Las peleas que tienen 'estrellada' a la Secretaría de Tránsito

Febrero 28, 2016 - 12:00 a. m. 2016-02-28 Por:
Redacción de El País
Las peleas que tienen 'estrellada' a la Secretaría de Tránsito

El coronel Rincón (al fondo), secretario de Tránsito de Cali, reunido con representantes de los sindicatos de guardas quienes sostienen que se necesita contratar más agentes para la ciudad. Esta semana se anunció que entrarían cien hombres más.

La dependencia es un hervidero de chismes, rotaciones de cargos y rumores conspiradores. Hay señalamientos sobre el nuevo jefe de Guardas. ¿Qué es lo que ocurre en el Tránsito Municipal?

Un comienzo atropellado. Así se podrían denominar los primeros 59 días de la administración del coronel Nelson Rincón en la Secretaría de Tránsito de Cali, STT. Un periodo marcado por plantones de guardas, operaciones tortuga, rotaciones  de empleados  y hasta supuestas conspiraciones que  buscan tumbar  al actual secretario.

El ambiente comenzó a complicarse   antes de la  posesión del alcalde Maurice Armitage, cuando se anunció que un oficial activo de la Policía sería el hombre que manejaría la  Secretaría. Y que además, contaría con el apoyo de 400 policías, lo que generó el descontento  de los guardas,  quienes  armaron carpa de protesta y anunciaron cese de actividades. 

Las manifestaciones de los sindicatos  no se hicieron esperar. Dijeron que no  permitirían la entrada de la Policía a manejar el Tránsito  y de un oficial activo como Secretario. En ese momento, Armitage se rehusó a negociar con un argumento irrefutable: su autonomía para escoger  su gabinete.

Con el paso de los días, los ánimos se enfriaron y hubo acercamientos. Se acordó  que no entraría la Policía de Tránsito a Cali, pero se ratificó en su cargo al coronel Rincón. Se pactó, además, la realización de un estudio  para la entrada de nuevos guardas. Según los sindicatos, Cali  necesitaba 380 más. El Alcalde anunció que contrataría  50. El pasado miércoles, en el Concejo, el coronel Rincón dijo que serían 100. Aún se desconoce cuándo ingresarán.   

Mientras tanto, en la Secretaría se hicieron algunos cambios. El coronel Rincón  nombró  como nuevo jefe de guardas a Nelson Delgado, primo del concejal Fernando Tamayo, quien según miembros del sindicato, es un guarda que participó en la campaña de Armitage. 

La  primera decisión del nuevo Jefe de Guardas, junto con el Coronel, fue un revolcón en el cargo de supervisores de Tránsito aumentándolos de 32 a 34. A 14 de ellos los bajó de jerarquía, es decir, como guardas rasos y  los reemplazó con 14 guardas que ascendió a ese cargo. Los 20 supervisores restantes fueron rotados a otras áreas.  Esto agitó el ambiente.

Para explicar esto es importante anotar que de los 450 guardas de Tránsito que tiene Cali  180 se encuentran en labores operativas (control, regulación, etc). Los restantes realizan trabajos  administrativos, hacen parte del grupo de criminalística o escoltan  funcionarios, entre otras    tareas.

Dentro de los nuevos supervisores  nombrados se encuentran  cinco miembros de  sindicatos. La medida sirvió  para conjurar la crisis  y para que se  levantara, el pasado miércoles,  la carpa en la que algunos guardas  protestaban.

A este coctel se le suma la figura de Amín Sánchez, asesor  de Tránsito del alcalde Armitage. Este abogado,  durante la administración del exalcalde  Jorge Iván Ospina (en  calidad de asesor) denunció irregularidades en el Tránsito,  lo que le costó  el puesto al secretario de la época,  Gustavo González.

Personas cercanas a esta dependencia aseguran que un grupo de dirigentes afro de Cali promueve  a Amín para ser el próximo Secretario, por lo que estarían  haciendo deslucir la labor del Coronel  en espacios como el Concejo, los sindicatos y los medios, etc. 

Cuestionamientos que refuta  Amín, quien asegura que no pertenece a ningún grupo político y que no aspira al cargo de Secretario de Tránsito. 

“Yo no pertenezco a ningún grupo político... yo soy asesor del coronel Rincón  y lo acompaño en la gestión de recuperar la Secretaría”, dice.

Agrega que el rumor que ronda de ser desvinculado como asesor de la Alcaldía no es real. “Me he convertido en blanco de  ataques viles porque no he estado de acuerdo con unos contratos que se realizan en la STT”.    

Una de las  preocupaciones del Alcalde es el desorden al interior del Tránsito y los  hechos de corrupción de los que se habla, pero que no se han podido demostrar. Eso justificaría la llegada del coronel Rincón, quien viene  a aplicar  su experiencia en la Policía  en temas de inteligencia.  Esa sería la razón del  mal ambiente  en la sede de Tránsito, donde más de uno asegura que le han    ‘chuzado’ sus  teléfonos.  

“Las rotaciones en Tránsito se dan  por mera oxigenación. Sí se ha evidenciado una resistencia y se entiende porque había personas que llevaban diez años en el mismo cargo, pero eso no es sano.  Antes de arreglar la ciudad hay que organizar la casa, y por supuesto, si se detectan actos de corrupción les caerá todo el peso de la ley”,   explica   el Coronel, quien afirma que  no ha presentado su carta de renuncia, ni dejará su cargo cuando se cumplan los cien días de mandato del Alcalde, como también se ha dicho.

Fuentes de  Tránsito sostienen que el poder del Jefe de Guardas de Tránsito radica en que es él quien asigna los guardas a diferentes dependencias y misiones. Desde custodiar la entrada del túnel de la Avenida Colombia —lo que se considera  un castigo— hasta la supervisión de los patios. Este último, un puesto clave, ya que se presta para sobornos pues allí se determina la salida de los vehículos  inmovilizados. Cabe resaltar que los funcionarios transferidos de esta área    no son sujeto de investigación. 

“Otros de los puestos susceptibles de sobornos son  los que  manejan los  sensores de alcohol. Hay noches en las que se hacen 25 pruebas y ninguna sale positiva”, revela un agente de Tránsito que pide omitir su identidad.

Agrega que entre algunos miembros del grupo de guardas son apetecidas esas misiones especiales  donde se ‘contratan’ agentes para la  regulación en conciertos, desfiles y operar el tráfico afuera de centros comerciales.  

“Estos los asigna el Jefe de Guardas o los supervisores  y  aunque los dineros deberían entrar  a la Secretaría de Tránsito, en muchos casos los manejan directamente los supervisores con los agentes  que realizan las labores. Es muy sonado el caso de una empresa de transporte  que destinó recursos para que se   ubicaran permanentemente dos agentes de Tránsito en un reconocido ‘terminalito’  pirata del Sur para  que los ilegales no les  quitaran  clientes. Allí los recursos se repartían entre los agentes de Tránsito”, dice la fuente.  

Para el concejal Fernando Tamayo, primo del Nelson Delgado, nuevo jefe de Guardas, la Secretaría de Tránsito es una de las entidades que tiene los niveles más altos de corrupción de Cali. “Hay unos nichos de negocios que se han consolidado durante años, entonces la guerra de poderes se da con  la llegada de un señor –coronel Rincón – que llega a limpiar y deshacer las bases de las gentes que manejan esas unidades de negocios”, asegura.

Tamayo dice que  dichos negocios son: “las grúas, los patios (parqueaderos) y trámites que se pueden acelerar y frenar, por mencionar solo  tres”.

Afirma que lo que hace el coronel Rincón es valeroso: “porque meterse con las mafias internas que han gobernado durante años es complicado. A la gente le da miedo denunciar, pero son verdades que toda la ciudad conoce. Él solo ha movido gente de sus cargos, ¿entonces, por qué esa reacción tan brutal si no les está quitando el puesto?”.

“Me quieren hacer el cajón”:  Nelson Delgado, jefe de Guardas   

Nelson Delgado, nuevo jefe de Guardas, habla sobre su asignación  y los reparos de sus compañeros.

[[nid:512235;http://contenidos.elpais.com.co/elpais/sites/default/files/imagecache/270x/2016/02/nelson-delgado.jpg;left;{Foto: Hroy Chávez | El País}]]

¿Cuál es su perfil profesional? 

Soy  licenciado en ciencias religiosas, pastor de una comunidad cristiana y guarda de tránsito.

¿Cómo llega a este cargo? 

Por cosas de Dios.  El coronel Rincón  tuvo un voto de confianza al ver  mi hoja de vida. 

Usted tiene  parentesco con el concejal Fernando  Tamayo. ¿Eso incidió en  su nombramiento?  

Para nadie es un secreto que  él es mi primo. Pero mi nombramiento no tuvo nada que ver con eso. Lo que pasa es que quieren hacerme el cajón. 

¿Ese vínculo con el concejal Tamayo puede interferir en  su gestión? 

Yo la tengo clara, trataré de aislarme de  mi familiar. Mi primo   lleva dos periodos  en el Concejo, si yo hubiera querido utilizar las influencias, lo habría  hecho hace rato, por ejemplo, cuando él era presidente. 

Le cuestionan los cambios que hizo entre los supervisores... 

No solo los escogí yo, sino también el Coronel. Necesitaba de mi apoyo porque él no conocía  el personal. Él  revisó cada hoja de vida.

¿Han sido desvinculados agentes o funcionarios de la Secretaría de Tránsito?

No. Lo que se hizo fue rotación de los puestos.  

¿Usted participó en la campaña del alcalde Armitage? 

No tuve vinculación con ellos. 

Algunos de sus compañeros dicen que no es la persona idónea para el cargo ya que afronta varias investigaciones ante Control Disciplinario...

Quisieron  involucrarme en varias situaciones, pero  ninguna de esas investigaciones es por corrupción o soborno. Quisieron dañar mi hoja de vida  por ser el primo de Fernando Tamayo, hubo celos. Por ejemplo, por llegar tarde 5 o 10 minutos.

¿El cuerpo de guardas le está haciendo operación tortuga al coronel Rincón para sacarlo del cargo?

No, eso fue un mal entendido. Ya se habló con el Alcalde. Son sectores que quisieron chantajear el proceso de cambio.

¿Cómo combinar ser pastor religioso con la labor de Jefe de Guardas de Tránsito?

Primero están las cosas de Dios, pero hay espacio para manejar ambas. Porque Dios nos está bendiciendo y yo oro por mis muchachos (agentes de tránsito).  Estamos en ese reto.

El jefe de guardas de Tránsito, Nelson Delgado, también es cuestionado porque es un funcionario provisional y no de carrera administrativa.

Inclusive, sus opositores señalaron que tiene varias investigaciones. Tras indagaciones de El País se determinó que  Delgado ha afrontado tres procesos en  Control Disciplinario: uno por irrespeto a la comunidad y dos por inasistencia  esporádica al trabajo. De ellos, uno tiene fallo absolutorio y los otros aún están abiertos. Cabe  decir que estas faltas no son consideradas como graves.

El coronel Rincón es cuestionado por no ser  profesional en un área afín a la Secretaría de Tránsito y no tener experiencia en este tipo de cargos. 

Esta semana se conoció que el Tribunal Administrativo del Valle admitió una demanda de nulidad  contra el nombramiento del Coronel.

¿Cambios idóneos?

El malestar de algunos guardas  de tránsito en la rotación de los cargos radica – según ellos– en que los nuevos supervisores no tendrían  el perfil adecuado.   “En el caso  del supervisor de los patios de la sede de  Salomia, fue sustituido un guarda con ocho años de experiencia en el cargo, abogado especializado y quien actualmente realiza una maestría; en su lugar ubicaron   un agente que es contador. Aquí lo que se nota es un espíritu de revancha del nuevo Jefe de Guardas, quien además, ubicó a su personal en los tres sindicatos de Tránsito”, dice un guarda.

 

Lee todo el contenido de El País sin límites. Suscríbete aquí
VER COMENTARIOS