“El POT quedó hecho a medias”: vocero Camacol Valle

“El POT quedó hecho a medias”: vocero Camacol Valle

Octubre 30, 2014 - 12:00 a.m. Por:
Zulma Lucía Cuervo Plazas | Reportera de El País
“El POT quedó hecho a medias”: vocero Camacol Valle

El presidente de Junta Directiva Camacol Valle, Alberto Gaviria.

Alberto Gaviria se sostiene en la necesidad de un régimen de transición para el nuevo instrumento de planeación de Cali.

Le falta poco al Plan de Ordenamiento Territorial de Cali, que fue aprobado por el Concejo a finales de septiembre, para entrar en vigencia. Esta razón ha movido a Camacol a hacer un llamado de atención al Municipio y solicitar que se deje explícito un régimen de transición para la norma urbanística que está sujeta a realización de estudios que no se han hecho. El presidente de la Junta Directiva de Camacol Valle, Alberto Gaviria, rescata que el ejercicio de Planeación fue honesto, pero no desconoce que la falta de estudios ocasionó que la norma urbanística quedara incompleta. ¿Cómo quedó el Plan de Ordenamiento Territorial, POT, de Cali?El POT es un trabajo que quedó hecho a medias. Tiene aciertos, logros importantes, se trabajó seriamente, pero desafortunadamente no fijó lo que nosotros consideramos fundamental para la ciudad y para la actividad edificadora y es la existencia de un régimen de transición eficaz, que permita seguir desarrollando construcción en algunas zonas en las cuales aún faltan los estudios técnicos.Pero la Administración dice que sí habrá esa transición...El artículo 544 habla de un régimen de transición que a nuestro juicio es inocuo. Tal como quedó redactado, lo que dice es que todos los proyectos que hayan sido tramitados en legal y debida forma antes de la entrada en vigencia del nuevo POT seguirán su trámite de aprobación con el POT anterior, salvo que quien lo radicó quiera acogerse a la nueva norma, lo que es potestativo de quien haya radicado el proyecto porque lo que hace es aplicar el principio de favorabilidad. El régimen de transición que se pide es para evitar que se bloquee la ciudad mientras se realizan los estudios técnicos y se adoptan los actos administrativos que le den vida a esos estudios. Mientras se hacen debe seguir vigente el POT actual con respecto a la norma urbanística. La ciudad no puede quedar en ‘estatus quo’.El POT dice que los desarrolladores pueden contratar los estudios pendientes y luego presentarlos para aprobación de CVC y Planeación. ¿Eso no es darles las facilidades para seguir con la actividad?Eso es un sofisma, porque de 131 estudios hay 26 que son referentes a la gestión de riesgo. Un estudio de esos, bajito, cuesta cerca de $1000 millones y son de impacto global de ciudad, no pueden pretender que un promotor o una persona que va a desarrollar un proyecto asuma esa carga. Es responsabilidad del Municipio y es a quien le corresponde hacer esa inversión. Además, los estudios podrían estar viciados de objetividad si es el privado el que los hace. ¿Usted cree que heredamos el mismo problema del POT anterior, que se aprobó con estudios posteriores y muchos no se hicieron?Es que desafortunadamente estamos haciendo las cosas al revés. Precisamente el martes en un foro que hubo en Bogotá, el jefe del área de planeación urbana de la Universidad de Nueva York decía que lo primero que se debe hacer para formular un Plan de Ordenamiento Territorial son los estudios técnicos que permiten un adecuado diagnóstico y después hacer una formulación. Nosotros lamentablemente hacemos lo contrario. Yo entiendo que hay limitaciones económicas, esos 131 estudios, si le pusiéramos a cada uno un valor de $1000 millones, valdrían $131.000 millones y eso es un esfuerzo muy grande para cualquier municipio. ¿La ciudad quedó mal diagnosticada y por lo tanto mal planeada para los próximos trece años?Yo reconozco el esfuerzo que el equipo de Planeación hizo; realizó un trabajo honesto, disciplinado y valioso. Desafortunadamente trabajaron con los insumos que tenían e hicieron su mejor esfuerzo, pero si hubiesen tenido mejor información muy seguramente tendríamos un mejor POT. Reconocemos logros en la propuesta, sería injusto descalificarlos. Lo ideal era haber tenido los 131 estudios, pero el mínimo deseable era haber hecho aquellos que impactan sobre los 31 artículos que tienen que ver con la gestión de riesgo. Lo que va a suceder de ahora en adelante es que al POT habrá que irle haciendo ajustes en la medida en que se hagan los estudios.Pero el Municipio e incluso la CVC dicen que hubo los estudios mínimos para empezar. ¿No es así?No, nosotros creemos que faltaron insumos fundamentales. Es cierto que el Municipio trabajó con estudios, algunos con más de 10 años de haberse hecho, pero es que Cali ha cambiado mucho en los últimos 10 años, la ciudad del 2014 no es la misma del 2000 y por eso insistimos en que se pudo haber logrado un mejor resultado. Pero como ya se hizo el trámite y habrá que hacer los estudios posteriores, pues se debe dejar el régimen de transición. Usted dice que el POT tiene aspectos rescatables, ¿cuáles son?Por fin se rompió el paradigma de un debate sin sentido sobre si las ciudades se deben expandir o deben densificarse, la virtud está en el medio. Hay ejemplos como Londres, que se negó a la expansión y ahora es una de las más caras del mundo en bienes raíces y la propiedad es inaccesible para las clases de bajos ingresos. Para aquellos que piensan que la solución está en la expansión está también demostrado los altos costos con ciudades como Sao Paulo o el Distrito Federal de México. Otro avance importante es que por fin se abrió la posibilidad de desarrollo a la ladera, con restricciones, pero lo más grave para fomentar el desarrollo subnormal es la ausencia de norma y esta administración corrigió un error histórico del Acuerdo 069 (POT actual) que bloqueó el desarrollo de esa zona. Aunque hay estudios por hacer, por lo menos se abre la posibilidad.Otro logro es la introducción de instrumentos de edificabilidad que esperamos que se apliquen bien. Esos recursos que los constructores pagaríamos deben irse a un fondo con destinación específica, que no se vuelvan de destinación común ni de manejo burocrático, si se canalizan para espacio público es una oportunidad excelente para Cali. Me sorprende que los constructores no estén en contra de aportes por edificabilidad (crecer en altura) que se constituyen en un nuevo impuesto para el sector...El sector privado en el país ha ido madurando y los constructores no somos ajenos a eso. Hemos entendido que si a la ciudad le va bien y al país le va bien, entonces a nosotros nos va bien.Un ciudadano desprevenido dirá que el nuevo POT solo afecta a los constructores y no a la gente del común... Lo afecta o beneficia por igual porque una vez adoptado el POT nuevo y si un ciudadano que se ajusta a la ley va a pedir una licencia de construcción a un curador, este no se la va a poder expedir en una zona que sea objeto de estudio, donde esté por definir si es de riesgo o no y si es mitigable. Seguramente a una persona que quiera hacerle un segundo piso a su casa o construir su lote le van a negar la licencia. Si es un ciudadano obediente de la norma, no lo hace, pero habrá quienes lo hagan por fuera de la ley, fomentando la informalidad. ¿Este POT sí le va a mejorar la calidad de vida a la gente?Esperamos que así sea, lo que pasa es que esas buenas intenciones podrían verse frustradas por temas tan elementales como no contar con un régimen de transición adecuado que no frene el desarrollo de la ciudad por tres o cuatro años. La administración está a tiempo de hacer la objeción de ese artículo y modificarlo y los concejales tienen plena voluntad de hacer el cambio.

Conecta con la verdad. Suscríbete a elpais.com.co
VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad