José Aguirre, el Mr. Trumpet Man que tocará en el Ajazzgo

José Aguirre, el Mr. Trumpet Man que tocará en el Ajazzgo

Septiembre 06, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Luis Guillermo Restrepo | Director de Opinión de El País
José Aguirre, el Mr. Trumpet Man que tocará en el Ajazzgo

José Aguirre, músico, trompetista y productor de salsa y Jazz. Será uno de los invitados especiales a Ajazzgo 2014

El exgrupo Niche, tocará esta semana en el Festival Ajazzgo 2014. Una mirada a la vida del genio de la salsa y el jazz.

Buscando una entrevista que sería incluida en la historia del maestro Jairo Varela que fue publicada por El País, llegué un día al estudio de José Aguirre, hace dos años. Me recibió con su trompeta de siempre y respondió las preguntas sobre su paso de 10 años por el Grupo Niche. El encuentro me permitió conocer otras facetas de quien se ha gastado la mayor parte de su vida haciendo lo que le gusta: la música en todas sus expresiones. Que estuvo también en Guayacán. Que viajó por todo el mundo y uno de sus placeres secretos cuando iba a Nueva York era comprar partituras musicales de grandes maestros. Que por eso, y sin abandonar su instrumento, se convirtió también en arreglista, compositor, director de orquesta y mecenas de centenares de jóvenes que en Cali ven la música como una oportunidad de vida. La gran sorpresa de esa entrevista fue lo que entonces me mostró José un trabajo impresionante: había tomado los temas con los cuales el maestro Varela conmocionó el mundo de la salsa y los había puesto en tiempo de jazz. Además, tenía escritos, ensayados y grabados varios temas de su autoría, que revelaban una faceta distinta de su vida. Era como si se abriera una puerta distinta, la de un músico que está dispuesto a utilizar el lenguaje universal del jazz para poner en él la cultura del Pacífico colombiano. Entonces, con un grupo de amigos encabezados por Jack Nessim de Paranova Film y Harold Ordóñez de sonido, nos pusimos en la tarea de realizar un concierto para dar a conocer esa parte inédita de un músico excepcional. Ese concierto fue posible gracias al generoso apoyo de Comfandi. El 16 de junio de 2013, la sala de su Centro Cultural fue escenario de un derroche de talento inolvidable, donde quince músicos y cantantes le dieron vida, carne y huesos, al jazz de José Aguirre. Hace pocos días volví a su estudio. Y me encontré con más sorpresas: la primera es que José ha tomado las canciones del Caballero Gaucho y las ha revivido, haciéndoles arreglos jóvenes que pronto serán puestas a disposición del público. La otra fue una serie de arreglos para la banda gigante de 25 músicos que el músico se empeña en mantener con vida. Son arreglos orquestales de un brillo y una calidad enormes, que Aguirre cocina en silencio y con modestia. Esa es la búsqueda que empezó José a los doce años y aún no termina. Es como una necesidad por escribir música, por hacer arreglos, por aplicar sus conocimientos armónicos y melódicos para expresar lo que sus ojos ven, sus oídos escuchan y su corazón sienten. Esa es la trayectoria que he descubierto en el tiempo transcurrido desde la primera entrevista que le hice cuando llegué a su estudio para preguntarle sólo su relación con Jairo Varela. Y existe otra faceta que el gran músico trata de guardar en secreto. Es la vocación de mecenas que lo ha hecho impulsar innumerables carreras de cantantes y músicos en Cali y en todas partes. Quizás esa sea la herencia de quien salió de las montañas de Caldas para ser ciudadano del mundo. Ahora, el sueño del jazz vuelve a hacerse realidad el próximo miércoles en el teatro Municipal Enrique Buenaventura, en el marco de Ajazzgo y patrocinado por El País. Esta vez, personajes como Alfredo de La Fe y César Mora serán partícipes de ese sueño hecho realidad por quien tiene en la trompeta a su gran aliado. De la Salsa al Jazz La vida musical de José Aguirre se inicia en Manizales a los 12 años, cuando aprende a tocar la trompeta y un profesor lo introduce en los entresijos de la tímbrica y la armonía. Allí aprendió las complejidades de integrar una banda de instrumentos de viento. Y desarrolló una pasión por el arte que lo llevó a explorar todos los rincones de la música colombiana. En Pereira oyó la salsa y su destino quedó marcado. Llegó a Cali y se presentó ante la orquesta los del Caney, el preludio de su ingreso al Grupo Niche donde estuvo diez años como integrante y director musical. Después desplegó toda su capacidad como productor musical, autor, intérprete, arreglista y creador. Su mano se ve en Son de Cali, en los éxitos de Yuri Buenaventura, de Javier Vázquez y de Willie García. Y su trompeta brilla en producciones como ‘Yo no sé mañana’ de Luis Enrique, o ‘Vivir la vida’ de Marc Anthony, ganadoras de múltiples reconocimientos y del favor del público. En el 2013 montó una orquesta de 30 músicos que arrolló en la inauguración de los Juegos Mundiales de Cali y en la Feria. Y en el 2014 fue la sensación en el evento Salsa al Parque de Bogotá, donde 130.000 personas aclamaron esa Big Band que se ganó el reconocimiento de personajes como Óscar de León, Ray Ruiz e Ismael Miranda. Ahora es el jazz, uno de los géneros más complejos y exigentes de la música, al cual se le midió hace unos años cuando hizo los arreglos al disco de Cesárea Évora, a quien acompañó en la trompeta con la Orquesta Sinfónica de El Cairo. Y es el jazz latino al cual José, el caldense de nacimiento, se obsesiona por fusionar con el corazón del Pacífico colombiano. Para ello lo acompaña una banda, mezcla de experiencia y juventud, plena de creatividad y escuela que garantizan una sonoridad y una variedad extraordinarias. Ese es el universo de José Aguirre, mezcla de sueños, imaginaciones, saberes e intuiciones de un hombre que lleva la música en cada una de sus células. El Jazz de José José Aguirre, en sus propias palabras: “En términos de ritmos, el jazz es la pureza. Es un formato que respeta las bases de la música original. Si tú vas a tocar un Mozambique, tienes que tocar el Mozambique. Si vas a hacer cumbia, debes hacer cumbia. A eso le agregas las armonías del género jazzístico. Tú puedes crear pero debes respetar los ritmos puros. El jazz es puro pero es libre”. “Me decidí a explorar el jazz cuando encontré que lo que hacíamos, en especial la salsa, venía de afuera: las mezclas, las propuestas rítmicas, son importadas. Que mambo con chachachá, que guaracha con mambo, que pachanga con bogaloo. Y no mirábamos la riqueza rítmica nuestra, en especial la del Pacífico. Al igual que los que nacieron en Cuba o en Puerto Rico, los ritmos de nuestra región tienen una profunda influencia africana. Por eso me dediqué a explorar. Y me salió la idea de juntar el chachachá cubano con el aguabajo nuestro. El resultado es un chachabajo que presentaré en público el miércoles próximo por primera vez. Además, tendremos las intervenciones de Marlyn Murillo y Mauro Castillo, gente nueva que se atreve a hacer jazz sin abandonar sus ancestros”. Y estaremos con la voz de Adriana Chamorro, experiencia de César Mora y la excepcional calidad de Alfredo de la Fe, tamaño músico”. “Siempre me ha gustado impulsar a los nuevos talentos que abundan en Cali. Desde que llegué a la ciudad me encontré con un nivel profesional impresionante. Hace poco, con ocasión de los Juegos Mundiales, trajeron a Iván Benavides, gran productor nacional, a que hiciera la producción del espectáculo en el cual participamos con la Big Band. Iván quedó asombrado con la calidad de los músicos caleños. La banda estará compuesta por Víctor González en el piano, Luis Sandoval en el bajo, Andrés Pinzón en la guitarra eléctrica, Andrés Escobar en la batería, Denilson Ibargüen y Carlos Sarria en la percusión. Los nuestros son grandes músicos, grandes intérpretes. Lo que tenemos en Cali, lo que nos sobra, es talento”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad