Juegos Mundiales Cali 2013: taxista devuelve videocámara a presidente de delegación japonesa

Escuchar este artículo

Juegos Mundiales Cali 2013: taxista devuelve videocámara a presidente de delegación japonesa

Julio 30, 2013 - 12:00 a. m. Por:
Elpais.com.co
Juegos Mundiales Cali 2013: taxista devuelve videocámara a presidente de delegación japonesa

Fumio Morooka (der), presidente de la asociación de disco volador de Japón, no pudo contener la alegría cuando recuperó algo que creía imposible: la videocámara que olvidó en el taxi de Javier Quina (izq).

“Viva Colombia”, repetía el presidente de la asociación de disco volador japonesa cuando el taxista Javier Quina le devolvió la cámara de video que había dejado en su vehículo la noche anterior.

Los Juegos Mundiales han llenado la ciudad de alegría, de euforia, de ansiedad y de orgullo. Las calles están llenas de miles de extranjeros que han exaltado la comida y el trato que han recibido de los caleños, quienes están dando lo mejor de sí para que todos los visitantes se sientan mejor que en casa. Miles de historias han sucedido en estos seis días de competencias. Conozca una de ellas.La noche del pasado domingo, la empresa Taxis Libres recibió la solicitud de un móvil en el Estadio Olímpico Pascual Guerrero. El señor Fumio Morooka, presidente de la asociación de disco volador de la delegación japonesa en los Juegos Mundiales, necesitaba dirigirse al Hotel La Esperanza, al sur de la ciudad.El taxista que prestó el servicio fue Javier Antonio Quina, un caleño que lleva más de 20 años adscrito a esta empresa. Aproximadamente cuarenta minutos después de que el japonés se bajara del vehículo, Quina recogió a otro pasajero. Al subirse, este notó algo extraño en el piso del puesto delantero: había una cámara de video."Yo la guardé a ver quién llamaba a reclamarla. Luego me di cuenta de que era del japonés porque cuando la manipulé vi unas cosas en ese idioma, el problema era que no me sabía el nombre del señor. Decidí esperar a que alguien llamara", comenta el taxista.La actitud del presidente de la delegación japonesa no le hizo honor al nombre del hotel que lo hospeda desde hace una semana. Estaba desesperanzado, no creía que hubiera posibilidad alguna de recuperar su videocámara. Sin embargo, tras escuchar la historia del señor Morooka, del hotel llamaron a Taxis Libres el lunes al medio día. De la empresa contactaron al taxista y este confirmó que tenía la cámara. Más tarde, un delegado de Japón se comunicó telefónicamente con Quina y acordaron la devolución del aparato en la casa del taxista. Una hora después, Morooka y el delegado japonés estaban en el barrio El Guabal, al sur de la ciudad."El japonés inmediatamente me reconoció. Cuando me vio, empezó a decir 'Viva colombia, viva Colombia'. Me abrazó y decía 'Sí, sí, sí', cerraba el puño en señal de victoria", dice Javier Antonio Quina.Y es que claro, ¿cómo no se iba a emocionar Morooka si en su cámara tenía todas las imágenes de los Juegos Mundiales, todos los momentos que ha capturado durante estos días de competencias? Los vecinos del barrio El Guabal se asombraron al ver en la calle al presidente de la delegación japonesa y varios se tomaron fotos con él.Además del abrazo y los gritos de júbilo, Morooka quiso recompensar al taxista que le devolvió lo que había perdido la noche anterior: "Cuando me abrazó me puso algo en la mano. Yo le decía que no y él insistía con que sí. Me regaló $50.000", cuenta Quina.Este simple acto demuestra la honestidad de los caleños, quienes han mostrado su mejor actitud durante las justas deportivas a pesar de los inconvenientes surgidos: “Ojalá todos los compañeros y todas las personas fueran así, si somos honestos vamos a dar una buena imagen en el exterior”, afirma el taxista.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad