Indígenas de El Calvario serían reubicados en un mes

Indígenas de El Calvario serían reubicados en un mes

Enero 23, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Indígenas de El Calvario serían reubicados en un mes

Hacinamiento. En una casa pueden vivir hasta treinta familias. No todas las personas duermen en las habitaciones y deben acomodarse en los pasillos de las viviendas.

Gestionarán albergue temporal en Cartago, La Virginia o Pueblo Rico para los indígenas que viven en el centro de Cali.

Pueblo Rico y La Virginia (en Risaralda) y Cartago son las opciones que se barajan para reubicar temporalmente a los 210 indígenas Embera Katío que desde hace más de un año habitan en El Calvario, en Cali.En alguno de esos tres municipios se adecuaría o arrendaría un espacio para que esta comunidad viva mientras se dan las condiciones para el regreso a su resguardo, ubicado en Pueblo Rico. Así lo dijo el asesor de Paz de Cali, Felipe Montoya, quien indicó que además tendrán que garantizarles puesto de salud, educación y proyectos productivos. Según Montoya, para que esto se realice los indígenas tendrían que dar el visto bueno al lugar y esperar a que el municipio acepte recibirlos. “Si todas las condiciones se dan, la reubicación se podría dar en un mes”, aseguró.Para este plan, Cali aportaría $50 millones, para adecuar o arrendar un espacio por seis meses.Esta decisión se presenta paralela a la reactivación de la compra de predios para el proyecto Ciudad Paraíso, la cual se encontraba estancada por la decisión del Juzgado Tercero Penal para Adolescentes con Funciones de Control de Garantías, que tuteló los derechos fundamentales de los Embera. Desde que llegaron a Cali, después de haber sido desplazados por la violencia en Pueblo Rico, viven en condiciones de hacinamiento. En una sola casa pueden acomodarse hasta 60 personas en trece habitaciones, cada una de tres metros por tres metros. La mayoría de estas personas vive de la mendicidad y de trabajos informales. Así consiguen los $10.000 que deben pagar por pasar la noche en una de las habitaciones.Aquí las comidas son comunitarias. Por eso no es de extrañar que en una casa se enciendan unos pedazos de madera en los pasillos para empezar a hacer un sancocho de gallina, que ellos mismos crían en el patio.John Arley Murillo, director del Icbf en el Valle, señaló que en su despacho hay preocupación por las condiciones en las que viven los menores de esta comunidad en El Calvario.“A la fecha no se ha presentado ni un niño al Centro de Atención Infantil que abrimos en El Calvario, exclusivamente para ellos. Las madres prefieren estar con ellos pidiendo limosna”, dijo.Según Murillo, cuatro niños de esta comunidad ya han estado vinculados al sistema de protección del Icbf. “Estamos dándoles un compás de espera para que entren a los niños al centro de atención o vuelvan a su cabildo. Sino, podríamos retirar a los menores de sus familias la próxima semana”, afirmó.Por otra parte, el alcalde de Cartago, Álvaro Carrillo, se mostró sorprendido ante la posibilidad de reubicar temporalmente a esta comunidad en su municipio.“No me han hecho ofrecimiento alguno, pero de entrada diría que es muy difícil aceptar esa solicitud. Cartago es uno de los municipios que menos capacidad laboral tiene y estas personas llegarían a vivir de la mendicidad, lo que generaría un problema social muy grande”, aseguró Carrillo.Para el alcalde del municipio del norte del Valle “no se puede trasladar un problema de una ciudad que lo tiene todo a un municipio que tiene un endeudamiento y tiene pignoradas sus rentas hasta el 2023”.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad