La lepra, olvidada, más no erradicada

La lepra, olvidada, más no erradicada

Enero 26, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
La lepra, olvidada, más no erradicada

Las señales de alerta de esta enfermedad son manchas blanquecinas en la piel que no duelen ni pican. También se presenta en forma de nódulos igualmente indoloros.

Esta enfermedad infecciosa que que ataca la piel y causa daño en los nervios aún persiste. Es curable con un tratamiento oportuno. En el Valle existe Red de Apoyo.

n pequeño salpullido en sus pies le causó extrañeza, pero nada más. Pensó que se trataba de picadas de mosquito, de una alergia al calor, de hongos, quizás. Pero pasaron los días, luego semanas, meses, y el salpullido no solo no se iba; por el contrario, crecía. Fue entonces cuando las pequeñas verrugas se convirtieron en nódulos del tamaño de alverjas que se reventaban con un mínimo roce. Y se asustó. Y su vida se convirtió en una rutina: visitar a los médicos, hacerse exámenes que no arrojaban resultados, probar cremas, tomar antiinflamatorios, ir a otros médicos, y así. Un desesperado juego de ensayo y error.Al cabo de tres años, María*, quien cuenta esta historia, ya no salía de su casa. Los nódulos de sus pies se habían multiplicado al punto de no poder usar zapatos y luego se extendieron a su cara y a sus manos. “Como los médicos no me daban un diagnóstico, todos en mi familia creyeron que se trataba de brujería”. Pero los antídotos contra el hechizo tampoco funcionaron. Así que en las mañanas su hijo de 12 años la peinaba porque ella se sentía incapaz de empuñar la peineta, y su madre, resignada, se encargaba del almuerzo y los demás oficios de sus hogar. “Tuvieron que pasar tres años para que me hicieran una baciloscopia que diera positiva. Fue en el Hospital Universitario del Valle, HUV, allí me confirmaron que tenía la enfermedad de Hansen, que es lo mismo que la lepra”, cuenta. La enfermedadSegún explica Alex Giovanni Gómez, gestor Nacional de Riesgo en Salud en Enfermedades de Baja Prevalencia, la lepra es una infección bacterial que la transmite el bacilo ‘mycobacterium leprae’, y que es casi tan antigua como la civilización misma, pues existen registros de ella en la Biblia. “Si bien se trata de una enfermedad que está en vías de ser erradicada, en la actualidad ha caído en una especie de olvido, y por eso muchos médicos tardan en diagnosticarla”, afirma. A continuación da claves para detectarla y evitar su contagio. El próximo martes 27 de enero se celebra el Día Mundial de la Lucha contra la Lepra, y es curioso porque existe la idea generalizada de que esta es una enfermedad que ya no existe. ¿Cuál es la realidad de este mal?Es cierto que en el mundo cada vez son menos los casos. Las cifras más recientes de la Organización Mundial de la Salud, OMS, que son de 2011, hablan de 0.34 casos por cada 10 mil habitantes. Es decir que en total serían 181.941 casos registrados. En Colombia, país donde la lepra es de obligatorio reporte, es decir, donde todo médico que sospeche un caso tiene que notificarlo y comprobarlo mediante la prueba que detecta la presencia del bacilo, se habla de 434 casos en 2011, con la mayoría de ellos concentrados en la región Caribe y en los Santanderes. ¿Cómo se transmite la enfermedad?Para que se dé el contagio tienen que existir dos factores: un paciente con el bacilo que no esté en tratamiento, y una persona que entre en contacto con él y que sea susceptible genéticamente de sufrir la enfermedad. Sin embargo, si el paciente con el bacilo ya está en tratamiento, la enfermedad deja de ser contagiosa. Además, resulta que no todas las personas son susceptibles a padecer de lepra. Existen personas sanas que aunque tengan contacto con pacientes de lepra no se van a contagiar, porque tienen una inmunidad genética que evita el contagio.Entonces, pese a los mitos, ¿el contagio no es tan frecuente como se cree?Cada vez es más difícil el contagio con lepra, debido a que la infección ya tiene tratamiento y cura. Hoy estamos en una fase de erradicación en todo el país, pues hay políticas públicas para afianzar los mecanismos de reducción de la enfermedad. ¿Cómo se sospecha la presencia de la enfermedad?El primer síntoma es la aparición de manchas blanquecinas o de color cobrizo en la piel, que no causan ningún malestar. No duelen ni pican. Por lo general pasan inadvertidas hasta que crecen y empiezan a causar daño en la piel. En algunos tipos de lepra también aparecen nódulos.¿Cómo se complica la enfermedad?Como el bacilo ataca no solo la piel sino los nervios periféricos, la persona pierde sensibilidad, entonces ya no siente calor ni dolor. La persona se puede estar quemando y no siente nada. Por eso el paciente puede fácilmente tener heridas con las que convive durante años. Esto puede llegar a generar unos niveles de discapacidad bastante elevados, comprometiendo nervios en las extremidades inferiores. Y cuando no están expuestos a tratamiento pueden generar complicaciones severas como pérdida de la funcionalidad, es decir, no poder caminar o no poder realizar labores manuales.¿Qué tan ciertas son esas historias que hablaban de enfermos a quienes se les desprendía la piel por la lepra? La lepra una enfermedad de la que se tienen registros desde hace más de 4 mil años. En ese entonces, sí se generaban consecuencias catastróficas, como pérdida de tejido cutáneo. Los nódulos y las protuberancias que generaba la enfermedad eran tan grandes que ocasionaban deformidades severas en cualquier parte del cuerpo, esto hacía que los pacientes fueran estigmatizados. En Colombia, de hecho, se intentó en una época aislar por completo de la sociedad a los enfermos de lepra, por la ausencia de tratamiento.¿Se puede hablar de una cura?En la actualidad existe tratamiento, que es gratuito. Una vez el paciente empieza a tomarlo, a la semana ya se elimina el contagio. Cuando termina el tratamiento, que puede tener una duración de entre 6 y 24 meses, se puede hablar de una cura.¿Por qué celebrar el día mundial de una enfermedad ya casi erradicada?Precisamente, porque al caer en el olvido, los médicos tardan mucho en diagnosticarla, pues no sospechan de su presencia. Y si bien estamos en la fase de erradicación, hasta que en Colombia no se termine con el último caso de lepra, no se puede descansar.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad