Hombre que intentó atracar banco del sur de Cali llevaba un arma de juguete

Hombre que intentó atracar banco del sur de Cali llevaba un arma de juguete

Septiembre 16, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Elpaís.com.co

El guarda de seguridad que era mantenido como rehén, junto a otros diez funcionarios del banco, logró desarmar al hombre y hacerlo entregarse a las autoridades.

Un arma de juguete tenía el hombre que intentó asaltar y que tuvo como rehenes a once empleados de una sucursal bancaria del sur de Cali en la mañana de este martes. Según explicó el general Hoover Penilla, comandante de la Policía Metropolitana, hacia las 7:30 a.m. el hombre, de 25 años, intimidó con un arma -que resultó ser de juguete- a tres funcionarios del banco que llegaban a su turno laboral y logró que le abrieran la puerta de esta sede del Banco de Bogotá, ubicada en la Avenida Pasoancho con carrera 44A.Al ingresar, el hombre pidió inmediatamente el arma de dotación del guarda de seguridad, al cual le ordenó quitarse y entregarle su uniforme. Posteriormente le amarró las piernas con los cordones de sus propias botas. "Él pretendía salir con el uniforme del guarda para burlar a las autoridades", contó el general Penilla.Los diez rehenes (seis mujeres y cuatro hombres, todos funcionarios del banco) fueron llevados al baño y a la oficina de gerencia, donde una de las empleadas bancarias tuvo que amarrar las manos de sus compañeros con unos brazaletes de plástico que llevaba el asaltante. El general Penilla relató que la intención inicial del hombre era hurtar un poco más de $10 millones que normalmente hay en las taquillas del banco y huir antes de que comenzara la jornada de atención. El dinero, de hecho, le fue encontrado en un canguro que llevaba, en el cual también había guardado tres celulares de los empleados de la entidad financiera.Sin embargo, en vez de huir con ese dinero solicitó que abrieran la bóveda del banco, proceso que demora alrededor de una hora. Fue en ese instante que llegó a la sede financiera una patrulla del cuadrante, para hacer la ronda del programa 'Apertura Bancaria', con la que diariamente verifican que no haya irregularidades. Un investigador del caso explicó que esto demostraría que el hombre no tenía bien planeado cuánto debía durar el atraco. Por su parte, el general Penilla contó que "los policías del cuadrante solicitan al tocar la puerta la presencia del guarda de seguridad que ya conocen, pero sale la gerente de la sucursal y la notan muy nerviosa. Entonces informan a la central que está sucediendo algo extraño". Los uniformados requisaron a los transeúntes que estaban alrededor del banco y despejaron la zona, hasta que pocos minutos después llegaron los refuerzos, que constaban de miembros del Gaula de la Policía, el Grupo de Operaciones Especiales, la Sijín, el CTI de la Fiscalía y la Personería Municipal. Los agentes se ubicaron hasta en los techos de las casas vecinas, para evitar cualquier intento de fuga y acordonaron la zona para evitar el paso de tráfico vehicular y transeúntes.La mediación y capturaEl primer contacto entre la Policía y el asaltante fue a través de un teléfono, cuyo número pusieron los uniformados en un cartel en los ventanales del banco. Según los testimonios de los mismos rehenes, el hombre siempre habló en plural para dar a entender que eran por lo menos otros dos asaltantes dentro de la sucursal. "Se encontraba muy tranquilo, nunca los insultó o les dijo una grosería y hasta pedía el favor. Parece que en algún momento pensó escapar llevándose a una de las funcionarias como rehén", contó una persona cercana a la investigación.A pesar de lo que decía el hombre, las autoridades confirmaron mediante las cámaras de seguridad que él era el único asaltante. En las comunicaciones telefónicas les decía que solo necesitaba el dinero y una camioneta para escapar. Llegó, incluso, a pedir desayuno pero al verse acorralado, exigió que le enviaran un helicóptero.En medio de estas llamadas, el hombre dejó descuidada el revólver que le había quitado al guarda de seguridad, el cual se había logrado desamarrar un poco sus manos. Fue así como, hacia las 9:00 a.m., el guarda recupera su arma y dispara al asaltante en el muslo derecho, por lo que éste sale de la oficina corriendo con las manos arriba y es capturado. El asaltante fue llevado a una clínica, donde se confirmó que no tenía heridas de gravedad, por lo que en la tarde de este martes será judicializado por secuestro simple en concurso homogeneo con hurto calificado en grado de tentativa y porte ilegal de armas, pues aunque la de él era de juguete, intimidó a los funcionarios con la del guarda. Cinco empleados del banco y el guarda de seguridad fueron llevados a las instalaciones del Gaula de la Policía, donde rindieron testimonio sobre lo ocurrido. El hecho generó gran tensión en este punto del sur de Cali, provocando el cierre de la vía, congestión vehicular y el desvío de las rutas P72 y P10A del sistema MÍO.Vea aquí las imágenes del frustrado hurto.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad