La 'telaraña' política detrás de los nombramientos en los entes de control

La 'telaraña' política detrás de los nombramientos en los entes de control

Septiembre 07, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Hugo Mario Cárdenas López | Reportero de El País
La 'telaraña' política detrás de los nombramientos en los entes de control

Adolfo Weybar Sinisterra, contralor Departamental del Valle del Cauca.

Buena parte de la nómina en las contralorías y en la Personería de Cali están en manos de los principales sectores políticos en Cali y en el Valle del Cauca.

Mientras en Colombia no haya un proceso de reingeniería que les quite a los concejos la elección de contralores municipales y personeros, y las asambleas conserven entre sus funciones la escogencia de contralores departamentales, será imposible ‘blindar’ a esos organismos de control de la incidencia de los sectores políticos.Un fenómeno tan arraigado en la política local, que ha hecho carrera que los titulares de estos entes escasamente pueden nombrar a su secretario general, su jefe jurídico y un par de asesores, y el resto de la planta de cargos queda como botín para los concejales y diputados que lo eligieron.Situación esta que, según analistas y politólogos, convierte en muchas ocasiones a los entes de control fiscal y disciplinario en el país en una herramienta política para ejercer, mediante las auditorías, presión contra mandatarios locales y regionales para obtener de ellos beneficios particulares.El contralor de Cali, Gilberto Hernán Zapata, aseguró que los aspectos técnicos no se pueden marginar del contexto político. “Eso lo aprendí en Washington en el 40 Congreso de Ciencia Política; cuando llegué aquí existía una estructura orgánica, tal como ocurre en la Presidencia de la República y en todos los organismos donde existe la democracia y la gobernabilidad, se dan los famosos repartos”.“Cuando llegué respeté las cuotas técnicas, revisé las hojas de vida y ajustamos las mejores. He sido muy respetuoso de los espacios, no he tenido choques con ningún concejal y he solicitado los cambios cuando el rendimiento profesional de los servidores y auditores no es competente, pero no desconozco que existe una estructura orgánica que viene de tiempo atrás y no es secreto para nadie que esto es una cuestión técnica y que tienen sus connotaciones de orden político”, dijo el contralor Zapata.Situación muy distinta a la que se da en la Personería, donde se ha limitado la participación que en otrora tuvieron los concejales de Cali; hecho que ha generado un ambiente tenso entre los dos organismos.El personero Andrés Santamaría aseguró que la situación es distinta por dos razones en particular: primero, porque no hay puestos y la planta de cargos es muy limitada y, segundo, porque en un porcentaje alto de esos cargos están personas con fuero sindical y no pueden ser removidas.“He sido muy autónomo en la Personería y si bien no he sacado gente, tampoco ha entrado personal. Y en los cargos que van quedando he puesto gente de mi confianza y me he conservado las cuatro direcciones más importantes y de pronto eso ha generado molestia”, indicó el Personero al asegurar que las cuotas que existen vienen de mucho tiempo atrás y los concejales nuevos no tienen participación.Una situación sui géneris se da en la Contraloría del Valle del Cauca. La presencia de Adolfo Weybar Sinisterra al frente del organismo le ha garantizado la única representación política que le queda a los amigos del exsenador Juan Carlos Martínez, pese a la derrota que sufrió el antiguo PIN en las pasadas elecciones de Congreso.Y es que aunque una derrota política conlleva también la pérdida de toda cuota burocrática, la Contraloría del Valle sostiene lo que queda del polémico partido.Este es el mapa de la participación política en los entes regionales de control.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad