El MÍO todavía es un laberinto para muchos caleños

El MÍO todavía es un laberinto para muchos caleños

Junio 21, 2011 - 12:00 a.m. Por:
Redacción de El País
El MÍO todavía es un laberinto para muchos caleños

Inconformidad. Fueron asignados 80 guardas cívicos al MÍO, en dos turnos, para labores de apoyo a los usuarios en las estaciones.

Hay 80 guardas cívicos asignados a las estaciones, pero se cuestiona su efectividad. Usuarios del sistema dicen que quienes trabajan en las estaciones no suministran la información necesaria para los desplazamientos.

Es la primera vez que Lina Ochoa, una esteticista de 26 años, ingresa al MÍO. Lo hizo en la estación Torre de Cali, y visiblemente perdida comenzó a indagar sobre cómo llegar hasta La 14 de Calima. Buscó en los dos vagones quién le diera alguna pista, encontró a un auxiliar de Policía y no supo responderle. Finalmente decidió preguntar a los pasajeros y tardó varios minutos para que alguien le dijera que la ruta que debía abordar era la T31.“Es que uno entra y queda como loco. Debería haber alguien que le ayude a uno”, se quejó.Olga Mosquera, usuaria frecuente del MÍO, también piensa lo mismo. Dice que aunque los guardas de seguridad privada ayudan a los pasajeros indicándoles las rutas que deben tomar, “es mejor que haya gente dedicada a eso, porque los guardas deben ocuparse de la seguridad del pasajero”. Como ellas, muchos usuarios reclaman que los facilitadores, aquellas personas que Metrocali contrató en los inicios de operación del sistema para guiar a los usuarios, vuelvan a las estaciones.En un sondeo realizado ayer por elpais.com.co, entre 800 participantes, 672 usuarios del MÍO, que equivalen al 84% de los encuestados, consideraron que es necesario que los facilitadores sean incluidos nuevamente al sistema para mejorar la orientación de los usuarios.El clamor radica en la inconformidad que manifiestan los pasajeros frente al trabajo que realizan los guardas cívicos, personal que entró a reemplazar a los facilitadores, y que según algunos pasajeros, no cumplen con las expectativas.Este año, Metrocali, en convenio con la Alcaldía, dispuso 80 guardas cívicos de forma permanente para ayudar a mantener el orden en las estaciones y de paso guiar a los usuarios perdidos. Según la Administración local, el personal se ha concentrado en las estaciones de mayor flujo de pasajeros (Chiminangos, 7 de Agosto, Andrés Sanín, Universidades).Según Jesús Ramírez, coordinador del programa Guardas Cívicos, las 80 personas están distribuidas en dos turnos en las estaciones. Cuarenta trabajan en la mañana y otros cuarenta en la tarde.Sin embargo, durante un recorrido realizado ayer desde las 11:00 a.m. por El País, se encontró sólo a once guardas cívicos en sus lugares de trabajo, en el tramo Norte-Sur. Estaciones como Popular, Manzanares y Fátima, en la Carrera Primera; y las estaciones de Plaza de Toros, Refugio, Capri, Meléndez y Buitrera no contaban con presencia de los guardas.“Al principio, Metrocali nos pidió tenerlos en todas las estaciones, pero nos pidieron una redistribución del personal porque hay sitios donde se requiere mayor presencia”, explicó Jesús Ramírez, coordinador de los guardas cívicos.Sin embargo, hay otras quejas. Jair Llanos, veedor ciudadano del MÍO, denunció que los escasos guardas cívicos que están al interior de las estaciones no hacen su labor como se debe.“Lo único que hacen es jugar con sus celulares y hablar entre ellos. Si van a poner personas para guiar a los usuarios, Metrocali necesita gente con disposición”, dijo el veedor. “Uno los ve afuera de las estaciones y allá no sirven porque entonces ¿quién nos da la información?”, reclamó una usuaria del MÍO, asegurando que los facilitadores sí ayudaban a la movilidad del usuario.

VER COMENTARIOS
CONTINÚA LEYENDO
Publicidad