Los pecados que están acabando con la esencia del Parque El Ingenio

Escuchar este artículo

Los pecados que están acabando con la esencia del Parque El Ingenio

Mayo 13, 2018 - 08:00 a. m. Por:
Paola Otero, reportera de El País
El Ingenio, el parque del ‘descontrol’

Dogging, consumo de alucinógenos y basuras, algunas problemáticas que aquejan al Parque El Ingenio.

Raúl Palacios / El País

El parque del río Meléndez, mejor conocido como parque El Ingenio, ya no es tan ‘biosaludable’. Al principal pulmón ambiental en el sur de Cali lo aquejan diferentes males: la invasión del espacio público, prostitución y consumo de sustancias alucinógenas, entre otros.

Y es que según denuncias de la comunidad, estas problemáticas han hecho que por razones de seguridad y hasta de salud mental, algunos habitantes del sector hayan optado por dejar de visitar el corredor deportivo.

El País, hace un recuento de los principales ‘dolores de cabeza’ que aquejan a la que es considerada una de las área verdes más importantes de Cali y la cual es concurrida por habitantes de todas partes de la cuidad.

Lea también: ¿Por qué el sur se convierte en una laguna con cada aguacero? Estas son las causas

Inundaciones, no faltan con las lluvias

Como un campo lleno de lagunas, así queda el parque de El Ingenio cada vez que llueve fuertemente.

Efraín Torres, jefe del Departamento de Recolección de Emcali, explica que esta situación se presenta porque el lugar no tiene un sistema de drenaje.

“Lo que pasa es que cuando cae un aguacero el suelo se satura y cómo está lloviendo todos los días, entonces el agua no alcanza a evacuar y se va quedando estancada. Una solución eficaz sería hacerle un sistema de tuberías como el que tiene la cancha del estadio Pascual Guerrero, donde la gramilla tiene unos huecos por los que se va el agua”, explica Torres.

El funcionario también asegura que el parque se va a seguir inundando mientras no se le construya un sistema de drenaje. “La Secretaría de Deportes y el Dagma son las dependencias a las que les compete hacerlo si quieren que se siga utilizando como espacio deportivo”.

En cuanto al desbordamiento del río Meléndez, Torres aclara que está situación ocurre a la altura de la Autopista Simón Bolívar con Carrera 80.

“Lo que se tiene que hacer, además de controlar las invasiones, deforestaciones y arrojo de escombros y basuras en el afluente, es dragarlo, es decir, bajarle el fondo porque las aguas llegan con sedimentación de la parte alta. Esto nunca se ha hecho y según la ley, le corresponde a la CVC, en la parte rural y al Dagma en la zona urbana”, concluye Torres.

Prostitución y sexo sin 'censura'

El parque El Ingenio es uno de los sitos preferidos en Cali para las personas que buscan explorar y disfrutar de la adrenalina de tener sexo ‘al aire libre’, o lo que comúnmente se conoce como ‘dogging’ (si es entre parejas heterosexuales) o ‘cruising’ (entre parejas homosexuales).

Los encuentros de diversión y placer ocurren, generalmente, en los guaduales de la ribera del río Meléndez y bajo las penumbras de la noche.

“Casi todas las personas que caminan en la zona del jarillón después de las 11:00 p.m. están en búsqueda de una pareja sexual. Toda la zona, en ambos lados de la Calle 14, por donde queda la pista de BMX, es prácticamente un motel. Allá usted puede encontrarse hasta unos 200 preservativos en la mañana del día siguiente”, cuenta Stiven Roa, deportista del parque.

De hecho, según una investigación publicada en el 2015 por la Universidad Javeriana sobre prácticas sexuales de jóvenes entre 18 y 25 años en Cali, dejó en evidencia que muchos de estos encuentros son fortuitos.

“Ocurren entre personas desconocidas que se citan a través de redes sociales y que les gusta practicar sexo anal o bucogenital en lugares públicos para satisfacer su curiosidad y deseos de lujuria ”, explica Linda Teresa Orcasitas, investigadora del estudio.

Stiven Roa también asegura que gran parte de la población que recurre a este tipo de prácticas son personas de la comunidad Lgtbi, quienes también ejercen la prostitución en varias zonas del parque como la Calle 14 o la Carrera 80 con Simón Bolívar. “La última vez vi un grupo de diez travestis y cinco prostitutas”, dice.

Un ‘mercado persa’

El corredor ambiental se parece a una gran plaza donde se pueden encontrar ventas ambulantes de todo tipo de comida (cholados, ensaladas de frutas y asados), suplementos nutricionales, ropa y hasta accesorios para mascotas.

“Esta zona, destinada para actividades deportivas, de recreación y de descanso, en ocasiones es intransitable. A eso se le suma la obstrucción vehicular del parque y sus alrededores que, en ocasiones, es de dos cuadras a la redonda. Los fines de semana, por ejemplo, es frecuente ver como los carros y motos invaden ambos carriles de la Carrera 83, además se parquean en la calles internas del barrio y dejan garajes bloqueados”, explica Hilmar Germán Suárez, presidente de la Junta de Acción Comunal, JAC, de El Ingenio.

José Orlando Pacheco, quien tiene un puesto de cholados en el parque desde hace 17 años, asegura que parte de las razones por las que las ventas ambulantes han seguido creciendo en el sector, es por la falta de control de la Alcaldía. “Durante el mandato de Jorge Iván Ospina nos dieron el consentimiento de trabajo a 12 puestos, entre esos el mío, y nos dijeron que íbamos a estar ubicados en una casetas exclusivas para nosotros, pero nunca las entregaron”, afirma.

Por otro lado, el presidente de la JAC explicó que se le ha pedido en múltiples ocasiones a la Administración Municipal una política de regulación, control y caracterización para las personas que ocupan el espacio público en el parque, pero esto no ha sido posible.

Al respecto, Samir Jalil, subsecretario de Inspección, Vigilancia y Control de Cali, asegura que “el reglamento todavía está en revisión jurídica”.

Basuras, otro de los males

Las ventas sin control de alimentos y de toda clase de mercancías, fogatas, picnics y eventos comerciales que se realizan en el parque, producen desechos que se disponen en varias áreas del mismo y generan un impacto negativo en el ecosistema del lugar.

Según Angélica María Delgado, gerente general de Promoambiental, empresa que se encarga de la recolección de residuos sólidos en el barrio El Ingenio, esta es una problemática que preocupa si se tiene en cuenta que el sitio es considerado como una zona de conservación.

“Los residuos se arrojan de manera indiscriminada, lo que hace que la cantidad de recolección de los mismos sea superior a la esperada y que las 20 canastillas que tenemos dispuestas en todo el corredor ambiental desborden su capacidad. En promedio, cada mes, recogemos 16 toneladas de basura que van desde empaques y papeles higiénicos, hasta colchones, poltronas, sillas y mesas”, precisa.

La gerente también manifiesta que se vienen adelantando campañas educativas con las personas y vendedores de la zona sobre el adecuado manejo de residuos sólidos.

“Al parque, se le brinda esa cobertura de aseo y limpieza completa. Además, es muy triste ver cómo por falta de conciencia, se está afectando negativamente una zona con especial interés ambiental. Eso hace que nosotros tengamos que duplicar e incluso triplicar nuestras labores allí”, concluye Delgado.

Microtráfico y consumo de sustancias alucinógenas

“Aunque el consumo de marihuana y otro tipo de drogas ocurre a cualquier hora del día, este fenómeno es más frecuente después de las
8:00 p.m. Las personas se ubican bien adentro de la vegetación, cerca del río, vas caminando y aunque no puedes verlas, si sientes el olor”, manifiesta Johana Aristizábal, habitante de la zona.

Según el mayor Victor Hugo Pulido, comandante del Distrito 3 de Policía Metropolitana de Cali, la entidad está tratando de combatir esta situación con la aplicación de comparendos mediante el Código de Policía.

“Hemos impuesto más de 50 multas a consumidores de sustancias psicoactivas. Asimismo, hemos capturado a seis personas por microtráfico y expendio de drogas, las cuales se han llevado a un proceso de judicialización”, explica.

También, frente a las denuncias de la comunidad por el tema de hurtos a vehículos, el oficial recomienda evitar dejar los vehículos estacionados en las vías. “Mi sugerencia es que los dejen en parqueaderos autorizados o no los lleven”, puntualiza.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS