Investigan muerte de bebé de la comunidad Embera Katío en Cali

Investigan muerte de bebé de la comunidad Embera Katío en Cali

Enero 24, 2015 - 12:00 a.m. Por:
ElPaís.com.co

Así lo confirmó el asesor de Paz de Cali, Felipe Montoya, quien indicó que al parecer, se trata de un bebé de cuatro meses de nacido.

Una bebé de cuatro meses de nacida, perteneciente a un grupo de indígenas Embera Katío que llegó desplazado a Cali en 2013, fue hallada muerta por su madre en la madrugada de este sábado.Lea también: Indígenas de El Calvario serían reubicados en un mes. El cuerpo se encuentra en el Instituto de Medicina Legal, a la espera de la autopsia que determinará las causas del deceso de la niña, quien respondía al nombre de Eustesy, la menor de un hogar de tres hermanas y que había nacido en la ciudad el 15 de octubre de 2014.De acuerdo con Felipe Montoya, asesor de paz de la Alcaldía, podría tratarse de un caso de muerte súbita ya que “todos los integrantes de la comunidad reciben cada semana atención médica y mercados para asegurar su alimentación”, por lo que descartó que se tratara de un caso de desnutrición.La versión fue corroborada por Pedro Nel Queragana, padre de la menor, quien aseguró que la bebé se encontraba bien de salud hasta la noche del viernes y que se percató sobre las 4:00 a.m. de que Eustesy ya no respiraba cuando la madre de la pequeña se disponía a lactar. La menor vivía en una casa del barrio El Calvario, una de las tres de ese sector que ha sido ocupada por integrantes de esta comunidad, 199 en total, que llegaron desplazados a Cali por cuenta del conflicto armado que azota su lugar origen, en Pueblo Rico, en Risaralda. Justamente la semana pasada comenzó a discutirse en la Alcaldía un proyecto de ‘relocalización’, es decir un traslado temporal a otro municipio, mientras se logra llevarlos nuevamente hasta Pueblo Rico, proceso que se espera se logre en unos ocho meses. Montoya señaló que existen posibilidades en Cartago, Valle, o en La Virginia, Risaralda; aunque la Gobernación planteó como alternativas los municipios de Ginebra, Tuluá y Toro. Aseguró, además, que se trata del primer caso de muerte de un integrante de esta comunidad, desde que llegaron a la ciudad. En la actualidad, de los 199 indígenas censados por la Alcaldía, hay 62 niños, entre los 0 y los 5 años; y otros 42 entre los 7 y 15 años. Diez de ellos nacieron en situación de desplazamiento y hay otras 6 mujeres embarazadas.Al cierre de la edición se esperaba la entrega del resultado de la autopsia. La comunidad embera espera recibir el cuerpo para realizar una ceremonia fúnebre de dos días, según sus costumbres, y darle sepultura en el Cementerio de Siloé.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad