Historia de pareja que lucha por sobrevivir tras quemarse en incendio

Historia de pareja que lucha por sobrevivir tras quemarse en incendio

Enero 15, 2015 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
Historia de pareja que lucha por sobrevivir tras quemarse en incendio

Como pérdida total fue declarada la casa de los Mejía Rengifo, en el barrio Ciudadela del Río, en Desepaz.

La tragedia ocurrió en la noche del 25 de diciembre en el barrio Ciudadela del Río, en Desepaz. En medio del desastre, lograron salvar de las llamas a sus tres hijos.

Esas luces que por estos días quitamos de nuestros balcones, árboles y pesebres, y que enrolladas se llevan al rincón de los trebejos los recuerdos de otra Navidad feliz, arrastraron la tragedia al hogar de los Mejía Rengifo.En su caso, alumbraban el pino sintético muy bien decorado entorno al que papá, mamá y tres hijos de 14, 11 y 3 años celebraron la llegada del Niño Dios. Eso fue hasta la noche del 25 de diciembre. La costumbre o el olvido hicieron que la instalación se quedara prendida mientras la familia dormía. El caso es que al amanecer del 26 de diciembre, antes de la 1:00 a.m, cuenta Yesid, hermano de Norly, la madre, se escuchó un estallido. Eran las ventanas de la sala. Cuando la pareja salió del cuarto, ya todo era fuego y humo.Tal vez no sea necesario explicar la desesperación de dos padres intentando sacar a los hijos de aquel lugar. Pero hay que añadir que todo se hizo más difícil porque no encontraban la llave de la reja que le daba un poco más de seguridad a la puerta de esta casa de dos niveles en el barrio Ciudadela del Río, en Desepaz.Esto también hizo inútiles los intentos de los vecinos por ayudar.Los dos chicos mayores lograron salir por una ventana que daba al techo del antejardín. Pero no fue tan fácil con Yerli Eliana, la más pequeña. Carlos Freddy y Norly debieron meterse entre las llamas para buscarla, dice el tío Yesid. “Ellos no cabían por la ventana y tuvieron que luchar entre el fuego para encontrar otra salida. Al fin escapan tumbando unas tejas y saliendo a la casa de los vecinos. Debió ser una lucha feroz, porque encontramos en las paredes muchas huellas de manos buscando salida, incluso había restos de piel”. Allí, dice el familiar, fue donde la pareja , cubriendo a la bebé, resultó quemada. Los tres niños salieron ilesos y hoy, habiendo perdido su casa y todo lo que en ella había, permanecen con su abuela materna. En este sitio les sobran el cariño y la protección de sus otros familiares, pero les faltan espacio, ropa y claro, la compañía de sus padres, a quienes extrañan y no han podido ver desde el día de la tragedia. En la Clínica Farallones, estos valientes papás se encuentran recuperándose de quemaduras en casi todo su cuerpo, los menores también están recibiendo apoyo sicológico. Así como tíos, abuelos y vecinos se han movilizado para arroparlos en este momento, muchos caleños que no los conocen y que han conocido esta historia están dando muestras de solidaridad. Incluso, desde Francia y Estados Unidos, un par de vallecaucanos que escucharon su historia se dieron a la tarea de buscarlos. Tal vez lo que viene después de que Carlos Freddy y Norly salgan de la clínica sea tan duro como este presente en el que la Navidad no acabó como la de todos nosotros, enrollando las instalaciones de colores para el próximo año. Su tarea será, literalmente, reconstruir este hogar de las cenizas.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad