Los detalles de la megaobra que busca recuperar el río Cali

Los detalles de la megaobra que busca recuperar el río Cali

Septiembre 06, 2016 - 12:00 a.m. Por:
Aura Lucía Mera y Beatriz López, especial para El País
Los detalles de la megaobra que busca recuperar el río Cali

La primera fase del proyecto, que se lleva a cabo en la Avenida 2N y la Carrera 4N entre calles 25 y 15, tiene un costo de $19.743 millones. Cada vez se ven más adelantos en la construcción de los senderos peatonales.

Santiago Eder es el gestor del más ambicioso proyecto de recuperación de la ribera del río. Así se gestó esta iniciativa.

Para mediados de noviembre se proyecta abrir el primer tramo del Parque Lineal  Río Cali, correspondiente al sector de la Avenida 2N, entre las calles 15 y 25, que se inicia frente a la Clínica de Los Remedios y culmina en la Torre de Cali. Los dos puentes peatonales que unirán esa parte del tejido urbano estarán listos para febrero del año entrante.

La megaobra vinculó a cerca de  300 operarios para adecuar los paseos peatonales y las ciclorrutas que bordearán las riberas del río Cali y cuyo diseño es de Edzo Bindels, de la compañía holandesa de Rotterdam West-8, Urban Design and Landscape Architecture, diseñadores de grandes espacios públicos como el jardín de jubileo de la Reina Isabel II, el Rotterdam Center Atation y el Madrid Río de Google, entre otros.

Lea también: “El parque lineal busca llevar al caleño hasta el río”: diseñador de la megaobra

Además de los impuestos cobrados por megaobras, el proyecto del Parque Lineal  Río Cali  recibió donaciones de 40 prestantes caleños, convocados por Santiago Eder Garcés. Los holandeses enseñaron a trabajar artesanalmente los ladrillos suministrados por Orciarcillas, que integra a cinco ladrilleras caleñas: San Benito, La Sultana, Ladecol, Terranova y Ledegres.

A pesar de los trancones en el sector del norte debido a la demora en la terminación de las obras, la Alcaldía de Maurice Armitage se anotará un éxito cuando Cali recobre la frase del poema de Eduardo Carranza: “un sueño atravesado por un río”.

Segunda fase 

La segunda fase del parque Río Cali será desde el CAM hasta Bellas Artes. La Alcaldía la denomina Parque Central. Iniciarán allí con el Parque Viva la Música (donde se hacen las tascas). Ahí hay pensada una plazoleta  con zonas peatonales y ciclorruta. Se estima, según la Secretaría de Infraestructura, que en diciembre esta zona ya se encuentre cerrada, debido a la ejecución de los trabajos.

En la segunda fase del proyecto no se reducirá a dos carriles el espacio para los vehículos, como en la fase uno. Esto, por solicitud del Alcalde Armitage.

Nuevo Latir

Fue en Aguablanca, recorriendo la escuela Nuevo Latir, una de las megaobras construidas durante la administración de Jorge Iván Ospina, cuando Santiago Eder supo que había finalizado su dorado exilio europeo para regresar y trabajar por la ciudad de sus mayores. Ese barrio marginal con más de 800.000 personas no tenía árboles.

Bajó de su casa materna en Arroyohondo y empezó a recorrer el río Cali desde su nacimiento en el Alto del Buey, en Los Farallones, hasta la desembocadura en el Cauca. No le gustó lo que vio, especialmente las riberas que serpenteaban por la ciudad, sin estética urbana, sin un diseño armónico con el clima y la naturaleza. Además, el  caudal lucía invadido de basuras y aguas servidas, los puentes eran refugio de  indigentes.

Visitó a Ximena Hoyos en la Unidad de Acción Vallecaucana y después al Alcalde Ospina. Les dijo que tenía una estrategia para crear parques y zonas verdes urbanas. 

“Como Ospina es hombre práctico, me dijo, ‘te doy un parque”’. Pasó el tiempo, regresé a Holanda, me enredé en otras cosas, pero siempre estaba con esa idea fija en la cabeza”.

Cuando se posesionó Rodrigo Guerrero como Alcalde de Cali, Santiago volvió con el tema. Le hablaron de la megaobra de un parque lineal sobre el río y otros en el Paseo Bolívar, el correo y frente al CAM, que habían rechazado los diseños, que requerían uno nuevo, pero que tampoco había dinero para hacerlo.

Lea también: El parque lineal que le dará vida al río Cali

Los 40 donantes

Santiago Eder es egresado de Harvard en economía soviética, dice que odia la arquitectura de ese país, donde vivió por espacio de varios años, porque la “arquitectura modernista acaba con el espíritu del ser humano. Por eso cuando veo lo que hacen aquí en el sur de Cali, me da un ataque”.

Mario Scarpetta le patrocinó  el video que realizó con Adriana Arboleda sobre el río Cali y sus afluentes y citó en el Club Colombia a “las pocas personas que conocía”. Les hablo con tal entusiasmo de la recuperación urbana de la ciudad de sus ancestros, de la cual se fue cuando era casi un niño, que los 40 asistentes hicieron generosos aportes en dólares.

Hubo una persona que fue clave en el desarrollo del proyecto: María Elisa López, entonces directora de la Emru, quien le dijo a Santiago: “ese parque ya existe, es una cicatriz que hay que hacerle una costura para que una los dos costados de la ciudad.” La otra persona que lo apoyo siempre fue la arquitecta Elly Burckardt.

Resuelto el problema económico, se entrevistó con Rodrigo Guerrero y con Miguel Meléndez, secretario de Infraestructura, quienes lo urgieron para que presentara el diseño en menos de dos semanas, pues había algunos dineros por concepto del pago del impuesto de las megaobras. Regresó a Holanda y rescató una tarjeta que le dio alguien en un evento. Se trataba de Edzo Bindels, de la firma West 8, diseñador de talla mundial, autor del diseño de los jardines de jubileo de la Reina Isabel II. 

Arborizar a Cali

Santiago conoce a Holanda como la palma de su mano. Afirma que allá hay mucho espacio público. “Es un país perfecto, y tan plano como Cali, donde todo está hecho con ladrillo”. Sin embargo, considera que aquí no se aprovechan los espacios abiertos, el clima y la gran variedad de flora. 

Se fue para Holanda, contactó a la West-8 Urban Design and Landscape Architecture y se trajo a Cali al señor Bindels.  Lo llevo al río, le mostro el video y las tomas impactantes de Mauricio González sobre el nacimiento del río Cali en Los Farallones, los siete ríos de la ciudad y sobre todo, el tramo de la Avenida 2N entre calles 15 y 25, frente a la Clínica de Los Remedios y la Torre de Cali y los parques frente al CAM.

Santiago le hizo entrega del diseño al alcalde de la ciudad, en junio del 2015, con la intención de terminar en 6 meses el primer tramo que interviene la ribera del río Cali, entre las calles 15 y 25 en diciembre de ese año. 

Tras varias fechas fijadas para la entrega de esta obra, el constructor reforzó el personal operativo, para que los trabajos avancen a mayor velocidad.

La segunda fase del Paseo Bolívar, la plaza frente al CAM y el parque del correo, se las entregaría tiempo después.

Recorriendo un sueño

El entusiasmo de Santiago es contagioso. Nos reunió con Elly Burckhardt, su hada madrina. También nos acompañó Vivianne Armitage, que acaba de regresar para poner su grano de arena al servicio de la ciudad.

El encuentro fue en la Plazoleta Jairo Varela, fea e inhóspita, especie de hangar descubierto, desangelado y vacío, donde el sol inclemente de agosto invita a fritar un huevo en el piso. 

Nos dirigimos a la Plazoleta del Correo. Cambia totalmente el panorama con el diseño ágil, hecho con piezas de ladrillos que juegan entre sí y se entrelazan en círculos y ondas.  

Después recorrimos el sendero que está frente al barrio piloto, el cual está prácticamente terminado. Descubrimos guaduales que jamás habíamos visto, chiminangos sensuales de troncos entrelazados, piedras enormes traídas del río Pance, y que invitan al descanso. Bancas hechas con esa filigrana labrada en ladrillos y el sendero para peatones y ciclistas, que podrán disfrutar los niños y los adultos del barrio, acostumbrados al olor fétido del río y a la presencia de indigentes.

La Clínica de Los Remedios, en la otra orilla, está gozando de la misma transformación que llenara de magia el entorno: dos riberas unidas por puentes-escalinatas, enmarcadas con palmeras zanconas, césped, plantas ornamentales y senderos. se convierte en realidad el poema de carranza: “Cali, un sueño atravesado por un río”.

[[nid:573971;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/563x/2016/09/puentes_parque_lineal.jpg;full;{Los puentes que conecten a los senderos peatonales de la ribera del río serán uno de los principales atractivos de esta obra.Especial para El País}]]

Críticas y burocracia

Iniciadas las obras en el primer tramo, cuyo eje principal era la ejecución en ladrillo de un paseo peatonal y una ciclorruta, frente al deteriorado barrio el piloto y al frente, en un punto de gran flujo vehicular, en la clínica de Los Remedios, fue necesario eliminar el cruce que hacen los carros en el semáforo peatonal de salida de la estación Torre de Cali del MÍO, dejando solo un paso para los caminantes.

En vista de que en el primer tramo de la Avenida 2N entre las calles 15 y 25 ha quedado una vía con dos carriles cuando antes había cuatro, eso ha generado críticas por los trancones que se forman en horas pico. El arquitecto Benjamín Barney expresó su inconformidad  y Santiago le explicó minuciosamente las bondades del mismo. Es más, viajo a Bogotá para enseñárselo a Germán Samper, el gurú del  urbanismo colombiano.

Samper le envió una carta  elogiosa a Eder, donde le dice “la idea de hacer un gran piso duro, dándole sombra con árboles, quitando elementos superfluos y dejando que los árboles se acomoden con el tiempo, me parece una decisión correcta”. También le envió unos dibujos de la ciudad de Nancy, en Francia, que une una plaza renacentista con una plaza medioeval. “Este conjunto es una arcada que cumple doble función: cerrar un espacio con un edificio que deja el paso peatonal”. 

Tampoco se ha escapado Santiago de la pesadilla  la burocracia. La radicación de documentos, el paseo entre ventanillas, el cumplimiento de fechas, etc. Hay una carta a un alto funcionario de la Alcaldía donde le dice que existen 4 o 5 entidades que atienden el cuidado de los pastos, árboles, infraestructuras, limpieza, permiso de vendedores ambulantes, cuidado de áreas deportivas, “en lugar de centralizarlo todo en una sola entidad”.

Santiago Eder, que nunca abandonó sus raíces, su ciudad natal, su naturaleza excepcional, está cumpliendo la primera parte de su sueño: que Cali sea reconocida internacionalmente como la “ciudad de los siete ríos”. Su pasión es contagiosa, no en vano contagio al mejor diseñador de parques del mundo, que quedo maravillado con la vegetación de la capital vallecaucana.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad