Gestores de paz, el programa de Cali que atrae miradas del exterior

Gestores de paz, el programa de Cali que atrae miradas del exterior

Diciembre 07, 2018 - 11:25 p.m. Por:
Ingrid Valderruten / Reportera de El País
Gestores de paz, el programa de Cali que atrae miradas del exterior

Milton aborda a los ciudadanos que transitan por el bulevar del río Cali, a quienes les entrega datos sobre este emblemático lugar de la ciudad y los guía por si quieren conocer otras riquezas de Cali, como la variedad de aves.

Jorge Orozco / El País

En Colombia la justicia punitiva resocializa en un porcentaje muy bajo a los seres humanos, “es decir, que de diez personas que ingresan a una cárcel en el país, ocho salen a delinquir, mientras que de diez personas que ingresan a un proceso integral de acompañamiento ocho permanecen en la legalidad y dos vuelven a delinquir”.

La afirmación la hace Rocío Gutiérrez Cely, secretaria de Paz y Cultura Ciudad de Cali, quien argumenta con esta cifra por qué la justicia restaurativa es el enfoque base del programa de Gestores de Paz y Cultura Ciudadana, que está ayudando a reconstruir su proyecto de vida a víctimas del conflicto, expandilleros, población en riesgo por residir en contextos de violencia y excombatientes en proceso de reintegración a la sociedad.

“Estas personas reciben una ayuda (subsidio económico) condicionada al cumplimiento de una ruta que tiene un componente psicosocial obligatorio, un componente de formación y educación obligatoria y otro muy importante, que es la retribución a la ciudad, entonces los entrenamos en un modelo basado en el arte y la lúdica de cultura ciudadana y ellos están todos los días en diferentes puntos estratégicos de la ciudad, reeducando” explicó Gutiérrez.

Este programa, que hace parte del modelo de prevención de violencia social implementado por la Alcaldía de Cali, actualmente beneficia a 1500 personas, de las cuales 510 son Gestores de Paz y Cultura Ciudadana, y el resto son ambientales. Los resultados positivos que ha arrojado la iniciativa han atraído miradas nacionales e internacionales, de ciudades que buscan conocer el modelo para replicarlo.

Lea también: El programa con el que el padre Edilson Huérfano lleva esperanzas a Siloé

Según la Secretaria de Paz, Cali recibió una delegación de Belfast, una ciudad de Irlanda del Norte, que llegó a intercambiar experiencias de paz urbana como la de los gestores.

“Esta semana tuvimos una reunión con una embajadora de México y una senadora, que conoció el proceso de gestores y nos están invitando para contarles cómo se hace, pero el modelo ya se ha transferido a lugares de Colombia como Quibdó, Tumaco, Popayán, Jamundí y Palmira”, manifestó la funcionaria y añadió que a través de una estrategia de intercambio que promueve la Agencia Colombiana para la Cooperación cuatro gobernaciones y 14 municipios también llegaron a Cali a conocer el modelo de los gestores.

De los 510 Gestores de Paz y Cultura Ciudadana un 36% son víctimas del conflicto, un 30% expandilleros, 28% población en riesgo por violencia y un 6% son excombatientes en reintegración

Juan Manuel Gómez, profesional artista y coordinador de uno de los grupos de gestores de paz, destacó que el impacto generado en los beneficiarios del programa se puede percibir tras un año de operación.

“Cuando yo recibí este grupo era un grupo sin normas, en mi primera clase hubo pelea de puño, se agarraron a los golpes, un año después eso nunca ha vuelto a pasar porque ellos empiezan a entender que hay otras estrategias para comunicarse, para elaborar lo que se siente, lo que se piensa. Esto les cambia un poco la perspectiva y la perspectiva es que hay otras formas de resolver los conflictos”, manifestó Gómez.

Milton, Celeny y María Nieves, son tres gestores a quienes el proyecto les cambió la forma de ver el mundo. Pasaron de ser un expandillero, una víctima y una excombatiente, a personas con un proyecto de vida y sueños por cumplir (ver recuadros).

Gestores de paz, el programa de Cali que atrae miradas del exterior

Las comparsas en las que participa Celeny recorren las estaciones del MÍO llevando mensajes ambientales.

Jorge Orozco / El País

“Con el programa aprendemos a tener paz entre todos”

“Cuando estábamos en Capri yo te estaba analizando, te comiste un buñuelo y el suelo estabas ensuciando... no tirar basura al suelo, no la tires más”. La frase hace parte de una de las ‘pegagosas’ canciones que Celeny Ruiz canta con la comparsa de gestores de paz que se encargan de promover el respeto por el medio ambiente, en un recorrido por estaciones del MÍO.

“A mi me gusta mucho lo ambiental, aquí hemos aprendido sobre la recolección y correcta disposición, y eso es lo que uno le enseña a la gente. Este programa me ha dado mucha tranquilidad porque yo vivía del diario, lo que saliera haciendo aseo, en restaurantes, lavando ropa, pero desde que ingresé a los gestores tengo una estabilidad”, cuenta Celeny, quien también realiza artesanías con elementos reciclables.

Esta mujer, de 36 años, es madre soltera de tres hijos y fue desplazada por el conflicto urbano. “Me llegaron unos papeles, diciendo que tenía que pagar o prestar a mi hijo para ciertas cosas (delictivas), entonces preferí irme por seguiridad”, cuenta Celeny y destaca que en el programa de gestores “nos han enseñado sobre reconocimento personal, cómo convivir con las demás personas, aquí aprendemos a tener paz entre todos”.

Una desmovilizada que vela por el medio ambiente

Desde sus 15 hasta sus 21 años, María Nieves Enriquez, oriunda de Cumbal (Nariño), integró las filas del grupo armado ilegal ELN, según ella, por engaños.

“Por malas amistades fui a parar allá y después nos obligaron, nos dijeron que nos iban a dar estudios y a los seis meses volvíamos donde la familia, pero era mentira, nos amenazaron y si nos íbamos se le llevaban a uno a la familia, a los hermanos”, relata María, quien perdió la mitad de una de sus piernas luego de pisar una mina antipersonal, en el municipio de Barbacoas.

Hoy, esta mujer, que pudo desmovilizarse en el 2009, integra las filas del ‘ejército ambiental’ de los gestores de paz. “El área del medio ambiente me gusta mucho porque si no cuidamos el medio ambiente nuestros hijos van a ser perjudicados, porque el entorno está muy contaminado”, afirma Enriquez y añade que además del conocimiento que le ha aportado el programa “económicamente me ha ayudado mucho”.

Asimismo, destaca que aunque muchos ciudadanos valoran su labor, “otros dicen que no les parece y preguntan que si esto sí es un trabajo”.

De expandillero a informador turístico

Milton Paz Obando tiene 26 años, y entre sus 15 y 24 estuvo vinculado a la pandilla del ‘hueco’, en el barrio El Retiro, Comuna 15 de Cali. “Cuando era pandillero robaba y me daba plomo con los de la frontera, que eras los ‘Chocos’”, cuenta Miton y añade que a la vez se rebuscaba limpiando vidrios y vendiendo chontaduros.

Desde hace dos años este joven ingresó al programa de tratamiento integral de pandillas que Cisalva desarrolló en su barrio, y después fue vinculado a los Gestores de Paz y Cultura Ciudadana. Hoy, es uno de los informadores turísticos que recorre el bulevar del río Cali, enseñando a propios y turistas sobre la ciudad.

“Si no estuviera aquí, en estos momento estuviera en la esquina fumando o jodiendo con los enemigos, esto me ha cambiado al cien por ciento, mi meta es terminar mi estudio para darle un futuro mejor a mi hija y ayudar a mis compañeros a que se salgan de esa guerra”, expresa Milton.

Inversión en el programa

La Secretaría de Paz indicó que la inversión anual de la estrategia Gestores de Paz y Cultura Ciudadana es de $7000 millones, de los cuales la Alcaldía financia el 70% y la cooperación el 30%.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad