Levantar pico y placa a buses, una medida que divide a los caleños

Escuchar este artículo

Levantar pico y placa a buses, una medida que divide a los caleños

Abril 08, 2018 - 11:30 p.m. Por:
Redacción de El País 
Buses urbanos

En la ciudad, según datos de transportadores, se dejan de movilizar a diario un promedio de 116 buses de transporte público colectivo debido a la restricción del pico y placa. Se estima que estos automotores movilizan 100.890 pasajeros al día.

Archivo El País

La decisión de la Alcaldía de levantar transitoriamente el pico y placa para los buses, busetas y microbuses del transporte público colectivo, con el fin de compensar la falta de vehículos del MÍO y garantizar la movilidad de los usuarios, generó reacciones encontradas en Cali.

Por un lado están quienes advierten que la ampliación en la oferta de transporte público, consignada en el Decreto 165 del 6 de abril del 2018, generará mejores dinámicas de movilidad para los usuarios y reducirá los tiempos de desplazamiento en la ciudad.

No obstante, hay quienes indican que levantar la restricción del pico y placa al transporte público colectivo pone más cerca la posibilidad de que haya una integración del servicio tradicional con el masivo y que la decisión puede perjudicar los intereses del plan de salvamento del MÍO, que ya fue firmado por dos operadores (ETM y Blanco y Negro) y está a la espera de dos restantes (GIT y Unimetro).

El secretario de Movilidad, Juan Carlos Orobio, explicó que “con esta medida incrementamos la oferta de transporte de manera inmediata en 90 carros para compensar las deficiencias que se vienen presentando por la contingencia que sufre el Sistema de Transporte Masivo”.

Lea también: ¿Qué tan eficiente es el MÍO los fines de semana?

Y es que, de acuerdo con el área de operaciones de Metrocali, diariamente se programan 800 buses para cubrir la operación por las rutas del masivo, pero en marzo, por ejemplo, los concesionarios dejaron de sacar a las vías 141 buses cada día, durante la hora pico de la tarde.

De hecho, en lo corrido de abril, dicho promedio de incumplimiento se incrementó a 165 buses diarios, “cifra que sitúa la afectación del servicio en un nivel grave. En promedio, el 80 % de los incumplimientos en la flota corresponden a los buses que dejan de sacar las empresas GIT Masivo y Unimetro”, informó el ente gestor del MÍO.

Por estas razones, explicó Orobio, la suspensión del pico y placa para el transporte público colectivo será “hasta tanto el MÍO pueda suplir la demanda de transporte en la ciudad”.

Entre tanto el presidente de Metrocali, Nicolás Orejuela, hizo un llamado a los concesionarios que se encuentran incumpliendo con la operación de los buses para que asuman sus obligaciones. “Estoy seguro que con la propuesta que entregamos a los concesionarios en diciembre pasado (del plan de salvamento del MÍO), ellos podrán cumplir satisfactoriamente con la prestación del servicio de transporte público a que se comprometieron con la cuidad y dejar atrás la situación que atraviesan”, afirmó.

Al respecto, Mauricio Venté, miembro del Comité MÍO Usuarios, señaló que quitarle el pico y placa al transporte público colectivo “es importante porque hay problemas reiterados con la flota de los operadores que no quieren cumplir con el servicio, lo que es un irrespeto para los usuarios. Ahora habrá ventajas para quienes utilizan transporte público; tienen una mayor oferta, pero esto tiene una repercusión innegable en la fidelidad y los ingresos del masivo”.

Venté añadió que la medida “es un reconocimiento claro de que el sistema está fallando y es un golpe duro para todos operadores, pero es casi un ultimátum para GIT y Unimetro a que se unan al plan de salvamento del MÍO, porque se les han dado gabelas para operar y este no es el momento de medir quién es más fuerte sino de hacer lo mejor para la ciudad”.

Según Diego Vivas, vocero de la Asociación de Buses Tradicionales de Cali, actualmente hay en Cali 496 buses con tarjeta de operación activa, pero a diario solo prestan el servicio 380 debido a la restricción del pico y placa.

“Esta es una oportunidad para bajarle un poco el tono a la piratería, que tanto terreno le ha quitado al transporte legal en la ciudad. Si bien la decisión de quitar el pico y placa se tomó demasiado tarde, va a ser favorable para que la comunidad tenga cómo movilizarse de forma ágil y segura”, dijo el transportador, quien indicó que la mayoría de las rutas que saldrán a circulación se centrarán en buena parte del Oriente.

Vivas insistió en que en medio de esta decisión “se debería analizar la viabilidad para integrar el transporte público colectivo con el sistema masivo, porque ya hay trabajo adelantado para reestructurar rutas, adquirir nueva flota y tener una vinculación tarifaria buena para las partes”.

El cabildante Carlos Andrés Arias señaló que al ser el transporte un derecho fundamental la decisión de la Alcaldía apunta a garantizarlo. “La medida es positiva por donde se le mire porque el transporte público colectivo también nutre al masivo y cuando hay más gente movilizada en transporte público, mejores resultados tendrá que presentar el MÍO en términos de que no siga cayendo el número de pasajeros por día”, dijo.

Por su parte, el concejal Juan Carlos Olaya remarcó que esta medida “no es muy favorable para el MÍO, pero ante la ineficiencia del sistema había que implementarla. El pico y placa no se puede volver a imponer al TPC hasta que no entren los nuevos 400 buses que tanto ha anunciado el Alcalde”.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad