secretarios, como Bienestar Social, que no debería ser porque es la que hace el trabajo comunitario. Y es momento que se den resultados en Metrocali.La movilidad pasa a ser el problema número uno de Cali, ya no es la seguridad. Pero estoy segura que el Alcalde le ha puesto patines a ese tema. Lo importante es que el doctor Sandoval también tenga patines y que vayan de la mano. Aquí ya no hay espacio para más discursos, estudios, eso se acabó, se les fueron tres años, ahora tiene que haber resultados.¿Qué cree que le ha faltado a Rodrigo Guerrero como alcalde?Cacarear lo que hace. Y contar cuál es el problema del poder: que todos pedimos. ¿Incluida usted, qué tanto piden?Todos. Los políticos tenemos que estar guiados por lo que va ejecutando un Plan de Desarrollo y pedimos para las comunidades. Guerrero tiene compromiso total, pero no cacarea. En el 2015 ya está cacareando; si el cacarea todo lo que hace, la imagen del Alcalde será otra. ¿Y qué falta este año?: exigirle a su equipo resultados.¿Cree que el Alcalde alcanzará a terminar obras este año?Allí están el corredor verde y el jarillón. En el plan jarillón hay un problema y es que no se socializó con las comunidades. Se habló de reubicarlos, pero no se hizo el estudio sociológico de quienes llevan más de 50 años allí irregularmente. Creo que el jarillón tiene urgencia. Ese es el proyecto más importante que Guerrero le deja a la ciudad, pero está parado porque los habitantes dicen que no se van. Hay que montar un plan piloto para el jarillón, que no puede tomar como ejemplo a Llano Verde o a Potrero Grande, que fueron un fracaso. Me preocupa que si el jarillón no se acelera, los recursos se pierdan. Son $1,3 billones. Debe ser prioridad y estoy segura que el Alcalde lo va a sacar adelante, pero es mirando el componente social.¿Cuál es la solución al problema de la inseguridad en Cali?Trabajar con las familias, con los hogares. Eso no es de Policía. Si logramos que los niños estudien, que tengan salud y transporte, eso mejorará. Este es un año electoral donde hay muchos intereses de los concejales, por lo que puede haber mucha mermelada…La mermelada existe en el mundo. En Colombia existe desde lo nacional, pasa por lo departamental y llega a lo municipal. Esa es la realidad y eso no es pecado. Lo que está mal hecho es el titular que dio el Alcalde el domingo cuando dijo que ‘uno no gobierna para darles los contratos a los amigos’, pero, ¿a qué se le llama mermelada?, por ejemplo, tener una partida adicional para organizar un parque donde un concejal tiene votantes; otro ejemplo, solicitar reparcheo, ¿cuántos concejales hacemos esa gestión?: 21. Eso es normal, lo incorrecto es cuando se le da en exceso a un solo sector político o a un solo concejal. Pero el trabajo comunitario hay que fortalecerlo.¿Ha pensado en volver a ser candidata a la Alcaldía de Cali o ya renunció a ese sueño?Quise ser alcalde de Cali, no me fue mal en las encuestas, pero murió mi gran maestro, Luis Guillermo Vélez, que me ayudaba a conseguir financiación. Fallecido él, entendí que cerraba ese capítulo porque el tema financiero para un aspirante a la Alcaldía de Cali es definitivo. Todo el día oigo propuestas. ¿Entonces sigue firme en su aspiración de volver al Concejo o dará paso a nuevas generaciones?Sigo firme. Yo tengo una cola muy grande, una organización política a la que siempre le he permitido que piense y que opine, pero me dijeron que no es el momento de que Clementina nos deje en el Concejo.¿Qué le ha dejado usted a Cali?Lo resumo en el Concejo, en la Asamblea y en el Congreso, donde he dejado mi entrega académica al estudio de los proyectos. Yo me fortalecí y me dedique a eso, porque para aprobar un proyecto se requiere buscarle el interés general, la conveniencia, la financiación y que cumpla con la ley y la Constitución. ¿Y qué le ha dejado a usted la política y su paso por el Concejo?En mis 44 años de carrera tengo lo que considero que necesito para vivir: una casa, un vehículo, una casita de campo hace 18 años con mis hermanos y los lotes en el cementerio. Y también una paz espiritual que es producto de una formación donde llegué a la conclusión de que Dios existe y que él es que nos debe orientar.¿Cree que el Alcalde le ha cumplido a Cali?Totalmente. Llegó a ordenar la casa, a revisar cómo ejecutar rápidamente lo que había dejado iniciado el alcalde Ospina, que dejó proyectadas las Megaobras. El Alcalde lo que ha hecho es seguir y modificó lo que debía modificar. El Alcalde, para ser concreta, ha fallado en su cercanía con el problema social, que lo ha delegado, no lo ha enfrentado. Ese tema es muy grave, porque el problema de seguridad tiene origen allí, ya que las familias se abandonaron, las madres fueron a buscar trabajo y los niños quedaron solos. En el problema social estamos perdiendo el año. Ese es el cambio que va a dar el Alcalde en este año. Los funcionarios tienen ejecutar para dar resultados.El mejoramiento de la educación se lo quiero destacar a Guerrero porque ha sido una inversión alta en las plantas físicas de las escuelas. Presentó un proyecto de vigencias futuras para dejar listo el tema de seguridad y de aseo. La alimentación escolar es importante. Otra debilidad del Alcalde es no haber hecho la reforma administrativa, que era urgente para tener recurso humano y darle cumplimiento a procedimientos. Otra falla fue no haber decidido desde el comienzo quién iba a dirigir el transporte masivo y tener uno solo y no cambiar tanto. No sé porque ha cambiado secretarios de Tránsito, en el Dagma, Bienestar Social. Se nota que no logró que esas personas entregaran resultados.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad