Escuchar este artículo

¿En qué va el plan social de la renovación del centro de Cali?

Junio 18, 2018 - 11:45 p. m. Por:
Nathalia Hoyos Cerro / Integrante del Semillero de Periodismo UAO - El País
Centro de cali

En la Calle 12 con Carrera 13 se encuentra el garaje de don Ramón, allí se alquilan carretas para recicladores.

Especial para El País

En el centro de Cali continúa el proyecto Ciudad Paraíso, que lleva a cabo la Empresa Municipal de Renovación Urbana, Emru, y el cual busca darle una nueva cara a este sector por medio de la transformación de 23.3 hectáreas en los barrios San Pascual y El Calvario. Allí se construirá un centro comercial, una estación del MÍO, vivienda y la nueva sede de la Fiscalía.

No obstante, los barrios que se intervienen cuentan con problemáticas sociales como la drogadicción, el desplazamiento, la violencia y el abandono. Su población, entre familias, madres cabeza de hogar, adultos mayores y habitantes en condición de calle, se encuentra en condición de vulnerabilidad. Por lo tanto, para cada población la Emru ha identificado un mecanismo de trabajo para su traslado.


En el transcurso de esta situación existen historias con buenas experiencias, como otras de incertidumbre y zozobra. Aquí, algunas de ellas.

Lea también: Estos son los detalles de la remodelación urbana que tendrá la Avenida Sexta

“Un nuevo hogar, una nueva vida”
Miriam Duarte

Miriam Duarte era propietaria de un predio es el barrio San Pascual. Con lo que le dieron por él se compró una casa en Nueva Bretaña.

Especial para El País

Con un vaso frío de masato, Miriam Duarte recibe a sus anteriores vecinos en su nueva casa en el barrio Nueva Bretaña. Su sonrisa se expande al ver desde su ventana que un amigo llega a verla. Su nuevo hogar está a cuatro cuadras de su anterior casa en el barrio San Pascual, donde vivió por 42 años.

Ella se trasladó el 25 de marzo de este año a una casa de tres plantas donde el primer y segundo piso los tiene alquilados por $500.000 cada uno.

Miriam tenía en San Pascual una casa de dos plantas con siete apartaestudios que alquilaba. Cuando llegó la noticia del proyecto muchas dudas la invadieron, pero hoy descansa tras el acompañamiento recibido por la Emru.

“Mi anterior casa la avaluaron en $165 millones y me dieron $35 millones de indemnización, logrando un total de $200 millones, pero no había casas por ese valor en el sector donde yo quería permanecer. Así que encontré esta casa que me la dejaron en $220 millones. Le comuniqué la situación a la Emru, y por medio de un plan social me completaron los $20 millones que faltaban”, explica.

Esta mujer se encuentra viviendo en un mejor sector y en la zona deseada, manteniendo contacto con sus anteriores inquilinos y amigos de su antiguo barrio para ir juntos a misa los domingos.

“Una vejez tranquila”

Raquel Cardona y José Guillermo Gallo son una pareja de ancianos que habitaron en el barrio San Pascual 20 años, en una casa de inquilinato.
Don José tiene una discapacidad visual y su compañera es su apoyo. Juntos han buscado tranquilidad después de enterarse de que debían trasladarse.

Personas malintencionadas buscaron hurtarles los recursos económicos otorgados por la Emru, por un valor de $1.5 millones, ofreciéndoles, a cambio de la suma, vivienda por varios meses en un lugar de pésimas condiciones mientras se aprovechaban de su situación, robando sus pertenencias.

Hoy su nueva vivienda se encuentra en el hogar Geriátrico San José, tras el apoyo de la Emru y el acompañamiento de un sacerdote, quienes se enteraron de la situación que estaba viviendo esta pareja donde se encontraba viviendo.

“La sazón de una madre”

En una esquina de la estación del MÍO, en el Centro, se encuentra una mujer de piel morena y mirada firme atendiendo su negocio de chuzos, garantizando a una sola voz sus productos.

Se trata de Johana Aricapa, habitante de El Calvario desde hace 20 años, madre cabeza de familia, quien tiene a su cargo a 3 hijos, un nieto y a una hermana con síndrome de Down.

Esta mujer paga $5000 diarios en un inquilinato; en alimentos de desayuno, almuerzo y comida para su familia tiene un gasto de alrededor de $15.000 al día, ya que solo cuenta con una pieza para dormir, y no tiene una nevera.

Johana manifiesta con preocupación que aún no cuenta con un lugar para su traslado, ya que no es propietaria y por eso su proceso con la Emru tiene desventajas. Ella explica: “Lo que ellos hacen es visitarnos, hacernos encuestas, y ofrecen darnos un millón de pesos y ya, resuelvan como puedan. Porque los dueños de sus casas están vendiendo, pero los que quedamos mal somos los que pagamos arriendo”.

Ella y su familia deben desalojar a finales de este mes el inquilinato donde viven, por lo tanto, se encuentra caminando el oriente de Cali cada domingo en busca de un nuevo hogar y colegio para sus hijos. Aricapa añade: “Aquí no todos somos habitantes de calle, aquí también hay madres que sustentan a sus familias y que necesitan apoyo”.

“Las carretillas de Don Ramón”

En la Calle 12 con Carrera 13, en una puerta de garaje pintado de forma artística con un mensaje que dice, “Con Dios pago hasta la renta”, se encuentra Don Ramón Salgado, quien nació y se crió en el sector. Él se dedica al comercio del reciclaje, por medio del alquiler de carretillas a los habitantes con un cobro diario de $2000.

Sobre su nueva situación, Ramón explica: “Yo tenía más de 80 carretillas las cuales tuve que ir vendiendo a medida que comenzaron las demoliciones en la zona, ya que mi trabajo se vio afectado por las pocas bodegas de reciclaje que comenzaron a quedar, y por el traslado de muchos de mis clientes, ahora trabajo con lo que tengo antes que tumben la casa donde vivo”.

A la fecha cuenta con 32 carretillas, y una preocupación por no saber qué le depara a futuro. Salgado hace un llamado pidiendo apoyo para los comerciantes de reciclaje ya que hay familias de por medio siendo afectadas, y aún el acompañamiento para su actividad comercial y vivienda no se ha manifestado por parte de la Emru, por no ser propietarios de una casa.

Sobre el proyecto de San Pascual

El plan parcial de San Pascual tendrá una intervención de 11 hectáreas en las cuales se planea la construcción de 4500 viviendas, 17.964 metros cuadrados de comercio y la habilitación de 16.000 metros cuadrados para espacio público, pensando a futuro en un proceso de repoblamiento donde 18.000 nuevos habitantes de Cali puedan ver en el centro una oportunidad de vivienda aprovechan- do la ubicación, la cercanía al comercio y el transporte masivo.

El plan social de la Emru

El plan social que lleva a cabo la Emru está dividido en cuatro líneas: La restitución de derechos, la atención a poblaciones vulnerables, participación y gestión ciudadana, competitividad, comunicación y cultura. Con propietarios, inquilinos, comerciantes y madres cabeza de familia se implementan planes de trabajo.

Según el gerente de la Emru, Nelson Londoño, se presentan dos propuestas a los arrendatarios: Dar un apoyo económico para su traslado o vincularlos al proyecto para que hagan parte del nuevo San Pascual, cuando se construyan las viviendas, pero por ser un sector con personas en condición de vulnerabilidad, es difícil la aceptación de esta última.

“Entendemos que estos procesos generan incertidumbre y la gente dice: ‘no, yo prefiero asegurar ahora porque no sé qué va a pasar después’. Creemos que en la medida en que las personas vean las obras, que será a partir de este año, puede haber mayor aceptación”, sostiene.

Londoño reitera: “a veces se cree que un proyecto como estos puede solucionar todas las problemáticas, y sería muy irresponsable de parte nuestra como Emru, decir que les vamos a dar una vivienda a todos”.

Las metas esperadas para este año son: iniciar obras, a septiembre lanzar la primera propuestas de vivienda, culminar la oferta y cerrar la negociación de todos los 432 inmuebles de San Pascual que hasta el momento se ha realizado con 154 inmuebles. Solo el 25 % son ocupados por sus propietarios

Las ayudas

La Emru sostiene que desde el 2014 cuenta con dos oficinas conformadas por un equipo de profesionales, donde se implementan rutas de trabajo con cada hogar, pero esto no implica temas de reasentamiento, ni de reubicación.

Su trabajo radica en identificar sus condiciones de vida, brindar un acompañamiento para el traslado y establecer unas compensaciones económicas.

Los barrios

El Proyecto Ciudad Paraíso actualmente se encuentra en la etapa de demoliciones y adecuación de terreno en el barrio San Pascual entre las calles 12  y 13 y las carreras 12 y 13, con la Alianza para la Renovación Urbana de Cali, Aruc, siendo este un trabajo colaborativo entre los sectores públicos y privados.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS