Escuchar este artículo

Los ocho desafíos que tiene el MÍO para que más caleños se suban al sistema

Marzo 04, 2018 - 07:45 a. m. Por:
Redacción de El País
MÍO

702 buses articulados, padrones y alimentadores, en promedio, prestan el servicio en día hábil.

Foto: Raúl Palacios / El Pais

Nueve años después de que los buses del sistema de transporte masivo empezaran a rodar por las calles de Cali, luego de haber recorrido 379 millones de kilómetros y haber transportado a 1069 millones de pasajeros, el MÍO atraviesa un momento crucial.

Hoy, sobre la mesa está la renegociación de los contratos de concesión con los cuatro operadores de los articulados, un punto álgido que está pendiente de sellarse desde diciembre del 2017 y sobre el que recae buena parte de las soluciones a las deficiencias que tiene el servicio.

Al reto de resolver esta situación se suma la solución a la falta de infraestructura, mejorar la frecuencia de los buses para atraer más pasajeros y revisar la integración con otros medios de transporte.

Lea también: 'Ampliación de la vía Cali - Jamundí iniciaría a mediados de este mes'.

1685
puntos de parada tiene hoy el sistema de transporte masivo.
702
buses articulados, padrones y alimentadores, en promedio, prestan el servicio en día hábil.
97
rutas cubren los buses del MÍO actualmente.

1. Cautivar más pasajeros

Hoy el MÍO transporta, en promedio, a 482.000 usuarios entre lunes y viernes; pero el reto para Metrocali es movilizar 610.000 pasajeros en día hábil. De acuerdo con Andrés Pla, director comercial del ente gestor del masivo, “el Oriente va a ser un foco importante para que el MÍO capte más usuarios, porque allá hemos perdido con los piratas; al igual que la Comuna 18, el corredor de la Calle 70 y Universidades.

Estas zonas hay que activarlas con más buses para ser competitivos”. Para Mauricio Venté, miembro del Comité MÍO Usuarios, para lograr más clientes se deben mejorar las frecuencias de las rutas existentes y “esto solo se logra si los operadores se comprometen con la ciudad y sacan todos los buses, si hay un servicio oportuno y ágil”.

Paradas del MÍO en el Oriente

Paradas del MÍO en el Oriente

Bernardo Peña / El País

2. Renegociar contratos

Desde el 27 de diciembre iniciaron las conversaciones entre Metrocali y los cuatro operadores de los buses para firmar un otrosí en el contrato y dar viabilidad al MÍO y acceder a los $78.000 millones del Fondo de Estabilización, Fesde, no sin antes retirar demandas por $600.000 millones que tienen contra el Municipio.

Algunos puntos de la negociación abordan sanciones para los concesionarios que presenten incumplimientos en la operación, un fondo para reinversión en el sistema, la entrada de 424 buses nuevos, entre otros. A la fecha, solo ETM ha dado el sí a la propuesta de Metrocali.

Para Enrique Wolff, directivo de GIT Masivo, en esta negociación se requiere lograr “el pago de la remuneración que se licitó y lo que cuesta prestar el servicio, algo que se debe asegurar a través del subsidio a la demanda y el Fesde. El Municipio está condicionando el pago de este subsidio a que los concesionarios asuman las pérdidas desde el inicio del sistema”.

Por su parte, el concejal Fernando Tamayo señaló que “Metrocali debe tener el control del sistema, porque ahora es un apéndice de los operadores. Se debe tener la capacidad de sancionar los incumplimientos para que haya mejoría en el servicio”.

El MÍO tiene 916 buses registrados, de los cuales 312 son de GIT Masivo, 278 pertenecen a Blanco y Negro, 164 corresponden a Unimetro y 162 son de ETM.

3. Terminar infraestructura

Luego de nueve años de servicio del MÍO y haber invertido $1,5 billones en obras, aún no se ha terminado de construir la totalidad de la infraestructura del sistema. Para Enrique Wolff, de GIT Masivo, “la falta de terminales de cabecera ha alejado a la gente porque se tienen estaciones normales haciendo de terminales, como Universidades y Chiminangos, que durante mucho tiempo se han congestionado, haciéndole perder usuarios al sistema”.

Aún faltan nueve obras para lograr una integración plena de la ciudad y un servicio óptimo: las terminales Sur y Simón Bolívar, que están en construcción; la Terminal Aguablanca, que debe ser licitada este año; la Terminal Centro, que se construirá en el proyecto Ciudad Paraíso; los patios talleres de Valle del Lili y Aguablanca, que iniciarán este año; la conexión de la Avenida 3N con Avenida Las Américas, que se planea ejecutar en 2018; la troncal de Oriente, para conectar esa zona de la ciudad con el Sur por medio de la Calle 70, un proceso que debe diseñarse este año y ejecutarse en el 2019; y 28 kilómetros de bicicarriles que están en construcción.

“Nuestro plan es que al 2022 la totalidad de la infraestructura esté terminada y operando. Esto nos permitirá optimizar los tiempos de los concesionarios en términos de desplazamientos”, afirmó Pla.

MÍO Metrocali Usuarios Estaciones

Diariamente los usuarios del MÍO señalan que el servicio presenta hasta 30 minutos de demora entre bus y bus en algunos recorridos. Esta situación se estaría presentando en horas pico.

Raúl Palacios / El Pais

4. Más financiamiento

Teniendo en cuenta que, según operadores, el MÍO tiene un déficit de $150.000 millones anuales para su operación, es necesario buscar ingresos que ayuden al sistema a alcanzar un punto de equilibrio.

El alcalde Maurice Armitage indicó que para financiar la operación se plantean la apropiación del 50 % del recaudo por multas de tránsito, la explotación de publicidad exterior en los buses y gravar las antenas de telecomunicaciones. Por otra parte, el director de Planeación Municipal, Jorge Zapata, señaló que en el segundo semestre de este año será radicado ante el Concejo la contribución por el servicio de estacionamiento público.

El concejal Roberto Rodríguez dijo que “se deben mirar alternativas como que el Municipio asuma el 10 % de la tarifa que es para el mantenimiento de patios talleres y, además, generar un proyecto de Ley que autorice al Municipio a otorgar subsidios a la demanda de forma directa, porque eso puede dar un equilibrio”.

5. Integración intermodal

Hoy el MÍO cubre el 65 % de la demanda de transporte público en la ciudad. Pero en sitios como la ladera se requiere la integración con otros modos de transporte.

Según Álvaro Lara, gerente de Transportes La Estrella, las comunas 1, 18 y 20 están siendo atendidas por 500 camperos que diariamente movilizan un promedio de 90.000 pasajeros.

Al respecto, el director de Planeación de Metrocali, Juan Echeverry, señaló que en mayo de este año se contratará un estudio para establecer el modelo financiero, técnico, legal y social bajo el que se puede dar la integración con las ‘gualas’, algo que se podría avizorar en el 2019.

“Miraremos las posibilidades con los camperos de Oriente y los buses intermunicipales. Con el transporte colectivo debemos coordinar procesos para no generar paralelismo sino complementariedad mientras exista”, dijo el funcionario.

MÍO Usuarios Recarga Metrocali

Los operadores han dejando de sacar de sus patios este número del total de 800 que nutren al sistema. Metrocali advierte sobre posibles sanciones.

Archivo de El País

6. Estabilidad administrativa

Pese a que el MÍO lleva rodando nueve años, el nacimiento de su ente gestor se remonta a 1998, cuando se constituyó la empresa Masitrans y, bajo la tutela María Cecilia Otoya, la ciudad soñaba con construir un metro.

Dos años más tarde nació lo que hoy se conoce como Metrocali, entidad que, en principio, estuvo a cargo Sonia Villamizar. Desde 1998 hasta la fecha por el ente gestor del MÍO han pasado 14 presidentes.

Dicha inestabilidad, para el concejal Roberto Rodríguez, no permite una buena planeación ni administración. “Metrocali está sujeta al vaivén político, por eso toca hacer un pacto con la Municipalidad para que los procesos puedan tener continuidad.

Este debe ser un ente que se encargue exclusivamente de la operación, administración y control del sistema de transporte, sin ataduras a procesos de infraestructura, porque en la medida en que haya contratos y licitaciones de por medio, esto hace más vulnerable a la entidad”.

7. Evaluar el vínculo con Utr&t

El contrato entre Metrocali y la Unión Temporal de Recaudo y Tecnonolgía, Utr&t, (concesionario encargado de manejar los dineros del sistema) establece que a este operador se le liquida con base en una fórmula que, si se plasmara en una cifra, sería el 13 % del valor de cada pasaje.

Es decir, que de los $2000 que paga cada usuario, la Utr&t recibe $260. Para el concejal Fernando Tamayo el contrato debe ser evaluado, pues “no es posible que ellos sigan contratando sus propias auditorías, nadie los vigila y, además, tienen un contrato muy oneroso porcentaje de ganancias.

Hoy no son muy claras las funciones de ese operador y eso debe solucionarse pronto”. En ese sentido el Director Comercial de Metrocali señaló que el número de puntos de recarga debe discutirse, pues si bien hay 389 estaciones para comprar pasajes, la cifra es insuficiente. “Ha crecido el número de máquinas y se ha descentralizado el servicio, pero el servicio y la experiencia del usuario deben mejorar”.

MÍO Cable

Las personas que sean encontradas en actos indebidos, serán sancionadas con el nuevo Código de Policía con una multa tipo 3 que corresponde al pago de $393.449 por afectación a la tranquilidad.

Archivo de El País

8. Potenciar el MÍO Cable

Luego de dos años de operación, el sistema aerosuspendido de la Comuna 20 ha transportado más de 3,9 millones de pasajeros, pero demanda de una intervención para convertirse en un polo de desarrollo para el turismo en la ladera.

Según Andrés Pla, este año se licitarán espacios de explotación comercial dentro de las estaciones y publicidad en las cabinas. “Esto será atractivo para el turismo si también desde la comunidad se gestan iniciativas. Con las secretarías de Turismo y Cultura planeamos intervenciones para activar mucho más la zona”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS